Ir al contenido

Ir al menú secundario

Ir al índice

Testigos de Jehová

español

Biblia en línea | TRADUCCIÓN DEL NUEVO MUNDO DE LAS SANTAS ESCRITURAS

Nehemías 10:1-39

10  Ahora bien, autenticándolo por sello*+ estuvieron: Nehemías+ el Tirsatá,+ hijo de Hacalías,+ y Sedequías,  Seraya,+ Azarías, Jeremías,  Pasjur, Amarías, Malkiya,  Hatús, Sebanías, Maluc,  Harim,+ Meremot, Abdías,  Daniel,+ Guinetón, Baruc,  Mesulam, Abías, Mijamín,  Maazías, Bilgai [y] Semaya, los cuales eran los sacerdotes.  También los levitas: Jesúa+ hijo de Azanías, Binuí de los hijos de Henadad,+ Qadmiel 10  y sus hermanos Sebanías,+ Hodías, Quelitá, Pelayá, Hanán, 11  Micá, Rehob, Hasabías, 12  Zacur, Serebías,+ Sebanías, 13  Hodías, Baní [y] Beninú. 14  Los cabezas del pueblo: Parós, Pahat-moab,+ Elam, Zatú, Baní, 15  Buní, Azgad, Bebai, 16  Adonías,* Bigvai, Adín, 17  Ater, Ezequías, Azur, 18  Hodías, Hasum, Bezai, 19  Harif,* Anatot, Nebai, 20  Magpías, Mesulam, Hezir, 21  Mesezabel, Sadoc, Jadúa, 22  Pelatías, Hanán, Anaya, 23  Hosea, Hananías, Hasub, 24  Halohés, Pilhá, Sobeq, 25  Rehúm, Hasabná, Maaseya, 26  y Ahíya, Hanán, Anán, 27  Maluc, Harim, Baanah. 28  En cuanto a los demás del pueblo, los sacerdotes,+ los levitas,+ los porteros,+ los cantores,+ los netineos*+ y todos los que se habían separado de los pueblos de los países+ hacia la ley+ del Dios [verdadero], sus esposas, sus hijos y sus hijas, todo el que tenía conocimiento [y] entendimiento,+ 29  ellos se adherían a sus hermanos,+ a sus majestuosos,+ y entraban en [exposición a] una maldición+ y en un juramento,+ de andar en la ley del Dios [verdadero], la cual había sido dada por mano de Moisés el siervo del Dios [verdadero],+ y de guardar+ y ejecutar todos los mandamientos de Jehová nuestro Señor+ y sus decisiones judiciales y sus disposiciones reglamentarias;+ 30  y que no diéramos nuestras hijas a los pueblos del país, y a sus hijas no tomáramos para nuestros hijos.+ 31  En cuanto a los pueblos de la tierra+ que estaban introduciendo mercaderías y toda clase de cereal en día de sábado para vender, que no tomáramos nada de ellos en sábado+ o en día santo,+ y que hiciéramos dimisión del séptimo año+ y de la deuda de toda mano.+ 32  También, nos impusimos mandamientos de dar, cada uno de nosotros, la tercera parte de un siclo* cada año para el servicio de la casa de nuestro Dios,+ 33  para el pan en capas+ y para la ofrenda de grano+ constante y para la ofrenda quemada constante de los sábados,+ de las lunas nuevas,+ para las fiestas señaladas+ y para las cosas santas+ y para las ofrendas por el pecado+ para hacer expiación por Israel, y para toda la obra de la casa de nuestro Dios.+ 34  También, echamos suertes+ respecto al suministro* de la leña+ que los sacerdotes, los levitas y el pueblo deberían traer a la casa de nuestro Dios, según la casa de nuestros antepasados, a los tiempos señalados, año por año, para quemarla sobre el altar de Jehová nuestro Dios,+ conforme a lo que está escrito en la ley;+ 35  y para traer los primeros frutos maduros de nuestro suelo+ y los primeros frutos maduros de todo el fruto de toda suerte de árbol,+ año por año, a la casa de Jehová; 36  y el primogénito+ de nuestros hijos y de nuestros animales domésticos,+ conforme a lo que está escrito en la ley,+ y el primogénito de nuestras vacadas y de nuestros rebaños,+ para traer[los] a la casa de nuestro Dios, a los sacerdotes que estaban ministrando en la casa de nuestro Dios.+ 37  También, las primicias de nuestra harina a medio moler+ y nuestras contribuciones+ y el fruto de toda suerte de árbol,+ vino nuevo+ y aceite+ los debemos traer a los sacerdotes, a los comedores+ de la casa de nuestro Dios, lo mismo que el décimo* de [lo que proviene de] nuestro terreno a los levitas,+ puesto que ellos, los levitas, son los que reciben un décimo en todas nuestras ciudades agrícolas. 38  Y el sacerdote, el hijo de Aarón, tiene que resultar hallarse con los levitas cuando los levitas reciban un décimo; y los levitas mismos deben llevar en ofrenda un décimo del décimo a la casa de nuestro Dios,+ a los comedores+ de la casa de las provisiones. 39  Porque es a los comedores adonde los hijos de Israel y los hijos de los levitas deben traer la contribución+ del grano, del vino nuevo+ y del aceite, y allí es donde están los utensilios del santuario, y los sacerdotes que ministran,+ y los porteros+ y los cantores;+ y no debemos descuidar la casa de nuestro Dios.+

Notas

Lit.: “Y sobre los sellados”.
“Adoniqam”, en Esd 2:13.
“Jorá”, en Esd 2:18.
O: “los esclavos del templo”. Lit.: “los dados (gente dada)”. Compárese con Nú 3:9, n.
Un siclo pesaba 11,4 g (0,367 oz. t.). Véase Ap. 8A.
O: “la ofrenda de”. Heb.: qur·bán. Véase “corbán” en Mr 7:11.
O: “diezmo”.