Ir al contenido

Ir al menú secundario

Ir al índice

Testigos de Jehová

español

Biblia en línea | TRADUCCIÓN DEL NUEVO MUNDO DE LAS SANTAS ESCRITURAS

Jonás 1:1-17

1  Y la palabra de Jehová empezó a ocurrirle a Jonás+ hijo de Amitai, diciendo:  “Levántate, ve a Nínive+ la gran ciudad, y proclama contra ella que la maldad de ellos ha subido delante de mí”.+  Y Jonás procedió a levantarse y huir a Tarsis+ de delante de Jehová;+ y finalmente bajó a Jope*+ y halló una nave que iba a Tarsis. Por lo tanto, pagó su pasaje y bajó y entró en ella, para irse con ellos a Tarsis de delante de Jehová.  Y Jehová mismo arrojó un gran viento* en el mar,+ y llegó a haber una gran tormenta+ en el mar; y en cuanto a la nave, estaba a punto de ser destrozada.  Y los marineros empezaron a temer y a clamar por socorro, cada uno a su dios.*+ Y siguieron arrojando al mar los objetos que había en la nave, para aligerar[la] de ellos.+ Pero Jonás mismo había bajado a las partes más recónditas de aquel barco de cubierta, y procedió a acostarse y a quedar profundamente dormido.+  Al fin el capitán de la nave* se le acercó y le dijo: “¿Qué te pasa, dormilón? ¡Levántate, clama a tu dios!*+ Quizás el Dios [verdadero]* muestre que le importamos, y no perezcamos”.+  Y empezaron a decirse unos a otros: “Vengan, y echemos suertes,+ para que sepamos por causa de quién tenemos esta calamidad”.+ Y siguieron echando suertes, y finalmente la suerte cayó sobre Jonás.+  De modo que le dijeron: “Dinos, sí, por favor, ¿por causa de quién tenemos esta calamidad?+ ¿Cuál es tu trabajo, y de dónde vienes? ¿Cuál es tu país, y de qué pueblo eres?”.  Ante aquello, él les dijo: “Soy hebreo,+ y temo+ a Jehová el Dios de los cielos,+ Aquel que hizo el mar y la tierra seca”.+ 10  Y los hombres* empezaron a temer en gran manera, y pasaron a decirle: “¿Qué es esto que has hecho?”.+ Porque los hombres habían llegado a saber que era de delante de Jehová de donde él huía, porque les había dicho esto. 11  Finalmente le dijeron: “¿Qué debemos hacerte,+ para que el mar se nos aquiete?”. Porque continuamente el mar se hacía más tempestuoso. 12  Así que él les dijo: “Álcenme, y arrójenme al mar, y el mar se les aquietará; porque me doy cuenta de que por causa de mí está sobre ustedes esta gran tormenta”.+ 13  Pero los hombres trataron de abrirse camino para traer [la nave] de vuelta a tierra seca; pero no pudieron, porque el mar se hacía continuamente más tempestuoso contra ellos.+ 14  Y procedieron a clamar a Jehová y decir:+ “¡Ah, pues, oh Jehová, por favor no perezcamos por causa del alma* de este hombre! ¡Y no pongas sobre nosotros sangre inocente,+ puesto que tú mismo, oh Jehová, has hecho según aquello en que te has deleitado!”.+ 15  Entonces alzaron a Jonás y lo arrojaron al mar; y el mar empezó a detenerse de su enfurecimiento.+ 16  Ante esto, los hombres empezaron a temer en gran manera a Jehová,+ y por lo tanto ofrecieron un sacrificio a Jehová+ e hicieron votos.+ 17 * Ahora bien, Jehová asignó un gran pez* para que se tragara a Jonás,+ de modo que Jonás llegó a estar en las entrañas del pez tres días y tres noches.+

Notas

“Jope.” Heb.: Ya·fóh; gr.: I·óp·pen; lat.: Ióp·pen.
“Viento.” Heb.: rú·aj; gr.: pnéu·ma; lat.: vén·tum. Véase Gé 1:2, n: “Activa”.
“Su dios.” Heb.: ’elo·háv; gr.: the·ón; lat.: dé·um.
Lit.: “el principal de los marineros”.
“¡[...] tu dios!” Heb.: ’elo·héi·kja; gr.: the·ón; lat.: dé·um.
“El Dios [verdadero].” Heb.: ha·’Elo·hím. Véase Ap. 1F.
“Los hombres.” Heb.: ha·’ana·schím, pl. de ’isch.
“Por causa del alma.” Heb.: bené·fesch; gr.: psy·kjés; lat.: á·ni·ma. Véase Ap. 4A.
En MLXXVg aquí empieza el cap. 2.
“Pez.” Heb.: dagh; gr.: ké·tei, “monstruo marino; pez enorme”; lat.: pí·scem.