Ir al contenido

Ir al menú secundario

Ir al índice

Testigos de Jehová

español

Biblia en línea | TRADUCCIÓN DEL NUEVO MUNDO DE LAS SANTAS ESCRITURAS

Génesis 24:1-67

24  Ahora bien, Abrahán era viejo, avanzado en años;* y Jehová había bendecido a Abrahán en todo.+  Por lo tanto Abrahán dijo a su siervo, al más viejo de su casa, que administraba* todo lo que tenía:+ “Pon tu mano, por favor, debajo de mi muslo,+  porque tengo que hacerte jurar por Jehová,+ el Dios de los cielos y el Dios de la tierra, que no tomarás esposa para mi hijo de las hijas de los cananeos, entre quienes estoy morando,+  sino que irás a mi país y a mis parientes,+ y ciertamente tomarás esposa para mi hijo, para Isaac”.  Sin embargo, el siervo le dijo: “¿Y si la mujer no desea venir conmigo a esta tierra? ¿Sin falta tendré que devolver a tu hijo a la tierra de donde saliste?”.+  Ante esto, Abrahán le dijo: “Cuídate de devolver a mi hijo a aquel lugar.+  Jehová el Dios de los cielos, que me tomó de la casa de mi padre y de la tierra de mis parientes,*+ y que me habló y que me juró,+ diciendo: ‘A tu descendencia+ voy a dar esta tierra’,+ él enviará a su ángel delante de ti,+ y ciertamente tomarás de allá esposa para mi hijo.+  Pero si la mujer no deseara venir contigo, tú también habrás quedado libre de este juramento que me prestaste.+ Solamente que no debes devolver a mi hijo a aquel lugar”.  Ante aquello, el siervo puso su mano debajo del muslo de Abrahán su amo y le juró respecto a este asunto.+ 10  De modo que el siervo tomó diez camellos de los camellos de su amo y procedió a ir con toda suerte de cosa buena de su amo en la mano.+ Entonces se levantó y se puso en camino a Mesopotamia,* a la ciudad de Nacor. 11  Por fin hizo arrodillar los camellos fuera de la ciudad junto a un pozo de agua, como al atardecer,+ como a la hora en que acostumbraban salir las mujeres que sacan agua.+ 12  Y pasó a decir: “Jehová, el Dios de mi amo Abrahán,+ haz que suceda, por favor, ante mí en este día, y ejecuta bondad amorosa+ para con mi amo Abrahán.+ 13  Aquí estoy apostado junto a una fuente de agua, y las hijas de los hombres de la ciudad están saliendo para sacar agua.+ 14  Lo que tiene que suceder es que la joven a quien yo diga: ‘Baja tu jarro de agua, por favor, para que yo beba’, y que realmente diga: ‘Bebe, y también daré de beber a tus camellos’, esta sea la que tienes que asignar a tu siervo,+ a Isaac; y mediante esto déjame saber que has ejecutado amor leal para con mi amo”.+ 15  Ahora bien, aconteció que antes que hubiera acabado de hablar,+ pues, aquí venía saliendo Rebeca, que le había nacido a Betuel+ hijo de Milcá+ la esposa de Nacor,+ hermano de Abrahán, y llevaba su jarro de agua sobre el hombro.+ 16  Pues bien, la joven* era de apariencia muy atractiva,+ virgen,* y ningún hombre había tenido coito con ella;+ y vino bajando hasta la fuente y empezó a llenar su jarro de agua, y entonces subió. 17  En seguida el siervo corrió a su encuentro y dijo: “Dame, por favor, un sorbito de agua de tu jarro”.+ 18  Ella, a su vez, dijo: “Bebe, señor mío”. Con eso, rápidamente bajó su jarro sobre su mano y le dio de beber.+ 19  Cuando acabó de darle de beber, entonces dijo: “También para tus camellos sacaré agua hasta que acaben de beber”.+ 20  De modo que ella rápidamente vació su jarro en el abrevadero y corrió vez tras vez al pozo para sacar agua,+ y siguió sacando para todos los camellos de él. 21  Entretanto, el hombre se quedó mirándola con fijeza, admirado, guardando silencio para saber si Jehová había dado éxito a su viaje o no.+ 22  Por consiguiente, aconteció que, cuando los camellos habían acabado de beber, entonces el hombre tomó una nariguera+ de oro de medio siclo* de peso, y dos brazaletes+ para las manos de ella —diez siclos de oro era el peso de estos—, 23  y pasó a decir: “¿De quién eres hija? Infórmame, por favor. ¿Hay lugar en casa de tu padre para que pasemos la noche?”.+ 24  Ante aquello, ella le dijo: “Soy la hija de Betuel+ el hijo de Milcá, que ella le dio a luz a Nacor”.+ 25  Y además le dijo: “Hay con nosotros paja, así como también mucho forraje, también lugar donde pasar la noche”.+ 26  Y el hombre procedió a inclinarse y postrarse ante Jehová,+ 27  y a decir: “Bendito sea Jehová+ el Dios de mi amo Abrahán, que no ha abandonado su bondad amorosa y su confiabilidad para con mi amo. Estando yo en camino, Jehová me ha guiado a la casa de los hermanos de mi amo”.+ 28  Y la joven echó a correr y refirió estas cosas a la casa de su madre. 29  Ahora bien, Rebeca tenía un hermano, y el nombre de este era Labán.+ Así que Labán fue corriendo a donde el hombre que estaba fuera, junto a la fuente. 30  Y aconteció que, al ver la nariguera, y los brazaletes+ en las manos de su hermana, y al oír las palabras de Rebeca su hermana, que decía: “De esta manera me habló el hombre”, entonces vino al hombre, y allí estaba él, de pie al lado de los camellos, junto a la fuente. 31  En seguida dijo: “Ven, bendito de Jehová.+ ¿Por qué te quedas parado aquí afuera, cuando yo mismo he alistado la casa, y lugar para los camellos?”. 32  Ante aquello, el hombre entró en la casa, y él se puso a desaparejar los camellos y a dar paja y forraje a los camellos y agua para lavar los pies de aquel y los pies de los hombres que con él estaban.