Ir al contenido

Ir al menú secundario

Ir al índice

Testigos de Jehová

español

Biblia en línea | TRADUCCIÓN DEL NUEVO MUNDO DE LAS SANTAS ESCRITURAS

Nehemías 9:1-38

9  Y el día veinticuatro de este mes+ los hijos de Israel se reunieron con ayuno,+ y con saco+ y tierra+ sobre sí.  Y la descendencia de Israel procedió a separarse+ de todos los extranjeros,*+ y a estar de pie y hacer confesión+ de sus propios pecados+ y de los errores de sus padres.+  Entonces se levantaron en su lugar+ y leyeron en voz alta del libro de la ley+ de Jehová su Dios una cuarta parte del día;+ y otra cuarta parte estuvieron haciendo confesión+ e inclinándose ante Jehová su Dios.+  Y Jesúa y Baní, Qadmiel, Sebanías,+ Buní, Serebías, Baní [y] Kenaní procedieron a levantarse en la plataforma+ de los levitas y a clamar en alta voz+ a Jehová su Dios.  Y los levitas Jesúa y Qadmiel, Baní, Hasabneya, Serebías, Hodías, Sebanías [y] Petahías pasaron a decir: “Levántense, bendigan+ a Jehová su Dios desde tiempo indefinido hasta tiempo indefinido.+ Y que bendigan tu glorioso nombre,+ que es ensalzado sobre toda bendición y alabanza.  ”Tú eres Jehová, tú solo;+ tú mismo has hecho los cielos,+ [aun] el cielo de los cielos, y todo su ejército,+ la tierra+ y todo lo que hay sobre ella,+ los mares+ y todo lo que hay en ellos;+ y tú los estás conservando vivos a todos ellos; y el ejército+ de los cielos se está inclinando ante ti.  Tú eres Jehová el Dios [verdadero], que escogiste a Abrán+ y lo sacaste de Ur de los caldeos+ y constituiste su nombre en Abrahán.+  Y hallaste fiel su corazón ante ti;+ de modo que hubo un contratar* el pacto+ con él para dar[le] la tierra de los cananeos, los hititas, los amorreos y los perizitas y los jebuseos y los guirgaseos, para dar[la] a su descendencia;+ y procediste a realizar tus palabras, porque eres justo.+  ”Así que viste+ la aflicción de nuestros antepasados en Egipto, y oíste+ su clamor junto al mar Rojo. 10  Entonces diste señales y milagros contra Faraón y contra todos sus siervos y toda la gente de su tierra,+ porque sabías que habían actuado presuntuosamente+ contra ellos; y procediste a hacer para ti un nombre,+ como en este día. 11  Y partiste el mar+ delante de ellos, de modo que cruzaron por en medio del mar en la tierra seca;+ y a sus perseguidores los arrojaste en las profundidades+ como una piedra+ en las aguas fuertes.+ 12  Y por una columna de nube los condujiste de día,+ y por una columna de fuego de noche,+ para alumbrarles+ el camino en que habían de ir. 13  Y sobre el monte Sinaí bajaste,+ y hablaste con ellos desde el cielo,+ y pasaste a darles decisiones judiciales+ rectas y leyes de verdad,+ disposiciones reglamentarias+ y mandamientos+ buenos. 14  Y tu santo sábado+ les diste a conocer, y mandamientos y disposiciones reglamentarias y una ley les ordenaste por medio de Moisés tu siervo.+ 15  Y les diste pan del cielo para su hambre,+ y les hiciste salir aguas del peñasco para su sed,+ y pasaste a decirles que entraran+ a poseer la tierra [acerca de] la cual habías alzado la mano [en juramento] para dársela.+ 16  ”Y ellos mismos, aun nuestros antepasados, actuaron presuntuosamente+ y procedieron a endurecer su cerviz,+ y no escucharon tus mandamientos. 17  De manera que rehusaron escuchar,+ y no se acordaron+ de tus maravillosos actos que ejecutaste con ellos, sino que endurecieron su cerviz+ y nombraron un cabeza+ para volver a su servidumbre en Egipto.* Pero tú eres un Dios* de actos de perdón,+ benévolo+ y misericordioso,+ tardo para la cólera+ y abundante+ en bondad amorosa, y no los dejaste.+ 18  Sí, cuando ellos se habían hecho una estatua fundida de un becerro+ y empezaron a decir: ‘Este es tu Dios* que te hizo subir de Egipto’,+ y pasaron a cometer grandes actos de falta de respeto, 19  tú, sí, tú, en tu abundante misericordia no los dejaste+ en el desierto. La columna de nube misma no se apartó de sobre ellos de día para guiarlos en el camino,+ ni la columna de fuego de noche para alumbrarles el camino en que habían de ir.+ 20  Y les diste tu buen espíritu+ para hacerlos prudentes, y tu maná no detuviste de su boca,+ y agua les diste, para su sed.+ 21  Y por cuarenta+ años les proveíste alimento en el desierto. No les faltó nada.+ Sus mismísimas prendas de vestir no se gastaron,+ y sus pies mismos no se hincharon.