Ir al contenido

Ir al menú secundario

Ir al índice

Testigos de Jehová

español

Biblia en línea | TRADUCCIÓN DEL NUEVO MUNDO DE LAS SANTAS ESCRITURAS

2 Samuel 20:1-26

20  Ahora bien, sucedió que se hallaba allí un hombre que no servía para nada,*+ cuyo nombre era Seba,+ hijo de Bicrí, un benjaminita; y él procedió a tocar el cuerno+ y a decir: “Nosotros no tenemos parte que nos corresponda en David, y no tenemos herencia en el hijo de Jesé.+ ¡Cada uno a sus dioses,*+ oh Israel!”.  Ante eso, todos los hombres de Israel empezaron a subir de en pos de David para seguir a Seba hijo de Bicrí;+ pero en cuanto a los hombres de Judá, se adhirieron a su rey desde el Jordán hasta Jerusalén.+  Por fin David llegó a su casa en Jerusalén.+ Entonces el rey tomó a las diez mujeres,+ las concubinas que había dejado para cuidar la casa, y las puso en una casa de encierro, pero siguió proveyéndoles alimento. Y no tuvo relaciones con ellas,+ sino que ellas continuaron muy encerradas hasta el día en que murieron, en viudez con un [esposo] vivo.*  El rey ahora dijo a Amasá:+ “Convócame a los hombres de Judá dentro de tres días, y tú mismo está de pie aquí”.  De modo que Amasá se fue para convocar a Judá; pero tardó más en venir que el tiempo establecido que él le había señalado.  Entonces David dijo a Abisai:+ “Ahora Seba+ hijo de Bicrí nos será peor que Absalón.+ Toma tú mismo a los siervos+ de tu señor y corre tras él, para que realmente no halle para sí ciudades fortificadas y escape ante nuestros ojos”.*  Por consiguiente, los hombres de Joab+ y los keretitas+ y los peletitas+ y todos los hombres poderosos salieron en pos de él; y se fueron saliendo de Jerusalén para correr tras de Seba hijo de Bicrí.  Estaban cerca de la gran piedra que hay en Gabaón,+ y Amasá+ mismo vino a su encuentro. Ahora bien, Joab estaba ceñido, vestido con una prenda de vestir; y tenía ceñida sobre sí una espada pegada a su cadera, en su vaina. Y él mismo avanzó, y así que esta* se cayó.  Y Joab procedió a decir a Amasá: “¿Te va bien, hermano mío?”.+ Entonces la mano derecha de Joab asió la barba de Amasá para besarlo.+ 10  En cuanto a Amasá, no se mantuvo alerta respecto a la espada que estaba en la mano de Joab; de modo que este le hirió+ con ella en el abdomen, y sus intestinos se vertieron a tierra, y no tuvo que hacérselo otra vez. De modo que murió. Y Joab y Abisai su hermano, por su parte, corrieron tras de Seba hijo de Bicrí. 11  Y cierto individuo de los jóvenes de Joab se paró junto a él y siguió diciendo: “¡Quienquiera que se haya deleitado en Joab y quienquiera que pertenezca a David,+ siga a Joab!”. 12  Mientras tanto, Amasá estaba revolcándose en la sangre+ en medio de la calzada. Cuando el hombre vio que toda la gente se paraba, entonces trasladó a Amasá de la calzada al campo. Por fin echó sobre él una prenda de vestir, puesto que vio que todo el que llegaba hasta él se paraba.+ 13  Luego que lo hubo removido de la calzada, cada hombre pasó adelante, siguiendo a Joab para correr tras de Seba+ hijo de Bicrí. 14  Y [Seba] fue pasando por todas las tribus de Israel hasta Abel de Bet-maacá.+ En cuanto a todos los bicritas,* estos entonces se congregaron y entraron también después de él. 15  Y procedieron a llegar y a sitiarlo en Abel de Bet-maacá y a alzar contra la ciudad un cerco de sitiar,+ puesto que estaba situada dentro de un baluarte. Y toda la gente que estaba con Joab estaba socavando el muro, para echarlo abajo. 16  Y una mujer sabia+ se puso a gritar desde la ciudad: “¡Escuchen, escuchen! Digan, por favor, a Joab: ‘Acércate hasta acá, y déjame hablarte’”. 17  De modo que él se le acercó, y la mujer entonces dijo: “¿Eres tú Joab?”, a lo cual él dijo: “Yo soy”. Ante esto, ella le dijo: “Escucha las palabras de tu esclava”.+ A su vez, él dijo: “Estoy escuchando”. 18  Y ella siguió diciendo: “Sin excepción solían hablar en tiempos pasados, diciendo: ‘Que solo inquieran en Abel, y así ciertamente acabarán con el asunto’. 19  Yo represento a los pacíficos+ y fieles+ de Israel. Tú estás procurando dar muerte a una ciudad+ y a una madre en Israel. ¿Por qué debes tragarte+ la herencia+ de Jehová?”. 20  A lo cual Joab contestó y dijo: “Es absolutamente inconcebible de parte mía que yo trague y que yo arruine. 21  No es así el asunto, sino que un hombre de la región montañosa de Efraín,+ cuyo nombre es Seba+ hijo de Bicrí, ha alzado su mano contra el rey David.+ Entréguenlo a él solo,+ y yo ciertamente me retiraré de la ciudad”.+ Entonces la mujer dijo a Joab: “¡Mira! ¡Su cabeza+ te [será] arrojada por encima del muro!”. 22  En seguida la mujer fue en su sabiduría+ a todo el pueblo, y procedieron a cortarle la cabeza a Seba hijo de Bicrí y a arrojársela a Joab. Por lo tanto él tocó el cuerno,+ y así se esparcieron de la ciudad, cada uno a su hogar;* y Joab mismo regresó a Jerusalén, al rey. 23  Y Joab estaba sobre todo el ejército+ de Israel; y Benaya+ hijo de Jehoiadá+ estaba sobre los keretitas*+ y sobre los peletitas.+ 24  Y Adoram+ estaba sobre los reclutados para trabajo forzado; y Jehosafat+ hijo de Ahilud era el registrador.* 25  Y Sevá+ era secretario,+ y Sadoc+ y Abiatar+ eran sacerdotes. 26  E Irá el jairita también llegó a ser sacerdote*+ de David.

Notas

O: “un sinvergüenza”. Lit.: “un hombre de belial (inutilidad)”.
“A sus dioses.” Lit.: “a sus tiendas”. Heb.: le’o·ha·láv. Una de las Dieciocho Enmiendas de los Soferim, pues se afirma que el texto heb. original decía: le’·lo·háv (de ’elo·hím, “dioses” o “Dios”). Véase Ap. 2B.
Lit.: “[en] viudez de condición de vida”, M; LXX: “viudas vivientes”; Vg: “viviendo en viudez”.
Lit.: “y arrebate nuestro ojo”.
“Esta”, es decir, la espada.
Por una leve enmienda; M: “beritas”.
Lit.: “tiendas”.
“Keretitas”, Mmargen y muchos mss heb.; M: “guardia de corps carios”.
O: “recordativo”.
Véase 8:18, n: “Sacerdotes”.