Ir al contenido

Ir al menú secundario

Ir al índice

Testigos de Jehová

español

Biblia en línea

TRADUCCIÓN DEL NUEVO MUNDO DE LAS SANTAS ESCRITURAS

Josué 17:1-18

17  Y la suerte+ vino a ser para la tribu de Manasés,+ porque él era el primogénito+ de José, para Makir+ el primogénito de Manasés, el padre de Galaad,+ porque él fue uno que resultó ser hombre de guerra;+ y Galaad+ y Basán llegaron a pertenecerle.  Y llegó a haber [una suerte]* para los hijos de Manasés que quedaron, según sus familias, para los hijos de Abí-ézer+ y los hijos de Héleq+ y los hijos de Asriel y los hijos de Siquem+ y los hijos de Héfer y los hijos de Semidá.+ Estos fueron los hijos de Manasés hijo de José, los varones según sus familias.  En cuanto a Zelofehad+ hijo de Héfer, hijo de Galaad, hijo de Makir, hijo de Manasés, resultó que no tuvo hijos, sino hijas, y estos eran los nombres de sus hijas: Mahlá y Noá, Hoglá, Milcá y Tirzá.+  De modo que estas se presentaron delante de Eleazar+ el sacerdote y Josué hijo de Nun y los principales, y dijeron: “Jehová fue quien mandó a Moisés que nos diera una herencia en medio de nuestros hermanos”.+ Por consiguiente, les dio, por orden de Jehová, una herencia en medio de los hermanos de su padre.+  Y hubo diez lotes que le tocaron a Manasés aparte de la tierra de Galaad y Basán, que estaban al otro lado del Jordán;+  porque las hijas de Manasés obtuvieron una herencia en medio de los hijos de él; y la tierra de Galaad vino a ser la propiedad de los hijos de Manasés que quedaron.  Y el límite de Manasés vino a ser desde Aser hasta Micmetat,+ que está enfrente de Siquem,+ y el límite se dirigía a la derecha a los habitantes de En-Tapúah.  La tierra de Tapúah+ vino a ser de Manasés, pero Tapúah, en el límite de Manasés, pertenecía a los hijos de Efraín.  Y el límite bajaba al valle torrencial de Qaná, hacia el sur al valle torrencial de estas ciudades+ de Efraín en medio de las ciudades de Manasés, y el límite de Manasés estaba al norte del valle torrencial, y su terminación llegaba a dar al mar.+ 10  Al sur era de Efraín; y al norte, de Manasés, y el mar venía a ser su* límite;+ y por el norte llegan hasta Aser, y por el oriente, hasta Isacar. 11  Y vinieron a pertenecer a Manasés,+ en Isacar y en Aser: Bet-seán+ y sus pueblos dependientes e Ibleam+ y sus pueblos dependientes y los habitantes de Dor+ y sus pueblos dependientes y los habitantes de En-dor+ y sus pueblos dependientes y los habitantes de Taanac+ y sus pueblos dependientes y los habitantes de Meguidó+ y sus pueblos dependientes, tres de las alturas. 12  Y los hijos de Manasés no lograron tomar posesión de estas ciudades,+ sino que los cananeos persistieron en morar en esta tierra.+ 13  Y resultó que, cuando los hijos de Israel se hicieron fuertes,+ fueron poniendo a los cananeos a hacer trabajos forzados,+ y no los desposeyeron enteramente.+ 14  Y los hijos de José procedieron a hablar con Josué, y dijeron: “¿Por qué me has dado como herencia una sola suerte+ y un solo lote, cuando soy un pueblo numeroso por razón de que Jehová me ha bendecido hasta ahora?”.+ 15  Por lo cual Josué les dijo: “Si eres pueblo numeroso, anda, sube al bosque, y tienes que hacerte desmonte allí en la tierra de los perizitas+ y de los refaím,+ porque la región montañosa+ de Efraín se ha hecho demasiado angosta para ti”. 16  Entonces los hijos de José dijeron: “No basta para nosotros la región montañosa, y hay carros de guerra+ con hoces de hierro entre todos los cananeos que moran en la tierra de la llanura baja, tanto los que están en Bet-seán+ y sus pueblos dependientes como los que están en la llanura baja de Jezreel”.+ 17  De modo que Josué dijo esto a la casa de José, a Efraín y Manasés: “Eres un pueblo numeroso, y gran poder es tuyo.+ No debes recibir una sola suerte,+ 18  sino que la región montañosa debe llegar a ser tuya.+ Porque es bosque, tendrás que desmontarlo, y tiene que llegar a ser el punto de terminación para ti. Pues debes expulsar a los cananeos, aunque tengan carros de guerra con hoces de hierro* y sean fuertes”.+

Notas

“Una suerte”, frase insertada para comunicar sentido. Lit.: “ella”, refiriéndose a “la suerte” mencionada en el v. 1.
“Su (de él)”, M; LXXSy: “su (de ellos)”.
Lit.: “carros de guerra [hechos] de hierro”.