Ir al contenido

Ir al menú secundario

Ir al índice

Testigos de Jehová

español

Biblia en línea | TRADUCCIÓN DEL NUEVO MUNDO DE LAS SANTAS ESCRITURAS

Jeremías 14:1-22

14  [Esto es] lo que le ocurrió como palabra de Jehová a Jeremías* respecto a los asuntos de las sequías:+  Judá se ha dado al duelo,+ y sus mismísimas puertas se han desvanecido.+ Han quedado contristadas hasta la tierra,+ y aun el alarido de Jerusalén ha subido.+  Y sus majestuosos mismos han enviado a sus insignificantes* por agua.+ Han llegado a las zanjas. No han hallado agua.+ Han regresado con sus vasijas vacías. Han quedado avergonzados+ y han sido desilusionados, y se han cubierto la cabeza.+  A causa del terreno que se ha resquebrajado por no haber ocurrido aguacero sobre la tierra,+ los labradores se han avergonzado; se han cubierto la cabeza.+  Porque hasta la cierva en el campo ha parido, pero [lo] deja,* pues resulta que no hubo hierba tierna.  Y las cebras+ mismas se han quedado paradas sobre las colinas peladas; con avidez han aspirado el viento como los chacales; sus ojos han fallado porque no hay vegetación.+  Aunque nuestros propios errores de veras testifican contra nosotros, oh Jehová, actúa por causa de tu nombre;+ porque nuestros actos de infidelidad han llegado a ser muchos;+ contra ti hemos pecado.+  Oh tú, la esperanza de Israel,*+ el Salvador suyo+ en el tiempo de angustia,+ ¿por qué te haces como residente forastero en el país, y como viajero que se ha desviado para pasar la noche?+  ¿Por qué te pones como hombre* atónito, como hombre poderoso* que no puede hacer nada en cuanto a salvar?+ Sin embargo, tú mismo estás en medio de nosotros,+ oh Jehová, y sobre nosotros tu propio nombre ha sido llamado.+ No nos falles. 10  Esto es lo que ha dicho Jehová respecto a este pueblo: “De esta manera han amado el vagar;+ no han tenido refrenados los pies.+ De modo que Jehová mismo no se ha complacido en ellos.+ Ahora se acordará del error de ellos y dará atención a sus pecados”.+ 11  Y Jehová procedió a decirme: “No ores a favor de este pueblo para bien alguno.+ 12  Cuando ayunan, no estoy escuchando su clamor rogativo;+ y cuando ofrecen el holocausto y la ofrenda de grano, no estoy complaciéndome en ellos;+ pues a espada y por hambre y por peste voy a acabar con ellos”.+ 13  Ante esto, yo dije: “¡Ay, oh Señor Soberano Jehová! Mira que los profetas están diciéndoles: ‘No verán espada, y no habrá hambre que les suceda a ustedes, sino que paz verdadera* es lo que les daré en este lugar’”.+ 14  Y Jehová pasó a decirme: “Falsedad es lo que los profetas están profetizando en mi nombre.+ Yo no los he enviado, ni les he ordenado ni les he hablado.+ Una visión falsa y adivinación y una cosa que nada vale+ y la artimaña de su corazón es lo que ellos les están hablando proféticamente.+ 15  Por lo tanto, esto es lo que ha dicho Jehová respecto a los profetas que están profetizando en mi nombre y a quienes yo mismo no envié, y que están diciendo que no ocurrirá espada ni hambre en este país: ‘A espada y por hambre serán acabados aquellos profetas.+ 16  Y la mismísima gente a la que están profetizando llegará a ser gente echada fuera a las calles de Jerusalén a causa del hambre y de la espada, sin que haya quien los entierre... a ellos, sus esposas y sus hijos y sus hijas.+ Y ciertamente derramaré sobre ellos su calamidad’.+ 17  ”Y tienes que decirles esta palabra: ‘Que mis ojos dejen correr lágrimas noche y día, y que no se queden quietos,+ porque con un gran estallido la virgen hija de mi pueblo ha sido quebrantada,+ con un golpe de extrema enfermedad.+ 18  Si realmente salgo al campo, ¡ea!, ¡mira, los muertos a espada!+ Y si realmente entro en la ciudad, ¡mira, también, las dolencias resultantes del hambre!+ Porque tanto el profeta mismo como el sacerdote mismo han dado la vuelta hacia una tierra que no han conocido’”.+ 19  ¿Has rechazado absolutamente a Judá,+ o ha aborrecido tu alma aun a Sión?+ ¿Por qué nos has golpeado, de modo que no hay curación para nosotros?+ Hubo un esperar paz, pero no [vino] ningún bien; y tiempo de curación, y, ¡mira!, ¡terror!+ 20  De veras reconocemos, oh Jehová, nuestra iniquidad, el error de nuestros antepasados,+ porque hemos pecado contra ti.+ 21  No [nos] muestres falta de respeto, por causa de tu nombre;+ no desprecies tu glorioso trono.+ Recuerda; no rompas tu pacto con nosotros.+ 22  ¿Existe entre los vanos ídolos+ de las naciones quien haga caer lluvia, o acaso pueden hasta los cielos mismos dar chaparrones copiosos?+ ¿No eres tú Ese, oh Jehová nuestro Dios?+ Y en ti esperamos, porque tú mismo has hecho todas estas cosas.+

Notas

Véase 1:1, n: “Jeremías”.
O: “pequeños; jóvenes”, como servidores, siervos.
En heb. este es un verbo en el infinitivo absoluto.
LXX y 13 mss heb. añaden: “Jehová”.
“Como hombre.” Heb.: ke’ísch.
“Como hombre poderoso.” Heb.: keghib·bóhr.
O: “paz en apego a la verdad”.