Ir al contenido

Ir al menú secundario

Ir al índice

Testigos de Jehová

español

Biblia en línea | TRADUCCIÓN DEL NUEVO MUNDO DE LAS SANTAS ESCRITURAS

2 Reyes 8:1-29

8  Y Eliseo mismo había hablado a la mujer a cuyo hijo había revivificado,+ diciendo: “Levántate y vete, tú con tu casa, y reside como forastera dondequiera que puedas residir como forastera;+ porque Jehová ha llamado un hambre,+ y, además, tendrá que venir* sobre el país por siete años”.+  De manera que la mujer se levantó e hizo conforme a la palabra del hombre del Dios [verdadero] y se fue,+ ella con su casa,+ y se quedó residiendo como forastera en la tierra de los filisteos+ por siete años.  Y aconteció que, al cabo de siete años, la mujer procedió a regresar de la tierra de los filisteos y a salir a clamar al rey+ por su casa y por su campo.  Ahora bien, el rey estaba hablando a Guehazí+ el servidor del hombre del Dios [verdadero], diciendo: “Cuéntame, por favor, todas las cosas grandes que ha hecho Eliseo”.+  Y aconteció que, al contar él al rey cómo había revivificado al muerto,+ pues, aquí estaba la mujer a cuyo hijo había revivificado, clamando al rey por su casa y por su campo.+ En seguida dijo Guehazí: “Mi señor+ el rey, esta es la mujer, y este es su hijo a quien Eliseo revivificó”.  Ante eso, el rey preguntó a la mujer, y ella se puso a contarle el relato.+ Entonces el rey le dio un oficial de la corte,+ y dijo: “Devuélvele todo lo que le pertenece y todos los productos del campo desde el día en que dejó la tierra hasta ahora”.+  Y Eliseo procedió a ir a Damasco;+ y Ben-hadad+ el rey de Siria estaba enfermo. Por lo tanto, se le dio informe a este, diciendo: “El hombre del Dios [verdadero]+ ha llegado hasta aquí”.  Ante eso, el rey dijo a Hazael:+ “Toma un regalo+ en tu mano y ve al encuentro del hombre del Dios [verdadero], y tienes que inquirir+ de Jehová por medio de él, y decir: ‘¿Reviviré de esta enfermedad?’”.  Hazael, pues, se fue a su encuentro y tomó un regalo en la mano, aun toda suerte de cosa buena de Damasco, la carga de cuarenta camellos, y llegó y se paró delante de él y dijo: “Tu hijo,+ Ben-hadad, el rey de Siria, me ha enviado a ti a decir: ‘¿Reviviré de esta enfermedad?’”. 10  Entonces Eliseo le dijo: “Ve, dile: ‘Positivamente revivirás’,* y Jehová me ha mostrado+ que positivamente morirá”.+ 11  Y mantuvo una mirada fija y la mantuvo inmóvil al grado de causar bochorno. Entonces el hombre del Dios [verdadero] rompió a llorar.+ 12  Por esto Hazael dijo: “¿Por qué llora mi señor?”. A lo que él dijo: “Porque bien sé qué daño+ harás a los hijos de Israel. Sus lugares fortificados entregarás al fuego, y a sus hombres selectos matarás a espada, y a sus hijos estrellarás,+ y a sus mujeres encintas rajarás”.+ 13  Ante eso, Hazael dijo: “¿Qué es tu siervo, [que es meramente un] perro,+ para que pueda hacer esta cosa grande?”. Pero Eliseo dijo: “Jehová me ha mostrado a ti como rey sobre Siria”.+ 14  Después de eso él se fue de Eliseo y llegó a su propio señor, que entonces le dijo: “¿Qué te dijo Eliseo?”. A lo que él dijo: “Me dijo: ‘Positivamente revivirás’”.