Ir al contenido

Ir al menú secundario

Ir al índice

Testigos de Jehová

español

Biblia en línea

TRADUCCIÓN DEL NUEVO MUNDO DE LAS SANTAS ESCRITURAS

1 Samuel 30:1-31

30  Y mientras David y sus hombres iban llegando a Ziqlag+ al tercer día, aconteció que los amalequitas+ hicieron una incursión en el sur y en Ziqlag; y procedieron a herir a Ziqlag y a quemarla con fuego,  y a llevarse cautivas a las mujeres+ [y a todos los] que* había en ella, desde el más pequeño hasta el más grande. No dieron muerte a nadie,* sino que fueron conduciéndolos y siguieron su camino.  Cuando David llegó con sus hombres a la ciudad, pues, allí estaba quemada con fuego, y, en cuanto a las esposas y los hijos y las hijas de ellos, habían sido llevados cautivos.  Y David y la gente que estaba con él empezaron a alzar la voz y llorar,+ hasta que no hubo en ellos poder para llorar [más].  Y las dos esposas de David habían sido llevadas cautivas, Ahinoam+ la jezreelita y Abigail+ la esposa de Nabal el carmelita.  Y aquello se le hizo muy angustioso a David,+ porque la gente dijo que lo apedrearan;+ pues el alma de toda la gente se había amargado,+ cada uno a causa de sus hijos y sus hijas. De modo que David recurrió a fortalecerse mediante Jehová su Dios.+  Por eso David dijo a Abiatar+ el sacerdote, hijo de Ahimélec: “Por favor, acércame el efod,+ sí”. Y vino Abiatar acercando el efod a David.  Y David empezó a inquirir de Jehová,+ diciendo: “¿Voy en seguimiento de esta partida merodeadora? ¿Los alcanzaré?”. A lo cual le dijo:+ “Ve en seguimiento, porque sin falta los alcanzarás, y sin falta efectuarás una liberación”.+  Prestamente se puso en marcha David, él y los seiscientos hombres+ que estaban con él, y siguieron adelante hasta el valle torrencial de Besor, y los hombres que habían de ser dejados atrás se detuvieron. 10  Y David continuó el seguimiento,+ él y cuatrocientos hombres, pero doscientos hombres que estaban demasiado cansados para pasar el valle torrencial de Besor+ se detuvieron. 11  Y entonces hallaron en el campo a un hombre, un egipcio.+ De modo que lo llevaron a David y le dieron pan para que comiera y le dieron agua de beber. 12  Además, le dieron una tajada de una torta de higos comprimidos y dos tortas de pasas.+ Entonces él comió, y le volvió el espíritu;+ pues no había comido pan ni bebido agua por tres días y tres noches. 13  David ahora le dijo: “¿A quién perteneces, y de dónde eres?”, a lo cual él dijo: “Soy un servidor egipcio, esclavo de un amalequita, pero mi amo me dejó porque enfermé hace tres días.+ 14  Nosotros fuimos los que hicimos una incursión en el sur de los keretitas+ y sobre lo que pertenece a Judá y sobre el sur de Caleb;+ y a Ziqlag la quemamos con fuego”. 15  Ante esto, David le dijo: “¿Me llevas abajo a esta partida merodeadora?”. A esto él dijo: “Júrame,+ sí, por Dios,* que no me darás muerte, y que no me entregarás en mano de mi amo,+ y te llevaré abajo a esta partida merodeadora”.* 16  En conformidad, lo llevó abajo,+ y allí estaban desparramados en desorden sobre la superficie de toda la tierra, comiendo y bebiendo y teniendo un banquete+ con motivo de todo el gran despojo que habían tomado de la tierra de los filisteos y de la tierra de Judá.+ 17  Y David estuvo derribándolos desde la oscuridad matutina hasta el atardecer, para darlos por entero a la destrucción;* y no escapó de ellos hombre alguno+ salvo cuatrocientos jóvenes que montaron en camellos y se pusieron en fuga. 18  Y David logró librar todo lo que los amalequitas habían tomado,+ y a sus dos esposas David las libró. 19  Y no hubo cosa alguna de lo suyo que les faltara, de lo más pequeño a lo más grande, ni de hijos e hijas, ni del despojo, ni siquiera de lo que habían tomado para sí.+ Todo lo recobró David. 20  Así que David tomó todos los rebaños y las vacadas, los cuales condujeron delante de aquel [otro] ganado. Entonces dijeron: “Este es el despojo de David”.+ 21  Por fin David llegó a los doscientos hombres+ que habían estado demasiado cansados para ir con David,* y a quienes habían* hecho quedarse junto al valle torrencial de Besor; y ellos salieron al encuentro de David y al encuentro de la gente que estaba con él. Cuando David se acercó a la gente, empezó a preguntarles cómo estaban. 22  Sin embargo, todo hombre malo y que no servía para nada+ de entre los hombres que habían ido con David respondió y siguió diciendo: “Por razón de que no fueron con nosotros,* ciertamente no les daremos nada del despojo que libramos, salvo a cada uno su esposa y sus hijos, y que los conduzcan y se vayan”. 23  Pero David dijo: “No deben hacer así, hermanos míos, con lo que Jehová nos ha dado,+ ya que él nos resguardó+ y dio en nuestra mano la partida merodeadora que vino contra nosotros.+ 24  ¿Y quién los escuchará a ustedes tocante a este dicho?* Porque como la parte que corresponde al que bajó a la batalla, aun así será la parte que corresponda al que se quedó junto al bagaje.+ Todos participarán juntos”.+ 25  Y desde aquel día en adelante aconteció que él lo mantuvo establecido como disposición reglamentaria y decisión judicial+ para Israel hasta el día de hoy. 26  Cuando David llegó a Ziqlag, procedió a enviar parte del despojo a los ancianos de Judá, sus amigos,+ diciendo: “Aquí está un regalo+ de bendición para ustedes del despojo de los enemigos de Jehová”. 27  A los que estaban en Betel,+ y a los de Ramot+ del sur, y a los de Jatir,+ 28  y a los de Aroer, y a los de Sifmot, y a los de Estemoa,+ 29  y a los de Racal, y a los de las ciudades de los jerahmeelitas,+ y a los de las ciudades de los quenitas,+ 30  y a los de Hormá,+ y a los de Borasán,+ y a los de Atac, 31  y a los de Hebrón,+ y a todos los lugares por donde David había andado, él y sus hombres.

Notas

“Las mujeres y todas las cosas que”, LXX; M: “las mujeres que”.
“Nadie”, o: “[ningún] hombre”, MVg; LXX: “[ningún] hombre o mujer”.
“Por Dios.” Heb.: vE’·lo·hím; gr.: The·óu; lat.: Dé·um.
LXXL añade: “Y él se lo juró”.
“Para darlos por entero a la destrucción”, por una enmienda; M: “de su día siguiente”.
O: “tras David”.
Aquí el pronombre sobrentendido es “ellos”. “Ellos”, M; LXXSyVg: “él”.
“Con nosotros”, LXXSyVg y seis mss heb.; M: “conmigo”.
“¿Este dicho?”, MSyVg; LXX: “¿este dicho? Porque ellos no son menos que ustedes”.