Ir al contenido

Ir al menú secundario

Ir al índice

Testigos de Jehová

español

Biblia en línea | TRADUCCIÓN DEL NUEVO MUNDO DE LAS SANTAS ESCRITURAS

Génesis 31:1-55

31  Andando el tiempo, él llegó a oír las palabras de los hijos de Labán, que decían: “Jacob ha tomado todo lo que pertenecía a nuestro padre; y de lo que pertenecía a nuestro padre ha acumulado todo este caudal”.+  Cuando Jacob miraba el rostro de Labán, pues, no era para con él como antes.+  Por fin Jehová dijo a Jacob: “Vuélvete a la tierra de tus padres y a tus parientes,*+ y yo continuaré contigo”.+  Entonces Jacob envió y llamó a Raquel y a Lea al campo donde tenía su rebaño,  y les dijo:“Estoy viendo el rostro de su padre, que él no es lo mismo para conmigo como antes;+ pero el Dios de mi padre ha resultado estar conmigo.+  Y ustedes mismas ciertamente saben que con todo mi poder he servido al padre de ustedes.+  Y su padre se ha burlado de mí* y ha cambiado mi salario diez veces, pero Dios* no le ha permitido hacerme daño.+  Si por una parte él decía: ‘Los moteados llegarán a ser tu salario’, entonces todo el rebaño producía moteados; pero si por otra parte él decía: ‘Los rayados llegarán a ser tu salario’, entonces todo el rebaño producía rayados.+  De modo que Dios siguió quitando la manada de su padre y dándomela a mí.+ 10  Por fin aconteció, al tiempo en que el rebaño se ponía en celo, que alcé los ojos y vi una escena en un sueño,+ y sucedía que los machos cabríos que se lanzaban sobre el rebaño eran rayados, moteados y manchados.+ 11  Entonces me dijo el ángel del Dios [verdadero] en el sueño: ‘¡Jacob!’, a lo cual dije: ‘Aquí estoy’.+ 12  Y continuó él: ‘Alza los ojos, por favor, y ve que todos los machos cabríos que se lanzan sobre el rebaño son rayados, moteados y manchados, porque yo he visto todo lo que Labán te está haciendo.+ 13  Yo soy el Dios [verdadero] de Betel,*+ donde ungiste una columna+ y donde me hiciste un voto.+ Ahora levántate, sal de esta tierra y vuelve a la tierra de tu nacimiento’”.*+ 14  Ante esto, Raquel y Lea contestaron y le dijeron: “¿Acaso hay todavía parte que nos corresponda de la herencia* en la casa de nuestro padre?+ 15  ¿No se nos considera realmente como extranjeras para con él ya que nos ha vendido, de modo que sigue comiendo de continuo hasta del dinero que se dio por nosotras?+ 16  Porque todas las riquezas que Dios* le ha quitado a nuestro padre son nuestras y de nuestros hijos.+ Ahora pues, haz todo lo que te ha dicho Dios”.+ 17  Entonces Jacob se levantó y subió a sus hijos y a sus esposas sobre los camellos;+ 18  y empezó a conducir toda su manada y todos los bienes que había acumulado,+ la manada de su adquisición que había acumulado en Padán-aram, a fin de irse a donde Isaac su padre, a la tierra de Canaán.+ 19  Ahora bien, Labán había ido a esquilar sus ovejas. Entretanto, Raquel hurtó los terafim*+ que pertenecían a su padre. 20  De modo que Jacob fue más listo que* Labán el sirio, porque no le había informado que iba a huir. 21  Y procedió a huir y a levantarse y cruzar el Río,+ él y todo cuanto tenía. Después dirigió su rostro hacia la región montañosa de Galaad.+ 22  Más tarde, al tercer día, a Labán le fue referido que Jacob había huido. 23  Ante aquello, él tomó consigo a sus hermanos y se fue corriendo+ tras él la distancia de siete días de camino, y lo alcanzó en la región montañosa de Galaad. 24  Entonces Dios vino a Labán el sirio+ en un sueño de noche,+ y le dijo: “Cuídate de no andar hablando ni lo bueno ni lo malo* con Jacob”.+ 25  De modo que Labán se acercó a Jacob, puesto que Jacob había plantado su tienda en la montaña y Labán había acampado a sus hermanos* en la región montañosa de Galaad. 26  Entonces Labán dijo a Jacob: “¿Qué has hecho, que te has puesto a engañarme por tretas* y a conducir a mis hijas como cautivas tomadas a espada?+ 27  ¿Por qué tuviste que huir secretamente y engañarme y no informarme, para que te enviara con regocijo y con canciones,+ con pandereta y con arpa?+ 28  Y no me diste la oportunidad de besar a mis hijos y a mis hijas.+ Ahora bien, has obrado tontamente. 29  Está en el poder de mi mano hacerles daño,+ pero el Dios del padre de ustedes me habló anoche, diciendo: ‘Cuídate contra hablar ni lo bueno ni lo malo con Jacob’.