Ir al contenido

Ir al menú secundario

Ir al índice

Testigos de Jehová

español

Biblia en línea | TRADUCCIÓN DEL NUEVO MUNDO DE LAS SANTAS ESCRITURAS

Jeremías 34:1-22

34  La palabra que le ocurrió a Jeremías de parte de Jehová, cuando Nabucodorosor el rey de Babilonia+ y toda su fuerza militar+ y todos los reinos de la tierra, el dominio bajo su mano,+ y todos los pueblos, estaban peleando contra Jerusalén y contra todas sus ciudades,+ diciendo:  “Esto es lo que ha dicho Jehová el Dios de Israel: ‘Ve,* y tienes que decir a Sedequías el rey de Judá,+ sí, tienes que decirle: “Esto es lo que ha dicho Jehová: ‘Mira, voy a dar esta ciudad en la mano del rey de Babilonia,+ y él tendrá que quemarla con fuego.+  Y tú mismo no escaparás de su mano, porque sin falta serás prendido y en su mano serás dado.+ Y tus propios ojos verán hasta los ojos del rey de Babilonia,+ y su propia boca hablará aun con tu boca, y a Babilonia irás’.  Sin embargo, oye la palabra de Jehová, oh Sedequías rey de Judá:+ ‘Esto es lo que Jehová ha dicho respecto a ti: “No morirás+ a espada.  En paz morirás; y como con las quemas para tus padres, los reyes anteriores que te antecedieron a ti,+ así harán una quema+ para ti, y: ‘¡Ay, oh amo!’,+ es lo que dirán en lamento+ por ti, porque ‘yo mismo he hablado la mismísima palabra’, es la expresión de Jehová”’”’”.  Y Jeremías el profeta procedió a hablar a Sedequías el rey de Judá todas estas palabras+ en Jerusalén,  cuando las fuerzas militares del rey de Babilonia estaban peleando contra Jerusalén y contra todas las ciudades de Judá que quedaban,+ contra Lakís+ y contra Azeqá;+ porque estas, las ciudades fortificadas,+ eran las que quedaban entre las ciudades de Judá.+  La palabra que le ocurrió a Jeremías de parte de Jehová después que el rey Sedequías celebró un pacto con todo el pueblo que se hallaba en Jerusalén para proclamarles libertad,*+  para que dejara ir libre cada uno a su siervo y cada uno a su sierva, a hebreo+ y a hebrea, a fin de no usarlos como siervos, es decir, a un judío, que es su hermano.+ 10  De manera que todos los príncipes+ obedecieron, y toda la gente que había entrado en el pacto para dejar ir libre cada uno a su siervo y cada uno a su sierva, a fin de no usarlos más como siervos, y procedieron a obedecer y a dejar[los] ir.+ 11  Pero dieron la vuelta+ después de aquello y empezaron a hacer volver a los siervos y a las siervas a quienes habían dejado ir libres, y se pusieron a sujetarlos como siervos y como siervas.+ 12  En consecuencia, la palabra de Jehová le ocurrió a Jeremías de parte de Jehová, y dijo: 13  “Esto es lo que ha dicho Jehová el Dios de Israel: ‘Yo mismo celebré un pacto con los antepasados de ustedes+ en el día que los saqué de la tierra de Egipto,+ de la casa de los siervos,*+ diciendo: 14  “Al cabo de siete* años cada uno de ustedes debe dejar que se vaya su hermano,+ un hebreo,+ que haya llegado a ser vendido a ti+ y que te haya servido seis años; y tienes que dejarlo ir libre de estar contigo”. Pero los antepasados de ustedes no me escucharon, ni inclinaron su oído.+ 15  Y ustedes mismos dan vuelta hoy y hacen lo que es recto a mis ojos al proclamar libertad cada uno a su compañero, y celebran un pacto delante de mí+ en la casa sobre la cual se ha llamado mi nombre.+ 16  Entonces ustedes se vuelven atrás+ y profanan mi nombre+ y hacen volver cada uno a su siervo y cada uno a su sierva, a quienes dejaron ir libres según el agrado del alma de ellos,* y los sujetan para que lleguen a ser sus siervos y siervas’.+ 17  ”Por lo tanto, esto es lo que ha dicho Jehová: ‘Ustedes mismos no me han obedecido, en cuanto a seguir proclamando libertad+ cada uno a su hermano y cada uno a su compañero. ¡Miren!, voy a proclamarles una libertad+ —es la expresión de Jehová— a la espada,+ a la peste+ y al hambre,+ y ciertamente los daré para trepidación a todos los reinos de la tierra.+ 18  Y de veras daré a los hombres* que traspasaron mi pacto,+ puesto que no llevaron a cabo las palabras del pacto que celebraron* delante de mí [con] el becerro que cortaron en dos+ para pasar entre sus pedazos;+ 19  [a saber,] los príncipes de Judá y los príncipes de Jerusalén,+ los oficiales de la corte y los sacerdotes y toda la gente de la tierra* que fueron pasando entre los pedazos del becerro... 20  sí, de veras los daré en la mano de sus enemigos y en la mano de los que buscan su alma;+ y sus cuerpos muertos tienen que llegar a ser alimento para las criaturas voladoras de los cielos y para las bestias de la tierra.+ 21  Y a Sedequías el rey de Judá+ y sus príncipes los daré en la mano de sus enemigos y en la mano de los que buscan su alma y en la mano de las fuerzas militares del rey de Babilonia+ que están retirándose de contra ustedes’.+ 22  ”‘Aquí voy a dar la orden —es la expresión de Jehová—, y ciertamente los traeré de vuelta a esta ciudad,+ y tendrán que pelear contra ella y tomarla y quemarla con fuego;+ y de las ciudades de Judá haré un yermo desolado sin habitante’”.+

Notas

Véase 2:2, n: “Ve”.
O: “liberación”. Heb.: deróhr.
O: “esclavos”.
“Siete”, MTSyVg; LXX: “seis”.
O: “a donde ellos quisieran”. Lit.: “libres a su alma”. Compárese con Dt 21:14, n.
“Los hombres.” Heb.: ha·’ana·schím, pl. de ’isch.
Lit.: “cortaron”. Heb.: kor·thú; el mismo verbo que se usaba para referirse a cortar el becerro.
“La gente de la tierra.” Heb.: ‛am ha·’á·rets.