Ir al contenido

Ir al menú secundario

Ir al índice

Testigos de Jehová

español

Biblia en línea | TRADUCCIÓN DEL NUEVO MUNDO DE LAS SANTAS ESCRITURAS

Génesis 41:1-57

41  Y al cabo de dos años* completos aconteció que Faraón estaba soñando,+ y he aquí que estaba de pie junto al río Nilo.  Y sucedía que del río Nilo venían ascendiendo siete vacas de hermosa apariencia y gruesas de carnes, y se pusieron a pacer entre la hierba* del Nilo.+  Y aquí otras siete vacas venían ascendiendo del río Nilo tras ellas, de fea apariencia y flacas de carnes,+ y se pararon al lado de las vacas junto a la margen del río Nilo.  Entonces las vacas de fea apariencia y flacas de carnes se pusieron a devorar a las siete vacas de hermosa apariencia y gordas.+ Con eso, Faraón despertó.+  Sin embargo, volvió a dormirse y soñó por segunda vez. Y he aquí que siete espigas estaban subiendo en una sola caña, gruesas y buenas.+  Y sucedía que siete espigas, delgadas y chamuscadas por el viento del este,+ estaban creciendo después de ellas.+  Y las espigas delgadas empezaron a tragarse a las siete espigas gruesas y llenas.+ Con eso, Faraón despertó, y he aquí que era un sueño.  Y por la mañana resultó que se le agitó el espíritu.+ De modo que envió y llamó a todos los sacerdotes practicantes de magia de Egipto+ y a todos los sabios de este,+ y se puso Faraón a contarles sus sueños.*+ Pero no hubo intérprete de estos para Faraón.  Entonces el jefe de los coperos habló con Faraón,+ y dijo: “De mis pecados hoy hago mención.+ 10  Faraón estaba indignado con sus siervos.+ De modo que mandó que me metieran en la cárcel de la casa del jefe de la guardia de corps,+ tanto a mí como al jefe de los panaderos. 11  Después, ambos soñamos un sueño en la misma noche, yo y también él. Soñamos cada uno su sueño con su propia interpretación.+ 12  Y estaba allí con nosotros un joven, un hebreo,+ siervo del jefe de la guardia de corps.+ Cuando se los contamos a él,+ él procedió a interpretarnos nuestros sueños. Le interpretó a cada uno según su sueño. 13  Y resultó que, tal como nos lo había interpretado, así sucedió. A mí me devolvió a mi puesto,+ pero a él lo colgó”.*+ 14  Y Faraón procedió a enviar y llamar a José,+ para que lo trajeran apresuradamente del hoyo carcelario.+ Por lo tanto, él se afeitó+ y mudó sus mantos+ y entró a donde Faraón. 15  Entonces Faraón dijo a José: “He soñado un sueño, pero no hay intérprete de él. Ahora bien, yo mismo he oído decir de ti que al oír un sueño puedes interpretarlo”.+ 16  En esto José contestó a Faraón, y dijo: “¡A mí no se me tiene que tomar en cuenta! Dios anunciará* bienestar a Faraón”.+ 17  Y Faraón pasó a hablar a José: “Pues bien, en mi sueño yo estaba de pie en la margen del río Nilo. 18  Y aquí venían ascendiendo del río Nilo siete vacas, gruesas de carnes y hermosas de forma, y se pusieron a pacer entre la hierba del Nilo.+ 19  Y aquí venían ascendiendo otras siete vacas detrás de ellas, pobres y de forma muy mala y flacas de carnes.+ En cuanto a lo malo, no he visto cosa semejante a ellas en toda la tierra de Egipto. 20  Y las vacas flacas y malas empezaron a devorar a las primeras siete vacas gordas.+ 21  Así es que estas entraron en sus vientres, y, no obstante, no podía saberse que hubieran entrado en sus vientres, porque su apariencia era mala lo mismo que al comienzo.+ Con eso desperté. 22  ”Después de eso vi en mi sueño, y sucedía que estaban subiendo siete espigas en una sola caña, llenas y buenas.+ 23  Y sucedía que había siete espigas secas, delgadas, chamuscadas por el viento del este,+ que venían creciendo después de ellas. 24  Y las espigas delgadas empezaron a tragarse a las siete espigas buenas.+ De modo que se lo dije a los sacerdotes practicantes de magia,+ pero no hubo quien me lo declarara”.+ 25  Entonces José dijo a Faraón: “El sueño de Faraón es uno solo. Lo que el Dios [verdadero] va a hacer lo ha declarado a Faraón.+ 26  Las siete vacas buenas son siete años. Igualmente, las siete espigas buenas son siete años. El sueño es uno solo. 27  Y las siete vacas flacas y malas que subieron después de ellas son siete años; y las siete espigas vacías, chamuscadas por el viento del este,+ resultarán ser siete años de hambre.+ 28  Esta es la cosa que he hablado a Faraón: Lo que el Dios [verdadero] va a hacer, él ha hecho que Faraón lo vea.+ 29  ”Mira que vienen siete años de gran abundancia en toda la tierra de Egipto. 