Ir al contenido

Ir al menú secundario

Ir al índice

Testigos de Jehová

español

Biblia en línea | TRADUCCIÓN DEL NUEVO MUNDO DE LAS SANTAS ESCRITURAS

2 Corintios 4:1-18

4  Por eso, teniendo este ministerio+ según la misericordia que se nos mostró,+ no nos rendimos;  antes bien, hemos renunciado a las cosas solapadas de las cuales hay que avergonzarse,+ y no andamos con astucia, ni adulteramos la palabra de Dios,+ sino que mediante poner de manifiesto la verdad, nos recomendamos a toda conciencia humana a vista de Dios.+  Ahora, si las buenas nuevas que declaramos están de hecho veladas, están veladas entre los que están pereciendo,+  entre quienes el dios* de este sistema de cosas*+ ha cegado las mentes* de los incrédulos,+ para que no pase [a ellos] la iluminación*+ de las gloriosas buenas nuevas+ acerca del Cristo,* que es la imagen+ de Dios.+  Porque no nos estamos predicando a nosotros mismos, sino a Cristo Jesús como Señor,+ y a nosotros como esclavos de ustedes+ por causa de Jesús.  Porque Dios es el que dijo: “De la oscuridad resplandezca la luz”,*+ y él ha resplandecido en nuestros corazones para iluminar[los]+ con el glorioso conocimiento*+ de Dios por* el rostro de Cristo.+  Sin embargo, tenemos este tesoro+ en vasos+ de barro,*+ para que el poder+ que es más allá de lo normal sea de Dios+ y no el que procede de nosotros.+  Se nos oprime de toda manera,+ mas no se nos aprieta de tal modo que no podamos movernos; nos hallamos perplejos, pero no absolutamente sin salida;+  se nos persigue, pero no se nos deja sin ayuda;+ se nos derriba,+ pero no se nos destruye.+ 10  Siempre aguantamos por todas partes en nuestro cuerpo el tratamiento mortífero que se dio a Jesús,*+ para que la vida de Jesús también se haga manifiesta en nuestro cuerpo.+ 11  Porque a nosotros los que vivimos se nos está poniendo siempre cara a cara con la muerte*+ por causa de Jesús, para que la vida de Jesús también se haga manifiesta en nuestra carne mortal.+ 12  Por consiguiente, la muerte está obrando en nosotros, pero la vida en ustedes.+ 13  Ahora bien, porque tenemos el mismo espíritu de fe como aquel del cual está escrito: “Ejercí fe, por eso hablé”,+ nosotros también ejercemos fe y por eso hablamos, 14  sabiendo que el que levantó a Jesús* nos levantará también a nosotros junto con Jesús y nos presentará juntamente con ustedes.+ 15  Porque todas las cosas son para el bien de ustedes,+ para que la bondad inmerecida que fue multiplicada abunde a causa de la acción de gracias de muchos más para gloria de Dios.+ 16  Por lo tanto no nos rendimos; más bien, aunque el hombre que somos exteriormente se vaya desgastando, ciertamente el hombre que somos interiormente+ va renovándose de día en día. 17  Porque aunque la tribulación es momentánea+ y liviana, obra para nosotros una gloria que es de más y más sobrepujante peso y es eterna;+ 18  mientras tenemos los ojos fijos, no en las cosas que se ven, sino en las que no se ven.+ Porque las cosas que se ven son temporales,+ pero las que no se ven son eternas.+

Notas

Gr.: ho the·ós; lat.: dé·us; J17,18(heb.): ’elo·héh; J22(heb.): ’el.
O léase: “orden de cosas”. Gr.: ai·ó·nos; lat.: saé·cu·li; J17,18,22(heb.): ha·‛oh·lám, “el orden de cosas”.
Lit.: “facultades mentales”. Gr.: no·é·ma·ta; lat.: mén·tes.
Lit.: “el resplandecimiento”.
O: “de las buenas nuevas acerca de la gloria del Cristo”.
O: “resplandecerá la luz”.
O: “el conocimiento de la gloria”.
O: “en”.
Lit.: “en vasos de arcilla cocida”.
O: “en nuestro cuerpo el que se diera muerte a Jesús”.
O: “está entregando a la muerte”.
“Jesús”, P46BVg; אCDSyh: “el Señor Jesús”.