Ir al contenido

Ir al menú secundario

Ir al índice

Testigos de Jehová

español

Biblia en línea

TRADUCCIÓN DEL NUEVO MUNDO DE LAS SANTAS ESCRITURAS

Génesis 45:1-28

45  Ante esto, José no pudo contenerse más delante de todos los que estaban apostados junto a él.+ De modo que gritó: “¡Hagan salir a todos de delante de mí!”. Y no permaneció con él ningún otro mientras José se dio a conocer a sus hermanos.+  Y empezó a alzar la voz llorando,+ de modo que los egipcios llegaron a oírlo y la casa de Faraón llegó a oírlo.  Al fin dijo José a sus hermanos: “Yo soy José. ¿Todavía está vivo mi padre?”. Pero sus hermanos no pudieron contestarle en absoluto, porque quedaron perturbados a causa de él.+  De modo que José dijo a sus hermanos: “Acérquense a mí, por favor”. Con eso, se le acercaron. Entonces dijo: “Yo soy José su hermano, a quien ustedes vendieron en [manos de] Egipto.+  Pero ahora no se sientan heridos+ y no se encolericen contra ustedes mismos por haberme vendido acá; porque para la conservación de vida me ha enviado Dios delante de ustedes.+  Pues este es el segundo año del hambre en medio de la tierra,+ y todavía hay cinco años en que no habrá tiempo en que se are, ni habrá siega.+  Por consiguiente, Dios me envió delante de ustedes a fin de colocarles un resto*+ en la tierra y para mantenerlos vivos mediante un gran escape.  Así pues, no fueron ustedes los que me enviaron acá,+ sino el Dios [verdadero], para nombrarme padre+ de Faraón y señor de toda su casa y como uno que domina sobre toda la tierra de Egipto.  ”Suban apresuradamente a mi padre, y tienen que decirle: ‘Esto es lo que ha dicho tu hijo José: “Dios me ha nombrado señor de todo Egipto.+ Baja a mí. No vayas a tardar. 10  Y tendrás que morar en la tierra de Gosén,+ y tendrás que continuar cerca de mí, tú y tus hijos y los hijos de tus hijos y tus rebaños y tus vacadas y todo cuanto tienes. 11  Y yo ciertamente te proveeré de alimento allí, porque todavía hay cinco años de hambre;+ por temor de que queden reducidos a pobreza tú y tu casa y todo cuanto tienes”’. 12  Y aquí los ojos de ustedes y los ojos de mi hermano Benjamín están viendo que es mi boca la que les habla.+ 13  De modo que tienen que informar a mi padre acerca de toda mi gloria en Egipto y de todo lo que han visto; y tienen que darse prisa y hacer que mi padre baje acá”. 14  Entonces cayó sobre el cuello de Benjamín su hermano y cedió al llanto, y Benjamín lloró sobre su cuello.+ 15  Y él se puso a besar a todos sus hermanos y a llorar sobre ellos,+ y después sus hermanos hablaron con él. 16  Y en casa de Faraón se oyó la noticia, que decía: “¡Han venido los hermanos de José!”. Y aquello resultó bueno a los ojos de Faraón y de sus siervos.+ 17  Por lo tanto Faraón dijo a José: “Di a tus hermanos: ‘Hagan esto: Carguen sus bestias de carga y vayan y entren en la tierra de Canaán,+ 18  y tomen a su padre y sus casas y vengan acá a mí, para que les dé lo bueno de la tierra de Egipto; y coman la parte más rica de la tierra.+ 19  Y a ti mismo se te manda:*+ “Hagan esto: Tomen para ustedes carruajes+ de la tierra de Egipto para sus pequeñuelos y para sus esposas, y tienen que alzar a su padre sobre uno y venir acá.+ 20  Y no vaya a sentirse apenado su ojo a causa de su equipo,+ porque lo bueno de toda la tierra de Egipto es de ustedes”’”.+ 21  Luego lo hicieron así los hijos de Israel, y José les dio carruajes conforme a las órdenes de Faraón, y les dio provisiones+ para el camino. 22  A cada uno de ellos dio mudas individuales de mantos,+ pero a Benjamín dio trescientas piezas de plata y cinco mudas de mantos.+ 23  Y a su padre envió lo siguiente: diez asnos que llevaban buenas cosas de Egipto y diez asnas que llevaban grano y pan y sustento para su padre para el camino. 24  De este modo envió a sus hermanos, y ellos procedieron a irse. Sin embargo, él les dijo: “No se exasperen unos con otros en el camino”.+ 25  Y ellos emprendieron su subida de Egipto y finalmente llegaron a la tierra de Canaán, a Jacob su padre. 26  Entonces le informaron, diciendo: “¡Todavía está vivo José, y él es quien domina sobre toda la tierra de Egipto!”.+ Pero el corazón de él se aturdió, porque no les creía.+ 27  Cuando siguieron hablándole todas las palabras de José que él les había hablado y él llegó a ver los carruajes que José había enviado para llevarlo, el espíritu de Jacob su padre empezó a revivir.+ 28  Entonces exclamó Israel: “¡Basta! ¡Todavía está vivo José mi hijo! ¡Ah, permítaseme ir y verlo antes de morir!”.+

Notas

O: “sobrevivientes; un remanente”. Heb.: sche’e·ríth.
“Manda”, es decir, que les digas. LXX: “da órdenes”.