Ir al contenido

Ir al menú secundario

Ir al índice

Testigos de Jehová

español

Biblia en línea | TRADUCCIÓN DEL NUEVO MUNDO DE LAS SANTAS ESCRITURAS

Josué 20:1-9

20  Entonces Jehová habló a Josué, y dijo:  “Habla a los hijos de Israel, y diles: ‘Den para ustedes las ciudades de refugio+ de que les hablé por medio de Moisés,  para que huya allí el homicida+ que sin intención hiera mortalmente sin saberlo a un alma; y estas tienen que servirles como refugio del vengador* de la sangre.+  Y él tendrá que huir+ a una de estas ciudades y detenerse a la entrada de la puerta+ de la ciudad y hablar sus palabras a oídos de los ancianos+ de aquella ciudad; y ellos tienen que recibirlo a sí en la ciudad y darle un lugar, y él tiene que morar con ellos.  Y en caso de que el vengador de la sangre corra tras él, entonces no deben entregar al homicida en su mano;+ porque fue sin saberlo que hirió mortalmente a su semejante, y no le tenía odio anteriormente.+  Y tiene que morar en aquella ciudad hasta que comparezca ante la asamblea para juicio,+ hasta la muerte del sumo sacerdote*+ que exista en aquellos días. Es entonces cuando el homicida podrá volver,+ y tendrá que entrar en su ciudad y en su casa, en la ciudad de la cual había huido’”.  Por consiguiente, dieron estado sagrado a Quedes*+ en Galilea,* en la región montañosa de Neftalí, y a Siquem,+ en la región montañosa de Efraín, y a Quiryat-arbá,+ es decir, Hebrón, en la región montañosa de Judá.  Y en la región del Jordán, junto a Jericó, hacia el oriente, dieron a Bézer,+ en el desierto, en la meseta de la tribu de Rubén,+ y a Ramot+ en Galaad, de la tribu de Gad, y a Golán+ en Basán, de la tribu de Manasés.  Estas llegaron a ser las ciudades señaladas para todos los hijos de Israel y para el residente forastero que reside como forastero en medio de ellos, para que huya allá cualquiera que hiera mortalmente a un alma sin intención,+ para que no muera por mano del vengador de la sangre hasta que esté de pie delante de la asamblea.+

Notas

O: “del goel”.
Lit.: “el gran sacerdote”, M; lat.: sa·cér·dos má·gnus.
O: “santificaron a Quedes”.
O: “en el circuito”. Heb.: bag·Ga·líl; gr.: Ga·li·lái·ai; lat.: Ga·li·lé·a. “Galilea” designó posteriormente a la provincia romana al norte de Samaria.