+ 33  Entonces pusieron algo de comer delante de él, pero dijo: “No comeré hasta que haya hablado acerca de mis asuntos”. Por lo tanto él dijo: “¡Habla!”.+ 34  Entonces pasó a decir: “Soy siervo de Abrahán.+ 35  Y Jehová ha bendecido a mi amo muchísimo, por cuanto sigue haciéndolo más grande y dándole ovejas y ganado vacuno y plata y oro y siervos y siervas y camellos y asnos.+ 36  Además, Sara la esposa de mi amo le dio a luz un hijo a mi amo después de haber envejecido ella;+ y él le dará todo lo que tiene.+ 37  De modo que mi amo me hizo jurar, diciendo: ‘No debes tomar esposa para mi hijo de las hijas de los cananeos en cuya tierra estoy morando.+ 38  No, sino que irás a la casa de mi padre y a mi familia,+ y tienes que tomar esposa para mi hijo’.+ 39  Pero yo dije a mi amo: ‘¿Y si la mujer no quiere venir conmigo?’.+ 40  Entonces él me dijo: ‘Jehová, delante de quien he andado,+ enviará a su ángel+ contigo y ciertamente dará éxito a tu camino;+ y tienes que tomar esposa, para mi hijo, de mi familia y de la casa de mi padre.+ 41  En aquel tiempo quedarás desligado de tu obligación a mí por juramento* cuando llegues a mi familia, y si no quieren dártela, entonces llegarás a estar libre de obligación a mí por juramento’.+ 42  ”Cuando llegué a la fuente hoy, entonces dije: ‘Jehová el Dios de mi amo Abrahán, si realmente vas a dar éxito a mi camino por el cual estoy yendo,+ 43  aquí estoy apostado junto a una fuente de agua. Lo que tiene que suceder es que la doncella*+ que salga a sacar agua a quien yo en efecto diga: “Por favor, permíteme beber un poco de agua de tu jarro”, 44  y que realmente me diga: “Bebe tú, y también sacaré agua para tus camellos”, ella es la mujer que Jehová ha asignado para el hijo de mi amo’.+ 45  ”Antes que acabara de hablar+ en mi corazón,+ pues, allí estaba Rebeca que salía, con su jarro sobre el hombro; y vino bajando hasta la fuente y empezó a sacar agua.+ Entonces le dije: ‘Dame de beber, por favor’.+ 46  De modo que ella rápidamente bajó su jarro de sobre sí y dijo: ‘Bebe,+ y también daré de beber a tus camellos’. Entonces bebí, y también a los camellos dio ella de beber. 47  Después le pregunté y dije: ‘¿De quién eres hija?’,+ a lo cual ella dijo: ‘La hija de Betuel el hijo de Nacor, que Milcá le dio a luz’. Por consiguiente, le puse la nariguera en la nariz y los brazaletes en las manos.+ 48  Y procedí a inclinarme y postrarme ante Jehová y a bendecir a Jehová el Dios de mi amo Abrahán,+ que me había guiado por el camino verdadero+ a tomar la hija del hermano de mi amo para su hijo. 49  Y ahora, si ustedes realmente están ejerciendo bondad amorosa y confiabilidad para con mi amo,+ declárenmelo; pero si no, declárenmelo, para que me vuelva o a la derecha o a la izquierda”.+ 50  Entonces contestaron Labán y Betuel, y dijeron: “De Jehová ha procedido esta cosa.+ No podemos hablarte lo malo ni lo bueno.+ 51  Aquí está Rebeca delante de ti. Tómala y vete, y llegue ella a ser esposa del hijo de tu amo, tal como ha hablado Jehová”.+ 52  Y aconteció que cuando el siervo de Abrahán hubo oído sus palabras, en seguida se postró en tierra ante Jehová.+ 53  Y el siervo empezó a sacar objetos de plata y objetos de oro y prendas de vestir y a darlos a Rebeca; y dio cosas selectas al hermano y a la madre de ella.+ 54  Después comieron y bebieron, él y los hombres que con él estaban, y pasaron la noche allí, y se levantaron por la mañana. Entonces dijo él: “Envíenme a donde mi amo”.+ 55  A lo cual dijeron el hermano y la madre de ella: “Que la joven* se quede con nosotros por lo menos diez días.* Después de eso puede ir”. 56  Pero él les dijo: “No me detengan, ya que Jehová ha dado éxito a mi camino.+ Envíenme, para que vaya a mi amo”.+ 57  Así que dijeron: “Llamemos a la joven, e inquiramos de su boca”.+ 58  Entonces llamaron a Rebeca y le dijeron: “¿Quieres ir con este hombre?”. A su vez, ella dijo: “Estoy dispuesta a ir”.+ 59  Por lo tanto enviaron a Rebeca+ su hermana y a la nodriza+ de esta, y al siervo de Abrahán y sus hombres. 60  Y empezaron a bendecir a Rebeca y a decirle: “Oh tú, hermana nuestra, que llegues a ser millares de veces diez mil,* y que tu descendencia tome posesión de la puerta* de los que la* odien”.+ 61  Después Rebeca y sus servidoras*+ se levantaron y fueron cabalgando en los camellos+ y siguiendo al hombre; y el siervo tomó a Rebeca y procedió a irse. 62  Ahora bien, Isaac había venido del camino que va a Beer-lahai-roí,+ porque moraba en la tierra del Négueb.+ 63  E Isaac estaba afuera paseando a fin de meditar*+ en el campo como al caer la tarde. Cuando alzó los ojos y miró, pues, ¡allí venían [unos] camellos! 64  Cuando Rebeca alzó los ojos, alcanzó a ver a Isaac, y se bajó del camello. 65  Entonces dijo al siervo: “¿Quién es aquel hombre que viene andando por el campo a nuestro encuentro?”, y el siervo dijo: “Es mi amo”. Y ella procedió a tomar una mantilla y a cubrirse.+ 66  Y el siervo se puso a contar a Isaac todas las cosas que había hecho. 67  Después Isaac la introdujo en la tienda de Sara su madre.+ Así tomó a Rebeca, y ella llegó a ser su esposa;+ y él se enamoró de ella,+ e Isaac halló consuelo después de la pérdida de su madre.*+