30  Pero ciertamente se levantarán siete años de hambre después de ellos, y ciertamente será olvidada toda la abundancia en la tierra de Egipto, y el hambre simplemente consumirá la tierra.+ 31  Y la abundancia que habrá habido en el país no se conocerá como resultado de aquella hambre [que habrá] después, porque esta ciertamente será muy grave. 32  Y el hecho de que el sueño le fue repetido dos veces a Faraón significa que la cosa está firmemente establecida de parte del Dios [verdadero],+ y el Dios [verdadero] está apresurándose a hacerlo.+ 33  ”Por tanto, busque Faraón un hombre discreto y sabio y establézcalo sobre la tierra de Egipto.+ 34  Actúe Faraón y nombre superintendentes sobre la tierra,+ y tiene que recoger la quinta parte de la tierra de Egipto durante los siete años de abundancia.+ 35  Y que junten todos los víveres de estos buenos años que vienen, y que amontonen grano bajo la mano de Faraón como víveres en las ciudades,+ y tienen que resguardarlo. 36  Y los víveres tienen que servir de abastecimiento a la tierra para los siete años de hambre, que van a producirse en la tierra de Egipto,+ a fin de que la tierra no sea cortada por el hambre”.+ 37  Pues bien, la cosa pareció buena a los ojos de Faraón y de todos sus siervos.+ 38  De modo que Faraón dijo a sus siervos: “¿Podrá hallarse otro hombre como este en quien está el espíritu de Dios?”.+ 39  Después Faraón dijo a José: “Puesto que Dios te ha hecho saber todo esto,+ no hay nadie tan discreto y sabio como tú.+ 40  Tú estarás personalmente sobre mi casa,+ y todo mi pueblo te obedecerá sin reserva.*+ Solo en cuanto al trono seré yo más grande que tú”.+ 41  Y añadió Faraón a José: “Mira, de veras te coloco sobre toda la tierra de Egipto”.+ 42  Con eso se quitó Faraón su anillo de sellar+ de su propia mano y lo puso en la mano de José, y lo vistió con prendas de vestir de lino fino* y le colocó un collar de oro alrededor del cuello.+ 43  Además, hizo que fuera montado en el segundo carro de honor que tenía,+ para que clamaran delante de él: “¡Avrekj!”,* y así lo puso sobre toda la tierra de Egipto. 44  Y Faraón dijo además a José: “Yo soy Faraón, pero sin autorización tuya no podrá hombre alguno alzar la mano ni el pie en toda la tierra de Egipto”.+ 45  Después de aquello Faraón llamó a José por nombre Zafenat-panéah,* y le dio por esposa a Asenat+ la hija de Potifera* el sacerdote de On.*+ Y José empezó a salir por toda la tierra de Egipto.+ 46  Y José tenía treinta años de edad+ cuando estuvo de pie delante de Faraón el rey de Egipto. Entonces José salió de delante de Faraón y recorrió toda la tierra de Egipto. 47  Y durante los siete años de abundancia la tierra siguió produciendo a manos llenas.+ 48  Y él siguió juntando todos los víveres de los siete años que vinieron sobre la tierra de Egipto, y ponía los víveres en las ciudades.+ Los productos alimenticios del campo circundante a una ciudad, los ponía en medio de ella.+ 49  Y José continuó amontonando grano en grandísima cantidad,+ como la arena del mar, hasta que por fin cesaron de contarlo, porque era sin número.+ 50  Y antes que llegara el año del hambre, le nacieron a José dos hijos,+ que le dio a luz Asenat la hija de Potifera el sacerdote de On. 51  De modo que José llamó al primogénito por nombre Manasés,*+ porque, decía él: “Dios* me ha hecho olvidar todas mis desgracias y toda la casa de mi padre”.+ 52  Y al segundo lo llamó por nombre Efraín,*+ porque, decía él: “Dios me ha hecho fructífero en la tierra de mi miseria”.+ 53  Y gradualmente terminaron los siete años de abundancia que hubo en la tierra de Egipto,+ 54  y, a su vez, comenzaron a venir los siete años de hambre, tal como había dicho José.+ Y se produjo el hambre en todos los países, pero en toda la tierra de Egipto se halló pan.+ 55  Por fin toda la tierra de Egipto llegó a tener hambre, y el pueblo empezó a clamar a Faraón por pan.+ Entonces dijo Faraón a todos los egipcios: “Vayan a José. Lo que les diga, eso han de hacer”.+ 56  Y el hambre se halló sobre toda la superficie de la tierra.+ Entonces José empezó a abrir todos los depósitos de grano que había entre ellos,* y a vender a los egipcios,*+ puesto que el hambre se agarró fuertemente de la tierra de Egipto. 57  Además, personas de toda la tierra* vinieron a Egipto a comprarle a José, porque el hambre tenía fuertemente agarrada a toda la tierra.+