+ 15  Y aconteció que al día siguiente procedió a tomar una sobrecama* y a meterla* en agua y a tenderla sobre el rostro de él,+ de manera que murió.+ Y Hazael+ empezó a reinar en lugar de él. 16  Y en el año quinto de Jehoram*+ hijo de Acab el rey de Israel, mientras Jehosafat era rey de Judá, Jehoram+ hijo de Jehosafat el rey de Judá llegó a ser rey. 17  Treinta y dos años de edad tenía cuando llegó a ser rey, y por ocho años reinó en Jerusalén.+ 18  Y se puso a andar en el camino de los reyes de Israel,+ así como habían hecho los de la casa de Acab;+ porque la hija de Acab llegó a ser su esposa,+ y él siguió haciendo lo que era malo a los ojos de Jehová. 19  Y Jehová no quiso arruinar a Judá,+ por causa de David su siervo,+ tal como le había prometido que daría una lámpara+ a él [y] a sus hijos* siempre.* 20  En sus días Edom+ se sublevó de debajo de la mano de Judá, y entonces hicieron reinar sobre sí un rey.+ 21  En consecuencia, Jehoram pasó a Zaír, como lo hicieron todos los carros con él. Y aconteció que él mismo se levantó de noche y logró derribar a los edomitas que los tenían cercados a él y a los jefes de los carros; y la gente se puso a huir a sus tiendas. 22  Pero Edom siguió su sublevación de debajo de la mano de Judá hasta el día de hoy. Entonces fue cuando Libná*+ empezó a sublevarse en aquel tiempo. 23  Y el resto de los asuntos de Jehoram y todo lo que hizo, ¿no están escritos en el libro+ de los asuntos de los días de los reyes de Judá? 24  Por fin Jehoram yació con sus antepasados,+ y fue enterrado con sus antepasados en la Ciudad de David.+ Y Ocozías*+ su hijo empezó a reinar en lugar de él. 25  En el año doce de Jehoram hijo de Acab el rey de Israel, Ocozías hijo de Jehoram el rey de Judá llegó a ser rey.+ 26  Veintidós años de edad tenía Ocozías cuando empezó a reinar, y por un año reinó en Jerusalén.+ Y el nombre de su madre era Atalía+ la nieta* de Omrí+ el rey de Israel. 27  Y él se puso a andar en el camino de la casa de Acab+ y siguió haciendo lo que era malo a los ojos de Jehová,+ como la casa de Acab, pues era pariente de la casa de Acab por vía de casamiento.+ 28  Por consiguiente, él fue con Jehoram hijo de Acab a la guerra contra Hazael+ el rey de Siria en Ramot-galaad,+ pero los sirios derribaron+ a Jehoram. 29  De manera que Jehoram+ el rey se volvió para sanarse en Jezreel+ de las heridas que los sirios habían logrado infligirle en Ramá* cuando peleó contra Hazael el rey de Siria. En cuanto a Ocozías+ hijo de Jehoram el rey de Judá, él bajó a ver a Jehoram hijo de Acab en Jezreel, porque estaba enfermo.

Notas

O: “ha venido”.
“Dile: ‘[...] revivirás’”, MmargenLXXSyVg y 18 mss heb.; M: “di: ‘[...] no revivirás’”.
O: “tela en forma de malla”.
“Y a meter[la].” Heb.: wai·yit·ból; gr.: é·ba·psen. Compárese con 5:14, n.
Lit.: “de Joram”. Heb.: leYoh·rám. Pero compárese con 1:17; 3:1.
“Darle una lámpara y a sus hijos”, TmssLXXVg y unos 60 mss heb. Compárese con 2Cr 21:7.
Lit.: “todos los días”.
“Libná”, una de las ciudades de los sacerdotes. Véase Jos 21:13.
“Ocozías.” Heb.: ’Ajaz·yá·hu. Compárese con 1Re 22:40, n.
Lit.: “hija”.
Forma abreviada de “Ramot-galaad”.