Ir al contenido

Ir al menú secundario

Ir al índice

Testigos de Jehová

español

Biblia en línea | TRADUCCIÓN DEL NUEVO MUNDO DE LAS SANTAS ESCRITURAS

Deuteronomio 1:1-46

1  Estas son las palabras* que Moisés habló a todo Israel en la región del Jordán+ en el desierto, en las llanuras desérticas* enfrente de Suf,* entre Parán+ y Tófel y Labán y Hazerot+ y Dizahab,  a once días de viaje desde Horeb por camino del monte Seír hasta Qadés-barnea.+  Y aconteció que en el año cuarenta,+ en el mes undécimo, el primero del mes, Moisés habló a los hijos de Israel conforme a todo lo que Jehová le había mandado para ellos,  después de haber derrotado a Sehón+ el rey de los amorreos, que moraba en Hesbón, y a Og+ el rey de Basán, que moraba en Astarot,+ en Edrei.+  En la región del Jordán, en la tierra de Moab, Moisés se puso resueltamente a explicar esta ley,+ diciendo:  “Jehová nuestro Dios nos habló en Horeb,+ y dijo: ‘Ya han morado bastante tiempo en esta región montañosa.+  Vuélvanse y emprendan su camino y vayan a la región montañosa de los amorreos+ y a todos sus vecinos en el Arabá,*+ la región montañosa+ y la Sefelá* y el Négueb*+ y la costa marítima,+ la tierra de los cananeos,+ y el Líbano,+ hasta el gran río, el río Éufrates.+  Miren, de veras pongo la tierra delante de ustedes. Entren y tomen posesión de la tierra acerca de la cual Jehová juró a sus padres, a Abrahán, Isaac+ y Jacob,+ que la daría a ellos y a su descendencia* después de ellos’.+  ”Y yo procedí a decirles esto en aquel tiempo en particular: ‘No puedo yo solo llevarlos.+ 10  Jehová su Dios los ha multiplicado, y resulta que hoy son como las estrellas de los cielos por su multitud.+ 11  Que Jehová el Dios de sus antepasados los aumente+ mil veces más de lo que son, y que los bendiga+ tal como les ha prometido.+ 12  ¿Cómo puedo llevar yo solo la carga que son ustedes y el peso que son, y su reñir?+ 13  Consigan de sus tribus hombres sabios y discretos+ y experimentados,+ para que yo los establezca como cabezas sobre ustedes’.+ 14  Ante esto, ustedes me contestaron y dijeron: ‘La cosa que has hablado para que la hagamos es buena’. 15  De modo que tomé los cabezas de sus tribus, hombres sabios y experimentados, y los puse como cabezas sobre ustedes: jefes* de millares y jefes de centenas y jefes de cincuentenas y jefes de decenas y oficiales de sus tribus.+ 16  ”Y proseguí a mandar a sus jueces en aquel tiempo en particular, y dije: ‘Al celebrar audiencia* entre sus hermanos, tienen que juzgar con justicia+ entre un hombre y su hermano o su residente forastero.+ 17  No deben ser parciales* en el juicio.+ Deben oír al pequeño lo mismo que al grande.+ No deben atemorizarse a causa de un hombre,+ porque el juicio pertenece a Dios;+ y la causa que sea demasiado difícil para ustedes, deben presentármela, y yo tendré que oírla’.+ 18  Y procedí a mandarles en aquel tiempo en particular todas las cosas que debían hacer. 19  ”Entonces partimos de Horeb y nos pusimos a marchar por todo aquel desierto grande e inspirador de temor,+ que ustedes han visto, por el camino de la región montañosa de los amorreos,+ tal como nos había mandado Jehová nuestro Dios; y por fin llegamos a Qadés-barnea.+ 20  Entonces les dije: ‘Han llegado a la región montañosa de los amorreos, que Jehová nuestro Dios nos da.+ 21  Mira, Jehová tu Dios ha abandonado la tierra en tu mano.+ Sube, toma posesión, tal como Jehová el Dios de tus antepasados te ha hablado.+ No tengas miedo ni te aterrorices’.+ 22  ”No obstante, todos ustedes se me acercaron y dijeron: ‘Enviemos hombres delante de nosotros, sí, para que nos exploren la tierra y vuelvan a traernos palabra respecto al camino por el cual debemos subir y las ciudades a las que ciertamente llegaremos’.+ 23  Pues, la cosa resultó buena a mis ojos, de modo que tomé doce hombres de ustedes, uno por cada tribu.+ 24  Entonces ellos se volvieron y subieron a la región montañosa+ y lograron llegar hasta el valle torrencial de Escol+ y se pusieron a espiarlo. 25  Y procedieron a tomar en su mano parte del fruto del país+ y a bajar con él a donde nosotros, y vinieron trayéndonos palabra de vuelta y diciendo: ‘La tierra que Jehová nuestro Dios nos da es buena’.+ 26  Pero ustedes no quisieron subir,+ y empezaron a portarse rebeldemente contra la orden de Jehová su Dios.+ 27  Y siguieron refunfuñando en sus tiendas y diciendo: ‘Porque Jehová nos odió+ nos sacó de la tierra de Egipto+ para darnos en mano de los amorreos, para aniquilarnos.+ 28  ¿Adónde vamos a subir? Nuestros hermanos han hecho que se nos derrita el corazón,+ diciendo: “Un pueblo más grande y más alto que nosotros,+ ciudades grandes y fortificadas hasta los cielos,+ y también a los hijos de los anaquim,+ vimos allí”’. 29  ”Así que les dije: ‘No deben sufrir un sobresalto ni tener miedo a causa de ellos.+ 30  Jehová su Dios es el que va delante de ustedes. Él peleará por ustedes+ conforme a todo lo que hizo con ustedes en Egipto, ante los propios ojos de ustedes,+ 31  y en el desierto,+ donde tú viste cómo Jehová tu Dios te llevó+ justamente como un hombre lleva a su hijo, por todo el camino que anduvieron ustedes hasta llegar a este lugar’.+ 32  Pero a pesar de esta palabra ustedes no estuvieron poniendo fe en Jehová su Dios,+ 33  que iba delante de ustedes en el camino a fin de espiar para ustedes un lugar donde acampar,+ por fuego de noche para que vieran por qué camino deberían andar, y por una nube de día.+ 34  ”Durante todo ese tiempo Jehová oyó la voz de las palabras de ustedes. De modo que se indignó y juró,+ y dijo: 35  ‘Ni uno solo entre estos hombres de esta mala generación verá la buena tierra que juré dar a los padres de ustedes,+ 36  a excepción de Caleb hijo de Jefuné.+ Él la verá, y a él y a sus hijos daré la tierra que él pisó, debido al hecho de que ha seguido plenamente a Jehová.+ 37  (Aun contra mí se enojó Jehová a causa de ustedes, y dijo: ‘Tampoco tú entrarás allá.+ 38  Josué* hijo de Nun, que está de pie delante de ti, es el que entrará allá’.+ A él lo ha hecho fuerte,+ porque él hará que Israel la herede.) 39  En cuanto a los pequeñuelos de ustedes de quienes dijeron: “¡Botín llegarán a ser!”,+ y los hijos de ustedes que hoy día no saben lo bueno ni lo malo, estos entrarán allá, y a ellos se la daré, y ellos tomarán posesión de ella. 40  En cuanto a ustedes mismos, cambien de dirección y partan para el desierto por el camino del mar Rojo’.+ 41  ”Ante esto, ustedes respondieron y me dijeron: ‘Hemos pecado contra Jehová.+ ¡Nosotros... nosotros subiremos y pelearemos conforme a todo lo que Jehová nuestro Dios nos ha mandado!’. De modo que se ciñeron, cada cual, sus armas de guerra, y consideraron fácil subir a la montaña.+ 42  Pero Jehová me dijo: ‘Diles: “No deben subir y pelear, porque yo no estoy en medio de ustedes;+ para que no sean derrotados delante de sus enemigos”’.+ 43  De modo que les hablé, y ustedes no escucharon, sino que empezaron a portarse con rebeldía+ contra la orden de Jehová y a acalorarse mucho, y trataron de subir a la montaña.+ 44  Entonces los amorreos que moraban en aquella montaña salieron a su encuentro y se pusieron a perseguirlos,+ tal como lo hacen las abejas, y a esparcirlos en Seír* hasta Hormá.+ 45  Después de eso ustedes volvieron y se pusieron a llorar delante de Jehová, pero Jehová no escuchó su voz,+ ni les prestó oído.+ 46  De modo que siguieron morando en Qadés muchos días, todos los días que en efecto moraron allí.+