Notas

Lit.: “dos años de días”.
O: “las cañas”.
“Sus sueños”, Sam; MLXXVg: “su sueño”.
“A él lo colgó”, M; LXX: “aquel fue colgado”; Vg: “aquel fue colgado en un madero de tormento [lat.: crú·ce (de crux)]”.
“Sin mí Dios anunciará”, Vg.
Lit.: “en tu boca todo mi pueblo besará [cabrá; se ajustará]”.
O: “tela de byssos”.
“¡Avrekj!” Heb.: ’Av·rékj. Todavía no se ha determinado el significado exacto de esta expresión que se ha transliterado del egipcio al heb. Sy: “¡Padre y Gobernante!”; Vg: “Que todos doblen la rodilla delante de él”.
Que significa: “Revelador de Cosas Escondidas”, según entendían los hebreos esta forma de la palabra. Lat.: Sal·va·tó·rem mún·di, “Salvador del mundo”.
En el museo de El Cairo hay una estela funeraria descubierta en 1935 que hace referencia a un personaje llamado Potifare.
“On”, M; LXXVg: “Heliópolis”, que significa: “Ciudad del Sol”, porque en el templo de aquella ciudad se adoraba al Sol, representado por el dios Ra.
Que significa: “Uno Que Hace Olvidadizo; Uno Que Hace Olvidar”. Heb.: Menasch·schéh.
Heb.: ’Elo·hím, sin el artículo definido.
Que significa: “Doblemente Fructífero; Tierra de Fruto”. Heb.: ’Ef·rá·yim.
Lit.: “abrir todo lo que había entre ellos”. LXX: “abrir todos los depósitos de grano”.
O: “a Egipto”.
Lit.: “Además, toda la tierra”, pero el verbo “vinieron” está en pl., lo cual denota personas.