+ 30  Aunque realmente te has ido ya debido a que has estado anhelando intensamente la casa de tu padre, ¿por qué, sin embargo, has hurtado mis dioses?”.*+ 31  En respuesta Jacob procedió a decir a Labán: “Fue porque tuve miedo.+ Porque me dije: ‘Quizás arranques a tus hijas de mí’. 32  Quienquiera que sea con quien halles tus dioses,* que no viva.+ Delante de nuestros hermanos, examina por ti mismo lo que tengo conmigo, y llévate[los]”.+ Pero Jacob no sabía que Raquel los había hurtado.+ 33  De modo que Labán entró en la tienda de Jacob y en la tienda de Lea y en la tienda de las dos esclavas,+ pero no [los] halló. Por fin salió de la tienda de Lea y entró en la tienda de Raquel. 34  Ahora bien, Raquel había tomado los terafim, y recurrió a meterlos en la cesta de la silla de montar las mujeres a camello, y se quedó sentada encima de ellos. De modo que Labán fue palpando por toda la tienda, pero no [los] halló. 35  Entonces dijo ella a su padre: “No chispeen de cólera los ojos de mi señor,*+ porque no puedo levantarme delante de ti, porque estoy con lo que es común entre las mujeres”.+ Así que él siguió escudriñando cuidadosamente, pero no halló los terafim.+ 36  Y Jacob se encolerizó+ y se puso a reñir con Labán, y en respuesta Jacob pasó a decir a Labán: “¿Cuál es la sublevación de parte mía,+ cuál el pecado mío, como razón para que me hayas perseguido acaloradamente?+ 37  Ya que has palpado todos mis efectos, ¿qué has hallado de todos los efectos de tu casa?+ Ponlo aquí enfrente de mis hermanos y tus hermanos,+ y decidan ellos entre nosotros dos.+ 38  Estos veinte años he estado contigo. Tus ovejas y tus cabras no sufrieron abortos,+ y los carneros de tu rebaño nunca comí. 39  El animal despedazado no te lo llevaba a ti.+ Yo mismo sufría la pérdida de él. Si uno era hurtado de día o si era hurtado de noche, de mi mano lo demandabas.+ 40  Ha sido mi experiencia que de día el calor me consumía, y de noche el frío, y el sueño huía de mis ojos.+ 41  Van ya para mí veinte años en tu casa. Te he servido* catorce años por tus dos hijas y seis años por tu rebaño, y seguiste cambiando mi salario diez veces.+ 42  Si el Dios de mi padre,+ el Dios de Abrahán y el Pavor* de Isaac,+ no hubiera resultado estar de parte mía, me habrías enviado ahora con las manos vacías. Mi miseria y el afán de mis manos los ha visto Dios, de modo que te censuró* anoche”.+ 43  Entonces, en respuesta Labán dijo a Jacob: “Las hijas son mis hijas, y los hijos mis hijos, y el rebaño mi rebaño, y todo aquello que estás mirando es mío y de mis hijas. ¿Qué puedo hacer hoy contra estas o contra sus hijos que ellas han dado a luz? 44  Y ahora, ven, celebremos un pacto,+ yo y tú, y tiene que* servir de testigo entre yo y tú”.+ 45  Por consiguiente, tomó Jacob una piedra y la erigió como columna.+ 46  Entonces Jacob dijo a sus hermanos: “¡Recojan piedras!”. Y se pusieron a tomar piedras y a hacer un majano.+ Después comieron allí sobre el majano. 47  Y Labán empezó a llamarlo Jegar-sahadutá,* pero Jacob lo llamó Galeed.* 48  Y procedió Labán a decir: “Este majano es testigo entre yo y tú hoy”. Por eso lo llamó por nombre Galeed,+ 49  y La Atalaya,* porque dijo él: “Atalaye Jehová entre yo y tú cuando estemos situados sin vernos* el uno al otro.+ 50  Si te pones a afligir a mis hijas+ y si te pones a tomar esposas además de mis hijas, no hay hombre alguno con nosotros. ¡Mira!* Dios es testigo entre yo y tú”.+ 51  Y pasó Labán a decir a Jacob: “Aquí está este majano y aquí está la columna que he erigido entre yo y tú. 52  Este majano es testigo, y la columna es algo que da testimonio,+ de que yo ciertamente no pasaré este majano contra ti y de que tú no pasarás este majano y esta columna contra mí para daño.+ 53  Juzguen* entre nosotros el dios* de Abrahán+ y el dios de Nacor,+ el dios* del padre de ellos”. Pero Jacob juró por el Pavor de su padre Isaac.+ 54  Después de aquello, Jacob sacrificó un sacrificio en la montaña e invitó a sus hermanos a comer pan.+ Por consiguiente, comieron pan y pasaron la noche en la montaña.* 55  Sin embargo, Labán se levantó muy de mañana y besó+ a sus hijos y a sus hijas y los bendijo.+ Entonces Labán se puso en camino para volver a su propio lugar.*+

