Ir al contenido

Ir al menú secundario

Ir al índice

Testigos de Jehová

español

Biblia en línea | TRADUCCIÓN DEL NUEVO MUNDO DE LAS SANTAS ESCRITURAS

2 Crónicas 13:1-22

13  En el año dieciocho del rey Jeroboán fue cuando Abías empezó a reinar sobre Judá.+  Tres años reinó en Jerusalén, y el nombre de su madre fue Micaya*+ hija de Uriel de Guibeah.+ Y hubo guerra misma entre Abías y Jeroboán.+  De modo que Abías participó en la guerra con una fuerza militar de cuatrocientos mil hombres poderosos de guerra,+ hombres escogidos. Y Jeroboán mismo se dispuso en orden de batalla contra él con ochocientos mil hombres escogidos, hombres valientes, poderosos.+  Abías ahora se levantó sobre el monte Zemaraim, que está en la región montañosa de Efraín,+ y dijo: “Óiganme, oh Jeroboán y todo Israel.  ¿No es cosa que ustedes deban saber, el que Jehová el Dios de Israel mismo dio un reino a David+ sobre Israel para tiempo indefinido,+ a él y a sus hijos,+ por un pacto de sal?+  Y Jeroboán+ hijo de Nebat, el siervo+ de Salomón hijo de David, procedió a levantarse y rebelarse+ contra su señor.*+  Y hombres ociosos,+ individuos que no servían para nada,+ siguieron juntándose a su lado. Finalmente resultaron superiores a Rehoboam hijo de Salomón, cuando Rehoboam+ mismo se hallaba joven y de corazón tímido,+ y no contaba con suficiente fuerza para hacerles frente.  ”Y ahora ustedes están pensando que tienen suficiente fuerza para hacer frente al reino de Jehová en la mano de los hijos de David,+ cuando ustedes son una gran muchedumbre+ y están con ustedes los becerros de oro que Jeroboán les hizo como dioses.*+  ¿No han expulsado ustedes a los sacerdotes de Jehová,+ los hijos de Aarón, y a los levitas, y no siguen ustedes haciéndose sacerdotes como los pueblos de los países?+ En cuanto a cualquiera que venía y llenaba su mano con poder* por medio de un toro joven* y siete carneros, llegaba a ser sacerdote de lo que no son dioses.*+ 10  En cuanto a nosotros, Jehová es nuestro Dios,+ y no lo hemos dejado; antes bien, hay sacerdotes ministrando a Jehová, hijos de Aarón, y también los levitas en la obra.+ 11  Y ellos están haciendo que las ofrendas quemadas humeen a Jehová mañana a mañana y tarde a tarde,+ y también incienso perfumado;+ y las capas de pan están sobre la mesa de [oro] puro,+ y hay el candelabro de oro+ y sus lámparas que encender tarde a tarde;+ porque nosotros estamos guardando la obligación+ para con Jehová nuestro Dios, pero ustedes mismos lo han dejado.+ 12  Y, ¡miren!, con nosotros está a la cabeza el Dios [verdadero]+ con sus sacerdotes+ y las trompetas de señal+ para hacer sonar la alarma de batalla contra ustedes. Oh hijos de Israel, no peleen contra Jehová el Dios de sus antepasados,+ porque no tendrán éxito”.+ 13  Y Jeroboán, por su parte, despachó una emboscada alrededor para que viniera desde detrás de ellos, y así resultó que ellos estuvieron enfrente de Judá, y la emboscada detrás de este.+ 14  Cuando los de Judá se volvieron, pues, allí tenían la batalla enfrente y detrás.+ Y empezaron a clamar a Jehová,+ mientras los sacerdotes hacían sonar fuertemente las trompetas. 15  Y los hombres de Judá prorrumpieron en un grito de guerra.+ Y aconteció que, cuando los hombres de Judá dieron un grito de guerra, entonces el Dios [verdadero] mismo derrotó+ a Jeroboán y a todo Israel delante de Abías+ y Judá. 16  Y los hijos de Israel se dieron a la fuga de delante de Judá, y entonces Dios los dio en mano de ellos.+ 17  Y Abías y su gente fueron derribándolos con una matanza extensa; y los muertos de Israel siguieron cayendo, quinientos mil hombres escogidos. 18  Así los hijos de Israel fueron humillados en aquel tiempo, pero los hijos de Judá resultaron superiores porque se apoyaron+ en Jehová el Dios de sus antepasados. 19  Y Abías siguió corriendo tras Jeroboán y logró tomarle ciudades: Betel+ y sus pueblos dependientes, y Jesaná y sus pueblos dependientes, y Efrén* y sus pueblos dependientes.+ 20  Y Jeroboán ya no retuvo más poder+ en los días de Abías;* antes bien, Jehová le asestó un golpe,+ de manera que murió. 21  Y Abías continuó fortaleciéndose.+ Con el tiempo se consiguió catorce esposas,+ y llegó a ser padre de veintidós hijos+ y dieciséis hijas. 22  Y el resto de los asuntos de Abías, aun sus caminos y sus palabras, están escritos en la exposición* del profeta Idó.+

Notas

“Micaya”, MVg; LXXSy, 11:20-22 y 1Re 15:2: “Maacá”.
“Su señor.” Heb.: ’adho·náv, pl. de ’a·dhóhn, para denotar excelencia.
“Como dioses.” O: “como dios”. Heb.: le’·lo·hím, pl. de ’elóh·ah. Véase 1Re 12:28, n: “Dios”.
O: “y se instalaba”.
“Un toro joven.” Lit.: “un toro, un hijo de un hato”.
“De lo que no son dioses.” Heb.: leló’ ’elo·hím.
“Efrén”, Mmargen; MLXXSyVg: “Efrón”.
“Abías.” Heb.: ’Avi·yá·hu.
O: “el comentario; midrás”. La primera de las dos veces que aparece “midrás” en M. Véase 24:27 y la n.