Notas

“Estas son las palabras (cosas).” Heb.: ’Él·leh had·deva·rím. En heb. este quinto libro de Moisés deriva su nombre de estas palabras de apertura. LXXVg llaman a este libro: “Deuteronomio” (gr.: Deu·te·ro·nó·mi·on, que significa: “Segunda Ley”, es decir, una explicación de la Ley [véase el v. 5]; lat.: Deu·te·ro·nó·mi·um). Compárese con 17:18, n.
O: “el Arabá”. Es la parte del valle de la grieta que se extiende al sur hasta el golfo de Aqaba en el mar Rojo.
“Suf”, MSamSy; LXXBagsterVg: “el mar Rojo”. Probablemente LXXBagsterVg pensaron que yam, “mar”, había sido separado de Suf, de modo que originalmente decía: yam Suf, “mar Rojo”, y si así fuera, se estaría refiriendo a la parte del mar conocida como el golfo de Aqaba.
O: “las llanuras desérticas”.
O: “la tierra baja”.
O: “el Sur”, es decir, el sur de la Tierra Prometida.
O: “prole; simiente”.
“Jefes de.” Heb.: sa·réh.
“Al celebrar audiencia.” En heb. estas palabras son un verbo en el infinitivo absoluto, indefinido en cuanto a tiempo.
Lit.: “No [deben] discernir rostros”, es decir, no mostrar favoritismo.
Lit.: “Jehosúa”, MSam; gr.: ’Ιησοῦς (Jesús); sir.: Ye·schua‛. Véase Gé 49:18, n: “Tuya”.
“En Seír”, MSam; LXXSyVg: “desde Seír”.