Ir al contenido

Ir al menú secundario

Ir al índice

Testigos de Jehová

español

Biblia en línea | TRADUCCIÓN DEL NUEVO MUNDO DE LAS SANTAS ESCRITURAS

Revelación 14:1-20

14  Y vi, y, ¡miren!, el Cordero+ de pie sobre el monte Sión,+ y con él ciento cuarenta y cuatro mil+ que tienen escritos en sus frentes el nombre de él y el nombre de su Padre.+  Y oí un sonido procedente del cielo como el sonido de muchas* aguas+ y como el sonido de fuerte trueno; y el sonido que oí fue como el de cantantes que se acompañan con el arpa,+ tocando sus arpas.  Y están cantando+ como si fuera una canción nueva+ delante del trono y delante de las cuatro criaturas vivientes+ y de los ancianos;*+ y nadie pudo dominar* aquella canción sino los ciento cuarenta y cuatro mil,+ que han sido comprados+ de la tierra.  Estos son los que no se contaminaron con mujeres;+ de hecho, son vírgenes.+ Estos son los que van siguiendo al Cordero no importa adónde vaya.+ Estos fueron comprados+ de entre la humanidad como primicias+ para Dios y para el Cordero,  y no se halló en su boca falsedad;+ están sin tacha.+  Y vi a otro ángel que volaba en medio del cielo,*+ y tenía buenas nuevas+ eternas que declarar como noticias gozosas a los que moran en la tierra, y a toda nación y tribu y lengua y pueblo,+  y decía con voz fuerte: “Teman a Dios+ y denle gloria,+ porque ha llegado la hora del juicio por él,+ de modo que adoren al que hizo+ el cielo y la tierra y [el] mar y [las] fuentes de [las] aguas”.+  Y otro, un segundo ángel,* vino después, diciendo: “¡Ha caído! ¡Babilonia+ la Grande ha caído,+ la que hizo que todas las naciones bebieran del vino+ de la cólera de su fornicación!”.*+  Y otro ángel, un tercero, les siguió, y decía con voz fuerte: “Si alguno adora a la bestia salvaje+ y a su imagen,+ y recibe una marca en su frente o sobre su mano,+ 10  también beberá del vino de la cólera de Dios que ha sido vertido sin diluir en la copa de su ira,+ y será atormentado+ con fuego y azufre+ a vista de los santos ángeles y a vista del Cordero. 11  Y el humo del tormento de ellos asciende para siempre jamás,+ y día y noche no tienen descanso, los que adoran a la bestia salvaje y a su imagen, y cualquiera que recibe la marca+ de su nombre. 12  Aquí está lo que significa aguante para los santos,+ los que observan los mandamientos de Dios+ y la fe+ de Jesús”. 13  Y oí una voz procedente del cielo decir: “Escribe: Felices son los muertos+ que mueren en unión con [el] Señor+ desde este tiempo en adelante.+ Sí, dice el espíritu, que descansen* de sus labores, porque las cosas que hicieron* van junto con ellos”. 14  Y vi, y, ¡miren!, una nube blanca, y sobre la nube alguien sentado semejante a un hijo del hombre,+ con una corona+ de oro sobre su cabeza y una hoz aguda en su mano. 15  Y otro ángel salió del [santuario del] templo,* clamando con voz fuerte al que estaba sentado sobre la nube: “Pon dentro tu hoz y siega,+ porque ha llegado la hora de segar, porque la mies+ de la tierra está cabalmente madura”.*+ 16  Y el que estaba sentado sobre la nube metió su hoz sobre la tierra, y la tierra fue segada. 17  Y otro ángel salió del [santuario del] templo* que está en el cielo,+ y él, también, tenía una hoz aguda. 18  Y otro ángel salió del altar, y tenía autoridad sobre el fuego.+ Y clamó con voz fuerte al que tenía la hoz aguda, y dijo: “Pon dentro tu hoz aguda y vendimia los racimos de la vid de la tierra,+ porque sus uvas se han madurado”. 19  Y el ángel+ metió su hoz en la tierra y vendimió la vid+ de la tierra, y la arrojó en el gran lagar de la cólera de Dios.+ 20  Y fue pisado el lagar fuera de la ciudad,+ y salió sangre del lagar hasta la altura de los frenos de los caballos,+ por una distancia de mil seiscientos estadios.*+

Notas

O: “grandes”.
Gr.: pre·sby·té·ron.
O: “aprender cabalmente”.
O: “en el meridiano; directamente por encima de la cabeza”.
“Ángel”, אcACSyh; P47א* omiten esta palabra.
Véase Ap. 5A.
O: “para que descansen”.
“Las cosas que hicieron.” Lit.: “sus obras”.
O: “la habitación (morada) divina”. Gr.: tou na·óu; J17,18,22(heb.): ha·heh·kjál, “el palacio (templo)”.
O: “está seca”.
Véase v. 15, n: “Templo”.
Unos 296 km (184 mi. inglesas). Un estadio equivalía a la octava parte de una milla romana, 185 m (606,75 pies ingleses).