+ 22  ”Y tú procediste a darles reinos+ y pueblos, y a repartir estos pedazo a pedazo;+ de modo que tomaron posesión de la tierra de Sehón,+ aun de la tierra del rey de Hesbón,+ y de la tierra de Og+ el rey de Basán.+ 23  E hiciste que sus hijos fueran tantos como las estrellas de los cielos.+ Entonces los introdujiste en la tierra+ de la cual habías prometido a sus antepasados+ que entrarían a tomar posesión. 24  De modo que sus hijos+ entraron y tomaron en posesión la tierra,+ y tú procediste a sojuzgar+ delante de ellos a los habitantes de la tierra, los cananeos,+ y a darlos en su mano, aun sus reyes+ y los pueblos de la tierra,+ para que hicieran con ellos conforme a su gusto.+ 25  Y se pusieron a tomar ciudades fortificadas+ y un suelo pingüe,+ y a tomar en posesión casas llenas de toda cosa buena,+ cisternas labradas,+ viñas y olivares+ y árboles para alimento en abundancia, y empezaron a comer y a satisfacerse+ y a engordar+ y a vivir con regalo en tu gran bondad.+ 26  ”No obstante, se hicieron desobedientes+ y se rebelaron contra ti+ y siguieron echando tu ley a sus espaldas,+ y a tus propios profetas mataron,+ a los que testificaron contra ellos para traerlos de vuelta a ti;+ y siguieron cometiendo actos de gran falta de respeto.+ 27  Debido a esto, los diste en la mano de sus adversarios,+ que siguieron causándoles angustia;+ pero en el tiempo de su angustia ellos clamaban a ti,+ y tú mismo oías desde los mismos cielos;+ y en conformidad con tu abundante misericordia+ les dabas salvadores+ que los salvaban de la mano de sus adversarios.+ 28  ”Pero en cuanto tenían descanso, volvían a hacer lo que es malo delante de ti,+ y los dejabas a la mano de sus enemigos, quienes los pisoteaban.+ Entonces se volvían y clamaban a ti por socorro,+ y tú mismo oías desde los mismos cielos+ y los librabas conforme a tu abundante misericordia, vez tras vez.+ 29  Aunque dabas testimonio+ contra ellos para traerlos de vuelta a tu ley,+ ellos mismos hasta actuaban presuntuosamente+ y no escuchaban tus mandamientos; y pecaron+ contra tus propias decisiones judiciales,+ las cuales, si un hombre* [las] pone por obra, entonces tendrá que vivir mediante ellas.*+ Y siguieron dando un hombro terco,+ y endurecieron su cerviz,+ y no escucharon.+ 30  Pero tú fuiste indulgente con ellos por muchos años+ y seguiste testificando+ contra ellos por tu espíritu, mediante tus profetas, y ellos no prestaron oído.+ Finalmente los diste en la mano de los pueblos de las tierras.+ 31  Y en tu abundante misericordia no hiciste un exterminio de ellos+ ni los dejaste;+ porque eres un Dios* benévolo+ y misericordioso.+ 32  ”Y ahora, oh Dios nuestro, el Dios* grande,+ poderoso+ e inspirador de temor,*+ que guardas el pacto+ y bondad amorosa,*+ no dejes que toda la penalidad que nos ha hallado a nosotros,+ a nuestros reyes,+ a nuestros príncipes+ y a nuestros sacerdotes+ y a nuestros profetas+ y a nuestros antepasados+ y a todo tu pueblo, desde los días de los reyes de Asiria hasta este día,+ parezca pequeña delante de ti.+ 33  Y tú eres justo+ en cuanto a todo lo que nos ha sobrevenido, porque fielmente+ es como has actuado, pero nosotros somos los que hemos obrado inicuamente.+ 34  En cuanto a nuestros reyes, nuestros príncipes, nuestros sacerdotes y nuestros antepasados,+ ellos no han ejecutado tu ley,+ ni prestado atención a tus mandamientos+ ni a tus testimonios* con los cuales testificaste+ contra ellos. 35  Y ellos mismos... durante su* reinado+ y en medio de tus abundantes cosas buenas+ que les diste, y en la tierra anchurosa y pingüe+ que pusiste a su disposición, no te sirvieron+ ni se volvieron de sus malas prácticas.+ 36  ¡Mira! Nosotros hoy somos esclavos;+ y en cuanto a la tierra que diste a nuestros antepasados para que comieran su fruto y sus cosas buenas, ¡mira!, somos esclavos sobre ella,+ 37  y su producto abunda+ para los reyes+ que has puesto sobre nosotros debido a nuestros pecados,+ y sobre nuestros cuerpos gobiernan, y sobre nuestros animales domésticos, conforme a su gusto, y nos hallamos en gran angustia.*+ 38  ”Así que, en vista de todo esto, estamos contratando* un arreglo fidedigno,+ tanto por escrito como autenticado por el sello+ de nuestros príncipes,* nuestros levitas [y] nuestros sacerdotes”.+

