Ir al contenido

Ir al menú secundario

Ir al índice

Testigos de Jehová

español

Biblia en línea | TRADUCCIÓN DEL NUEVO MUNDO DE LAS SANTAS ESCRITURAS

Josué 6:1-27

6  Ahora bien, Jericó estaba bien cerrada a causa de los hijos de Israel; nadie salía y nadie entraba.+  Y Jehová pasó a decir a Josué: “Mira, yo he dado en tu mano a Jericó y su rey, los hombres valientes y poderosos.+  Y todos ustedes, los hombres de guerra, tienen que marchar alrededor de la ciudad, dando la vuelta* a la ciudad una vez. De esa manera debes hacer por seis días.  Y siete sacerdotes deben llevar siete cuernos de carnero, delante del Arca, y al séptimo día ustedes deben marchar alrededor de la ciudad siete veces, y los sacerdotes deben tocar los cuernos.+  Y tiene que suceder que al hacer ellos sonar el cuerno de carnero, cuando ustedes oigan el sonido del cuerno,* todo el pueblo debe soltar un gran grito de guerra;+ y el muro de la ciudad tiene que desplomarse,+ y el pueblo tiene que subir, cada uno directamente hacia delante de sí”.  Por consiguiente, Josué hijo de Nun llamó a los sacerdotes+ y les dijo: “Tomen el arca del pacto,+ y siete sacerdotes deben llevar siete cuernos de carnero delante del arca+ de Jehová”.  Y pasó* a decir al pueblo: “Pasen adelante y marchen alrededor de la ciudad, y la fuerza equipada para guerrear+ debe pasar adelante del arca de Jehová”.  De modo que aconteció tal como Josué dijo al pueblo; y siete sacerdotes que llevaban siete cuernos de carnero delante de Jehová pasaron adelante y tocaron los cuernos, y el arca del pacto de Jehová los seguía.  Y la fuerza equipada para guerrear iba delante de los sacerdotes que tocaban los cuernos, mientras la retaguardia+ seguía al Arca con un tocar continuo* de los cuernos. 10  Ahora bien, Josué había mandado al pueblo,+ y dicho: “No deben gritar ni dejar oír su voz, y ninguna palabra debe salir de su boca hasta el día en que yo les diga: ‘¡Griten!’. Entonces tienen que gritar”.+ 11  E hizo que el arca de Jehová fuera marchando alrededor de la ciudad, dando una sola vuelta, después de lo cual fueron al campamento y se quedaron toda la noche en el campamento. 12  Entonces Josué se levantó muy de mañana,+ y los sacerdotes se pusieron a llevar el arca+ de Jehová, 13  y siete sacerdotes que llevaban siete cuernos de carnero delante del arca de Jehová iban andando, tocando los cuernos de continuo, y la fuerza equipada para guerrear iba andando delante de ellos, mientras la retaguardia seguía al arca de Jehová con un tocar continuo de los cuernos.+ 14  Y fueron marchando alrededor de la ciudad una sola vez el segundo día, después de lo cual se volvieron al campamento. De esa manera hicieron por seis días.+ 15  Y aconteció que en el séptimo día procedieron a levantarse temprano, en cuanto ascendió el alba, y se pusieron a marchar alrededor de la ciudad de esta manera siete veces. Solo en aquel día marcharon alrededor de la ciudad siete veces.+ 16  Y aconteció que a la séptima vez los sacerdotes tocaron los cuernos, y Josué procedió a decir al pueblo: “Griten;+ porque Jehová les ha dado la ciudad.+ 17  Y la ciudad tiene que llegar a ser una cosa dada por entero a la destrucción;*+ ella con todo cuanto hay en ella pertenece a Jehová. Solo Rahab+ la prostituta puede seguir viviendo, ella y todos los que estén en la casa con ella, porque escondió a los mensajeros que enviamos.+ 18  En cuanto a ustedes, simplemente manténganse alejados de la cosa dada por entero a la destrucción,+ por temor de que les dé un deseo*+ y de veras tomen algo de la cosa dada por entero a la destrucción+ y realmente constituyan al campamento de Israel en una cosa dada por entero a la destrucción y le acarreen extrañamiento.+ 19  Antes bien, toda la plata y el oro y los objetos de cobre y hierro son cosa santa a Jehová.+ En el tesoro de Jehová debe entrar”.+ 20  Entonces el pueblo gritó, cuando ellos procedieron a tocar los cuernos.+ Y aconteció que, tan pronto como el pueblo oyó el sonido del cuerno y el pueblo se puso a lanzar un fuerte grito de guerra, entonces el muro empezó a desplomarse.+ Después de eso el pueblo subió a la ciudad, cada uno directamente hacia delante de sí, y tomaron la ciudad. 21  Y fueron dando por entero todo lo que había en la ciudad, de hombre a mujer, de joven a viejo y a toro y oveja y asno, a la destrucción a filo de espada.+ 22  Y a los dos hombres que habían servido de espías en el país, Josué dijo: “Entren en la casa de la mujer, la prostituta, y saquen de allí a la mujer y a todos los que le pertenezcan, tal como se lo han jurado”.+ 23  De modo que los jóvenes que habían hecho la obra de espiar entraron y sacaron a Rahab y a su padre y su madre y sus hermanos y a todos los que le pertenecían, sí, a toda su parentela la sacaron;+ y procedieron a ponerlos fuera del campamento de Israel. 24  Y quemaron la ciudad con fuego, y todo lo que en ella había.+ Solo la plata y el oro y los objetos de cobre y hierro los dieron al tesoro de la casa de Jehová.+ 25  Y a Rahab la prostituta y a la casa de su padre y a todos los que le pertenecían los conservó vivos Josué;+ y ella mora en medio de Israel hasta el día de hoy,+ porque escondió a los mensajeros que Josué envió para espiar a Jericó.+ 26  Entonces Josué hizo que en aquel tiempo en particular se pronunciara un juramento, y dijo: “Maldito sea delante de Jehová el hombre que se levante y de veras edifique esta ciudad, aun a Jericó. Pagando con la pérdida de su primogénito eche los fundamentos de ella, y pagando con la pérdida del menor de los suyos ponga sus puertas”.+ 27  Así que Jehová resultó estar con Josué,+ y la fama de este llegó a estar en toda la tierra.+

Notas

“Dando la vuelta.” En heb. estas palabras son un verbo en el infinitivo absoluto, indefinido en cuanto a tiempo.
O: “del schofar. Heb.: hasch·schoh·fár.
Aquí el pronombre sobrentendido es “él”. “Él”, TSyVg; M: “ellos”.
“Con un tocar continuo.” En heb. estas palabras son dos verbos en el infinitivo absoluto, indefinidos en cuanto a tiempo.
O: “una cosa bajo condenación”.
“Por temor de que les dé un deseo”, en armonía con LXX, que dice: “para que, poniendo su mente en [ello], (no vayan ustedes a tomar)”; M: “por temor de que [la] den por entero a la destrucción”.