Notas

Lit.: “días”.
“Que administraba.” Lit.: “el que gobernaba”. Heb.: ham·mo·schél, es decir, el que servía de mayordomo, administrador doméstico. Véase Lu 12:42, n.
O: “mi hogar”.
“Mesopotamia” (que significa: “[Tierra] Entre Ríos”), LXXVg; heb.: ’Arám Na·hará·yim, que significa: “Aram de los Dos Ríos”.
“Pues bien, la joven.” Heb.: wehan·na·‛ará.
“Virgen.” Heb.: bethu·láh; gr.: par·thé·nos; lat.: vír·go.
Un siclo pesaba 11,4 g (0,367 oz. t.).
O: “maldición”, a la cual se expone el que jura y viola su juramento.
“La doncella (virgen).” Heb.: ha·‛al·máh; gr.: par·thé·nos; lat.: vír·go. Véase Isa 7:14, n: “Doncella”.
“La joven (muchacha; virgen).” Heb.: han·na·‛ará; gr.: par·thé·nos.
Lit.: “con nosotros días o diez [de ellos]”. Sy: “con nosotros un mes de días”. Compárese con 29:14.
Lit.: “millares de miríadas”.
Es decir, de la ciudad.
O: “los”, es decir, la descendencia, simiente, prole, posteridad.
O: “sus muchachas”.
“Meditar”, LXXVg; es decir, hablar para sí.
Lit.: “después de su madre”. LXX: “respecto a Sara su madre”. Vg dice al final de este v.: “él [la] amó tan intensamente como para atemperar el desconsuelo que resultó de la muerte de [su] madre”.