Notas

Lit.: “hijos de un (país) extranjero”.
“Hubo un contratar.” En heb. estas palabras son un solo verbo en el infinitivo absoluto, indefinido en cuanto a tiempo, e impersonal.
“En Egipto”, LXX y algunos mss heb.; M: “en su rebelión”.
“Un Dios.” Heb.: ’Elóh·ah, sing. de ’Elo·hím.
“Tu Dios.” Heb.: ’elo·héi·kja, pl. para denotar excelencia, porque el pronombre demostrativo zeh, “este”, y el verbo he·‛el·kjá, “te hizo subir”, están en sing., lo cual muestra que “Dios” está en sing.; gr.: hoi the·ói, “dioses”; lat.: Dé·us tú·us, “tu Dios”. Compárese con Éx 32:4, n: “Dios”.
O: “un hombre terrestre”. Heb.: ’a·dhám.
O: “vivir en ellas”.
“Dios.” Heb.: ’El.
O: “el Dios [verdadero]”. El título ’El precedido por el artículo definido heb. ha, “el”, pero seguido por los calificativos “grande, poderoso e inspirador de temor”. Véase Ap. 1G.
“E inspirador de temor (reverendo).” Heb.: wehan·noh·rá’.
O: “amor leal”.
O: “recordatorios; exhortaciones”.
“Su (de ellos)”, MVg; LXXSy y dos mss heb.: “tu”.
MLXX terminan aquí el capítulo.
Lit.: “cortando”.
Lit.: “y sobre lo que estaba sellado [estaban] nuestros príncipes”.