Ir al contenido

Ir al menú secundario

Ir al índice

Testigos de Jehová

español

Biblia en línea | TRADUCCIÓN DEL NUEVO MUNDO DE LAS SANTAS ESCRITURAS

Isaías 13:1-22

13  La declaración formal contra Babilonia*+ que Isaías* el hijo de Amoz+ vio en visión:  “Sobre una montaña de rocas peladas* levanten una señal enhiesta.*+ Alcen la voz a ellos, agiten la mano,+ para que ellos entren en las entradas de los nobles.+  Yo mismo he dado la orden a mis santificados.*+ También he llamado a mis poderosos para [expresar] mi cólera,+ a mis eminentemente alborozados.  ¡Escuchen!* ¡Una muchedumbre en las montañas, algo semejante a un pueblo numeroso!+ ¡Escuchen!* ¡El alboroto de reinos, de naciones reunidas!+ Jehová de los ejércitos está reuniendo en formación militar al ejército de guerra.+  Vienen desde la tierra lejana,+ desde la extremidad de los cielos, Jehová y las armas de su denunciación, para destrozar toda la tierra.+  ”¡Aúllen,+ porque el día de Jehová está cercano!+ Como despojo violento de parte del Todopoderoso* vendrá.+  Por eso todas las manos mismas caerán, y el entero corazón mismo del hombre mortal se derretirá.+  Y la gente se ha perturbado.+ Convulsiones y dolores de parto mismos se apoderan; están con dolores como una mujer que está dando a luz.+ Se miran unos a otros con asombro. Sus rostros son rostros inflamados.+  ”¡Miren! Viene el mismísimo día de Jehová, cruel tanto con furor como con cólera ardiente, a fin de hacer de la tierra un objeto de pasmo,+ y para aniquilar a los pecadores [de la tierra]* de en medio de ella.+ 10  Porque las mismísimas estrellas de los cielos y sus constelaciones de Kesil*+ no despedirán su luz; el sol realmente se oscurecerá al salir, y la luna misma no hará brillar su luz. 11  Y ciertamente demostraré indisputablemente sobre la tierra productiva* [su propia] maldad,+ y sobre los inicuos mismos el propio error de ellos. Y realmente haré cesar el orgullo de los presuntuosos, y la altivez de los tiranos* abatiré.+ 12  Haré al hombre mortal más raro que el oro refinado,*+ y al hombre terrestre [más raro] que el oro* de Ofir.+ 13  Por eso haré que el cielo mismo se agite,+ y la tierra se mecerá y moverá de su lugar ante el furor de Jehová de los ejércitos+ y ante el día de su cólera ardiente.+ 14  Y tiene que suceder que, como una gacela ahuyentada y como un rebaño sin nadie que lo junte,+ se dirigirán, cada cual a su propio pueblo; y huirán, cada cual a su propia tierra.+ 15  Todo el que sea hallado será traspasado, y todo el que sea atrapado en la barrida caerá a espada;+ 16  y sus mismos hijos serán estrellados ante sus ojos.+ Sus casas serán saqueadas, y sus propias esposas serán forzadas.+ 17  ”Aquí voy a despertar contra ellos a los medos,+ que consideran la plata misma como nada, y que, respecto al oro, no se deleitan en él. 18  Y [sus] arcos harán añicos hasta a los jóvenes.+ Y al fruto del vientre no le tendrán piedad;+ su ojo no sentirá lástima por los hijos. 19  Y Babilonia, la decoración de reinos,+ la hermosura del orgullo de los caldeos,+ tiene que llegar a ser como cuando Dios* derribó a Sodoma y Gomorra.+ 20  Nunca será habitada,+ ni residirá por generación tras generación.+ Y allí el árabe no asentará su tienda, y no habrá pastores que dejen que [sus rebaños] se echen allí. 21  Y allí los frecuentadores de regiones áridas* ciertamente se echarán, y sus casas tendrán que estar llenas de búhos reales.*+ Y allí tienen que residir los avestruces,* y demonios mismos de forma de cabra* irán brincando por allí.+ 22  Y chacales tienen que aullar en sus torres de habitación,+ y la culebra grande estará en los palacios de deleite exquisito. Y la sazón para ella está próxima a llegar, y sus días mismos no serán postergados”.+

Notas

“Babilonia”, LXXVg; 1QIsaMTSy: “Babel”.
Heb.: Yescha‛·yá·hu.
Lit.: “montaña barrida [hasta quedar] pelada”.
“Señal enhiesta.” Heb.: nes.
“A mis santificados”, es decir, santificados para la guerra de Jehová. Heb.: lim·qud·da·schái; lat.: sanc·ti·fi·cá·tis mé·is. Compárese con Joe 3:9 (4:9 en M).
Lit.: “El sonido de”. Véase Gé 4:10, n: “Escucha”.
Lit.: “El sonido de”.
“De parte del Todopoderoso.” Heb.: misch·Schad·dái. Compárese con 9:6, n: “Poderoso”.
Lit.: “de ella”.
Lit.: “y sus Kesiles”. Véase Job 9:9, n: “Constelación Kesil”.
“Tierra productiva.” Heb.: te·vél; gr.: oi·kou·mé·nei, “tierra habitada”; lat.: ór·bis, “círculo”, es decir, de la tierra. Véase Mt 24:14, n: “Habitada”.
“Tiranos.” Heb.: ‛a·ri·tsím.
“Que el oro refinado.” Heb.: mip·páz.
“Que el oro de.” Heb.: mik·ké·them. Véase Job 28:16, n.
“Dios.” 1QIsaM(heb.): ’Elo·hím; gr.: ho The·ós; TVgc: “Jehová”.
“Los frecuentadores de regiones áridas.” O: “los demonios”. T: “simios”; LXXSyVg: “bestias salvajes”.
“Dragones”, Vg.
“Avestruces.” Heb.: benóhth ya·‛anáh. Compárese con Le 11:16, n: “Avestruz”.
O: “criaturas peludas (velludas)”, MVg; TLXXSy: “demonios”. Compárese con Le 17:7, n: “Cabra”; 2Cr 11:15, n.