Notas

O: “tu hogar”. Lit.: “tu lugar de nacimiento”.
O: “me ha engañado”.
“Dios”, MLXXVg; Sam: “Jehová”.
“El Dios [verdadero] de Betel.” Heb.: ha·’Él Behth-’Él; LXX: “el Dios que se te apareció en el lugar de Dios”. Véase Ap. 1G.
O léase: “hogar; tus parientes”.
Lit.: “una parte y una herencia (posesión)”; es una endíadis. Compárese con 3:16, n.
“Dios”, MLXXVg; Sam: “Jehová”.
“Terafim”, M; LXXVg: “ídolos”; Sy: “imágenes”.
Lit.: “robó el corazón de”.
Lit.: “desde lo bueno hasta lo malo”.
Aparentemente debe decir: “Labán había plantado su tienda”. Originalmente debió decir “su tienda” en vez de la palabra heb. para “sus hermanos”, que es parecida.
Lit.: “robaste mi corazón”.
“Mis dioses.” Heb.: ’elo·hái, pl., refiriéndose a dioses falsos; gr.: the·óus; lat.: dé·os.
“Tus dioses.” Heb.: ’elo·héi·kja, pl., refiriéndose a dioses falsos.
“Mi señor.” Heb.: ’adho·ní, la palabra ’a·dhóhn, “señor, amo”, con el sufijo pronominal i, “mi”.
“Y así por veinte años te he servido en tu casa”, Vgc.
O: “Pavoroso”.
O: “de modo que dictó una decisión”.
O: “para que realmente pueda”.
Expresión aramea (siríaca) que significa: “Majano de Testimonio”.
Expresión heb. que significa: “Majano de Testimonio”.
“Y La Atalaya (El Mirador).” Heb.: weham·Mits·páh.
Lit.: “cuando estemos ocultados”.
“Mira, no hay hombre alguno con nosotros que vea”, LXXmss.
“Juzguen.” El verbo heb. está en pl. Compárese con 20:13, n: “Errante”.
O: “dioses”. Heb.: ’elo·héh, pl.; posiblemente se empleó en el sentido pl. porque el sirio Labán creía en los terafim.
O: “dioses”. Heb.: ’elo·héh, pl. y puede que no se refiera solo a Jehová, porque el verbo “juzguen” también está en pl. SamLXXSyVg emplean “juzgue” en sing. para indicar un solo Dios.
MLXX terminan aquí el capítulo 31, con solo 54 vv.
SyVg terminan aquí el capítulo 31, con 55 vv., de modo que el capítulo 32 tiene un v. menos que en M.