Ir al contenido

Ir al menú secundario

Ir al índice

Testigos de Jehová

español

Biblia en línea | TRADUCCIÓN DEL NUEVO MUNDO DE LAS SANTAS ESCRITURAS

2 Samuel 17:1-29

17  Y Ahitofel procedió a decir a Absalón: “Permíteme escoger, por favor, doce mil hombres, y levantarme y correr tras David esta noche.+  Y vendré sobre él cuando se halle fatigado y débil de ambas manos,+ y ciertamente lo pondré tembloroso; y toda la gente que está con él tendrá que huir, y ciertamente derribaré al rey solo.+  Y déjame traerte a toda la gente de vuelta. Equivale a la vuelta de todos el hombre que tú estás buscando; [y] todo el pueblo mismo llegará a estar en paz”.*  Y la palabra era muy apropiada a los ojos de Absalón+ y a los ojos de todos los ancianos de Israel.  Sin embargo, Absalón dijo: “Llamen, por favor, a Husai+ el arkita también, y oigamos lo que está en su boca, aun la de él”.  De modo que Husai entró a donde Absalón. Entonces Absalón le dijo: “Conforme a esta palabra es como habló Ahitofel. ¿Obraremos conforme a su palabra? Si no, habla tú mismo”.  Por lo cual Husai dijo a Absalón: “¡No es bueno el consejo con que ha aconsejado Ahitofel en este caso!”.+  Y Husai dijo además: “Tú mismo conoces bien a tu padre y a sus hombres, que son poderosos,+ y están amargados de alma,+ como una osa que ha perdido sus cachorros en el campo;+ y tu padre es un guerrero,+ y no pasará la noche con la gente.  ¡Mira! Ahora está escondido+ en uno de los huecos o en uno de los otros lugares; y ciertamente sucederá que, tan pronto como él caiga sobre ellos al comienzo, el que lo oiga entonces de seguro oirá y dirá: ‘¡Ha habido una derrota entre la gente que está siguiendo a Absalón!’. 10  Y aun el hombre valiente, cuyo corazón es como el corazón del león,*+ de seguro se hará blando en debilidad;+ porque todo Israel se da cuenta de que tu padre es un hombre poderoso+ y así, también, lo son los hombres valientes que están con él.+ 11  Yo mismo sí digo como consejo: Que todo Israel se reúna sin falta a ti, desde Dan hasta Beer-seba,+ como las partículas de arena que están junto al mar por multitud,+ y tu misma persona* entre en la pelea.*+ 12  Y tenemos que venir contra él en uno de los lugares donde de seguro se hallará,+ y nosotros mismos estaremos sobre él tal como cae el rocío+ sobre el suelo; y ciertamente no quedará ni siquiera uno entre él y todos los hombres que están con él. 13  Y si es dentro de alguna ciudad a donde él se retira, entonces todo Israel tiene que llevar sogas a aquella ciudad, y ciertamente la arrastraremos hasta el valle torrencial, hasta que no se halle allí ni una piedrecita”.+ 14  Entonces Absalón y todos los hombres de Israel dijeron: “¡El consejo de Husai el arkita es mejor+ que el consejo de Ahitofel!”. Y Jehová mismo había dado orden+ para que se frustrara el consejo+ de Ahitofel, aunque bueno,+ a fin de traer Jehová calamidad+ sobre Absalón. 15  Más tarde Husai dijo a Sadoc+ y Abiatar los sacerdotes: “De esta manera y de aquella fue como Ahitofel aconsejó a Absalón y a los ancianos de Israel; y de esta manera y de aquella fue como yo mismo aconsejé. 16  Y ahora envíen rápidamente e informen a David,+ diciendo: ‘No te alojes en las llanuras áridas del desierto esta noche, sino que tú también debes cruzar sin falta,+ por temor de que el rey y toda la gente que está con él sean tragados’”.*+ 17  Puesto que Jonatán+ y Ahimáaz+ se hallaban parados en En-roguel,+ una sierva se fue y les dio informe. De modo que ellos mismos se fueron, puesto que tenían que informarlo al rey David; porque no podían dejarse ver entrando en la ciudad. 18  Sin embargo, un joven llegó a verlos y lo informó a Absalón. Así que los dos se fueron rápidamente y llegaron a la casa de un hombre de Bahurim,+ que en su patio tenía un pozo; y a este bajaron. 19  Después, la mujer tomó un lienzo encubridor y lo extendió sobre la faz del pozo y le amontonó encima grano resquebrajado;+ y no llegó a saberse nada de ello. 20  Los siervos de Absalón entonces llegaron a la mujer en su casa y dijeron: “¿Dónde están Ahimáaz y Jonatán?”. Ante esto, la mujer les dijo: “Pasaron de aquí a las aguas”.+ Entonces siguieron buscando, y no los hallaron,+ y por eso regresaron a Jerusalén. 21  Y después que se fueron, aconteció que entonces ellos salieron del pozo y siguieron adelante e informaron al rey David, y dijeron a David: “Levántense y pasen las aguas rápidamente; porque de esta manera ha aconsejado Ahitofel+ contra ustedes”. 22  David se levantó inmediatamente, y también toda la gente que estaba con él, y siguieron cruzando el Jordán hasta que rayó el alba,+ hasta que no faltaba ni uno que no hubiera pasado el Jordán. 23  En cuanto a Ahitofel, vio que no se había obrado conforme a su consejo,+ y procedió a aparejar un asno y a levantarse e irse a casa, a su propia ciudad.+ Entonces dio órdenes a su casa+ y se estranguló,*+ y así murió.+ De modo que fue enterrado+ en la sepultura de sus antepasados. 24  En cuanto a David, vino a Mahanaim,+ y Absalón mismo cruzó el Jordán, él y todos los hombres de Israel con él. 25  Y a Amasá+ fue a quien Absalón puso en el lugar de Joab+ sobre el ejército; y Amasá era hijo de un hombre cuyo nombre era Itrá+ el israelita,* que tuvo relaciones con Abigail+ hija de Nahás,* hermana de Zeruyá, madre de Joab. 26  E Israel y Absalón se pusieron a acampar en la tierra de Galaad.+ 27  Y aconteció que, tan pronto como David vino a Mahanaim, Sobí hijo de Nahás, de Rabá+ de los hijos de Ammón,+ y Makir+ hijo de Amiel,+ de Lo-debar, y Barzilai+ el galaadita, de Roguelim,+ 28  [trajeron]* camas y fuentes y vasijas de alfarero, y trigo y cebada y harina+ y grano tostado+ y habas+ y lentejas+ y grano reseco; 29  y miel+ y mantequilla+ y ovejas y requesones de vacada presentaron para David y para la gente que estaba con él, para que comieran,+ porque dijeron: “La gente está hambrienta y cansada y sedienta en el desierto”.+

Notas

Posiblemente: “Y déjame traerte a toda la gente de vuelta tal como la novia regresa a su esposo. Es solo el alma de un hombre lo que estás buscando, y todo el pueblo mismo llegará a estar en paz”. LXX concuerda.
“El león.” Heb.: ha·’ar·yéh, el león africano.
Lit.: “y tu mismo rostro”.
O: “en batalla”. LXXSyVg: “en medio de ellos”.
O: “por temor de que le sea comunicado al rey y a toda la gente que está con él”.
O: “se ahorcó”, LXX, como en Mt 27:5.
“Israelita”, MLXXSy; LXXA y 1Cr 2:17: “ismaelita”.
“Nahás”, MLXXSyVg; LXXL y 1Cr 2:12-16: “Jesé”.
“Trajeron”, LXX.