Ir al contenido

Ir al menú secundario

Ir al índice

Testigos de Jehová

español

Biblia en línea | TRADUCCIÓN DEL NUEVO MUNDO DE LAS SANTAS ESCRITURAS

Génesis 50:1-26

50  Entonces José cayó sobre el rostro de su padre+ y prorrumpió en lágrimas sobre él y lo besó.+  Luego mandó José a sus siervos, los médicos, que embalsamaran+ a su padre. De modo que los médicos embalsamaron a Israel,  y tomaron cuarenta días completos para él, pues esos son los días que suelen tomar para el embalsamamiento, y los egipcios continuaron derramando lágrimas por él setenta días.+  Por fin pasaron los días de llorarlo, y José habló a la casa de Faraón, diciendo: “Si es que he hallado favor a los ojos de ustedes,+ hablen, por favor, a oídos de Faraón, y digan:  ‘Mi padre me hizo jurar,+ y dijo: “¡Mira! Estoy para morir.+ En mi sepultura que he excavado para mí en la tierra de Canaán+ es donde has de enterrarme”.+ Y ahora, por favor, permíteme subir y enterrar a mi padre, después de lo cual estoy dispuesto a volver’”.  Por consiguiente, Faraón dijo: “Sube y entierra a tu padre tal como él te hizo jurar”.+  De modo que José subió para enterrar a su padre, y con él subieron todos los siervos de Faraón, los ancianos*+ de su casa y todos los ancianos de la tierra de Egipto,  y toda la casa de José y sus hermanos y la casa de su padre.+ Solo a sus niñitos y sus rebaños y sus vacadas dejaron en la tierra de Gosén.  También subieron con él tanto carros+ como hombres de a caballo, y el campamento llegó a ser muy numeroso. 10  Entonces llegaron a la era+ de Atad,* que está en la región del Jordán,+ y allí se dieron a un plañido muy grande y grave, y él siguió con los ritos de duelo por su padre siete días.+ 11  Y los habitantes de la tierra, los cananeos, llegaron a ver los ritos de duelo en la era de Atad, y exclamaron: “¡Grave duelo es este para los egipcios!”. Por eso se le llamó por nombre Abel-mizraim,* que está en la región del Jordán.+ 12  Y sus hijos procedieron a hacer con él exactamente como les había mandado.+ 13  De modo que lo llevaron sus hijos a la tierra de Canaán y lo enterraron en la cueva del campo de Macpelá, el campo que Abrahán había comprado para posesión de sepultura a Efrón el hitita, enfrente de Mamré.+ 14  Después José volvió a Egipto, él y sus hermanos y todos los que subieron con él para enterrar a su padre, después que él hubo enterrado a su padre. 15  Al ver los hermanos de José que su padre había muerto,* se pusieron a decir: “Quizás José nos esté abrigando animosidad+ y sin falta nos haya de pagar todo el mal que le hemos hecho”.+ 16  Por eso le expresaron un mandato a José en estas palabras: “Antes de su muerte tu padre dio el mandato, diciendo: 17  ‘Esto es lo que han de decir a José: “Te ruego, perdona,+ por favor, la sublevación de tus hermanos y su pecado, por cuanto te han hecho mal”’.+ Y ahora perdona, por favor, la sublevación de los siervos del Dios de tu padre”.+ Y José prorrumpió en lágrimas cuando le hablaron. 18  Tras eso sus hermanos vinieron también y cayeron delante de él y dijeron: “¡Aquí estamos como esclavos* tuyos!”.+ 19  Entonces les dijo José: “No tengan miedo, ¿pues acaso estoy yo en el lugar de Dios?+ 20  En cuanto a ustedes, ustedes tenían pensado un mal contra mí. Dios lo tenía pensado para bien, con el propósito de obrar como sucede hoy, para conservar viva a mucha gente.+ 21  Ahora pues, no tengan miedo. Yo mismo seguiré proveyéndoles alimento a ustedes y a sus niñitos”.+ Así los consoló y les habló alentadoramente.* 22  Y José continuó morando en Egipto, él y la casa de su padre; y vivió José ciento diez años. 23  Y José logró ver a los hijos de Efraín de la tercera generación,*+ también a los hijos de Makir,+ hijo de Manasés. Nacieron sobre las rodillas de José.+ 24  Al fin José dijo a sus hermanos: “Estoy para morir; pero Dios sin falta dirigirá su atención a ustedes,+ y ciertamente los hará subir de esta tierra a la tierra acerca de la cual juró* a Abrahán, a Isaac y a Jacob”.+ 25  Por eso José hizo jurar a los hijos de Israel, y dijo: “Dios sin falta dirigirá su atención a ustedes. Por consiguiente, tienen que llevarse de aquí mis huesos”.+ 26  Después de eso José murió, a la edad de ciento diez años; y mandaron embalsamarlo,+ y fue puesto en un ataúd en Egipto.

Notas

O léase: “hombres mayores”.
Lit.: “el Arbusto Espinoso”. Heb.: ha·’A·tádh.
Que significa: “Duelo de los Egipcios”. “Mizraim” es el nombre heb. para egipcios. Véase 10:13.
“Los hermanos de José vieron que su padre había muerto y tuvieron miedo”, Sy; Vg: “Ahora que él estaba muerto, sus hermanos tenían miedo”.
O: “siervos”.
Lit.: “habló al corazón de ellos”.
Lit.: “hijos de los terceros [generados]”.
O: “tierra que él prometió bajo juramento”.