Ir al contenido

Ir al menú secundario

Ir al índice

Testigos de Jehová

español

Biblia en línea | TRADUCCIÓN DEL NUEVO MUNDO DE LAS SANTAS ESCRITURAS

Isaías 2:1-22

2  La cosa* que Isaías* el hijo de Amoz contempló en visión acerca de Judá y Jerusalén:+  Y en la parte final de los días+ tiene que suceder [que] la montaña de la casa+ de Jehová llegará a estar firmemente establecida por encima de la cumbre de las montañas,+ y ciertamente será alzada por encima de las colinas;+ y a ella tendrán que afluir todas las naciones.+  Y muchos pueblos ciertamente irán y dirán: “Vengan,+ y subamos a la montaña de Jehová, a la casa del Dios de Jacob; y él nos instruirá acerca de sus caminos, y ciertamente andaremos* en sus sendas”.+ Porque de Sión saldrá ley, y de Jerusalén la palabra de Jehová.+  Y él ciertamente dictará el fallo entre las naciones+ y enderezará+ los asuntos respecto a muchos pueblos.+ Y tendrán que batir sus espadas en rejas de arado y sus lanzas en podaderas.+ No alzará espada nación contra nación, ni aprenderán más la guerra.+  Oh hombres de la casa de Jacob,* vengan y andemos a la luz de Jehová.+  Porque tú has desamparado a tu pueblo, la casa de Jacob.+ Porque han quedado llenos de lo que proviene de Oriente,+ y son practicantes de magia+ como los filisteos, y abundan* con hijos de extranjeros.+  Y su* país está lleno de plata y de oro, y no hay límite para sus tesoros.+ Y su país está lleno de caballos, y no hay límite para sus carros.+  Y su país está lleno de dioses que nada valen.+ Ante la obra de las manos de uno se inclinan, ante lo que han hecho los dedos de uno.+  Y el hombre terrestre se inclina, y el hombre queda rebajado, y no te es posible perdonarlos.*+ 10  Entra en la roca y escóndete en el polvo a causa de lo pavoroso de Jehová, y ante su espléndida superioridad.*+ 11  Los ojos altivos del hombre terrestre tienen que ser rebajados, y la altanería de los hombres* tiene que inclinarse;+ y solo Jehová tiene que ser puesto en alto en aquel día.+ 12  Porque es el día que pertenece a Jehová de los ejércitos.+ Viene sobre todo el que a sí mismo se ensalza y es altanero, y sobre todo el que está elevado o bajo;+ 13  y sobre todos los cedros del Líbano+ que están encumbrados y elevados, y sobre todos los árboles macizos de Basán;+ 14  y sobre todas las montañas encumbradas y sobre todas las colinas que están elevadas;+ 15  y sobre toda torre alta y sobre todo muro fortificado;+ 16  y sobre todas las naves de Tarsis+ y sobre todos los barcos deseables.* 17  Y la altivez del hombre terrestre* tiene que inclinarse, y la altanería de los hombres tiene que ser rebajada;+ y solo Jehová tiene que ser puesto en alto en aquel día.+ 18  Y los mismísimos dioses que nada valen pasarán por completo.+ 19  Y la gente entrará en las cuevas de las rocas y en los agujeros del polvo, a causa de lo pavoroso de Jehová y ante su espléndida superioridad,*+ cuando él se levante para que la tierra sufra sobresaltos.+ 20  En aquel día el hombre terrestre arrojará a las musarañas y a los murciélagos sus dioses de plata inútiles y sus dioses de oro que nada valen, que le habían hecho para que se inclinara ante ellos,+ 21  a fin de entrar en los agujeros de las rocas y en las hendiduras de los peñascos, a causa de lo pavoroso de Jehová y ante su espléndida superioridad,*+ cuando él se levante para que la tierra sufra sobresaltos. 22  Por el propio bien de ustedes, manténganse a distancia del hombre terrestre, cuyo aliento* está en sus narices,+ pues ¿sobre qué base ha de ser tomado en cuenta él mismo?+

Notas

O: “palabra”.
Véase 1:1, n: “Isaías”.
O: “iremos”.
Lit.: “Oh casa de Jacob”, sing., pero el verbo “vengan” está en pl.
O: “se dan la mano”, es decir, tienen asociación estrecha.
“Su (de ellos).” Lit.: “su (de él)”, refiriéndose a “Jacob” en el v. 6.
O: “y tú no los perdonas”.
Lit.: “el esplendor de su superioridad”.
“Hombres.” Heb.: ’ana·schím, pl. de ’isch.
O: “todos los artículos de exhibición deseables; todas las obras de arte deseables”.
“El hombre terrestre.” Heb.: ha·’a·dhám. Compárese con v. 11, n.
Véase v. 10, n.
“De delante del temor del Señor [gr.: Ky·rí·ou], y de la gloria de su fuerza”, LXX. Véase v. 10, n. Compárese con 2Te 1:9.
“Aliento.” Heb.: nescha·máh, la misma palabra que se usa en Gé 2:7.