Ir al contenido

Ir al menú secundario

Ir al índice

Testigos de Jehová

español

Biblia en línea | TRADUCCIÓN DEL NUEVO MUNDO DE LAS SANTAS ESCRITURAS

1 Samuel 23:1-29

23  Con el tiempo vinieron a informar a David, y dijeron: “Mira que los filisteos están guerreando contra Queilá,+ y están saqueando las eras”.+  Y David procedió a inquirir+ de Jehová, diciendo: “¿Iré, y tengo que derribar a estos filisteos?”. A su vez Jehová dijo a David: “Ve, y tienes que derribar a los filisteos y salvar a Queilá”.  Ante esto, los hombres de David le dijeron: “¡Mira! Tenemos miedo al estar aquí en Judá,+ ¡y cuánto más en caso de que fuéramos a Queilá contra las líneas de batalla de los filisteos!”.+  Así que David volvió a inquirir de Jehová.+ Jehová ahora le contestó y dijo: “Levántate, desciende a Queilá, porque voy a dar a los filisteos en tu mano”.+  Por consiguiente, David fue con sus hombres a Queilá y peleó contra los filisteos, y se fue llevando su ganado, pero a ellos los derribó con una gran matanza; y David llegó a ser el salvador de los habitantes de Queilá.+  Ahora bien, aconteció que cuando Abiatar+ hijo de Ahimélec huyó a donde David, a Queilá, había un efod+ que bajó* en su mano.  Con el tiempo se hizo este informe a Saúl: “David ha venido a Queilá”.+ Y Saúl empezó a decir: “Dios lo ha vendido* en mi mano,+ pues se ha encerrado entrando en una ciudad con puertas y barra”.  De modo que Saúl convocó a todo el pueblo para guerra, para bajar a Queilá, para sitiar a David y sus hombres.  Y David llegó a saber que Saúl estaba urdiendo la maldad+ contra él. Por lo tanto dijo a Abiatar el sacerdote: “Anda, acerca el efod”.+ 10  Y David pasó a decir: “Oh Jehová el Dios de Israel,+ tu siervo ha oído definitivamente que Saúl está procurando venir a Queilá para arruinar la ciudad por mi causa.+ 11  ¿Me entregarán los terratenientes* de Queilá en su mano? ¿Descenderá Saúl, tal como ha oído tu siervo? Oh Jehová el Dios de Israel, informa a tu siervo, por favor”. A esto Jehová dijo: “Descenderá”.+ 12  Y David pasó a decir: “¿Me entregarán los terratenientes de Queilá a mí y a mis hombres en mano de Saúl?”. A su vez Jehová dijo: “Harán la entrega”.+ 13  En seguida David se levantó con sus hombres, unos seiscientos* hombres,+ y salieron de Queilá y continuaron andando por dondequiera que podían andar. Y a Saúl se le hizo el informe de que David había escapado de Queilá, así que desistió de salir. 14  Y David se puso a morar en el desierto, en lugares de difícil acceso, y siguió morando en la región montañosa, en el desierto de Zif.+ Y Saúl siguió buscándolo siempre,+ y Dios* no lo dio en su mano.+ 15  Y David continuó en temor* porque Saúl había salido a buscar su alma mientras David estaba en el desierto de Zif, en Hores.*+ 16  Jonatán hijo de Saúl ahora se levantó y fue a David, a Hores, para fortalecerle+ la mano respecto a Dios.+ 17  Y pasó a decirle: “No tengas miedo;+ porque no te hallará la mano de Saúl mi padre, y tú mismo serás rey+ sobre Israel, y yo mismo llegaré a ser segundo a ti; y Saúl mi padre también tiene conocimiento de que así es en efecto”.+ 18  Entonces los dos celebraron un pacto+ delante de Jehová; y David siguió morando en Hores, y Jonatán mismo se fue a su propio hogar. 19  Más tarde los hombres de Zif*+ subieron a donde Saúl estaba, a Guibeah,+ y dijeron: “¿No está ocultándose David+ cerca de nosotros en los lugares de difícil acceso, en Hores,+ en la colina de Hakilá,+ que está al lado derecho de Jesimón?*+ 20  Y ahora, en armonía con todo el deseo vehemente de tu alma,+ oh rey, de bajar, baja, y nuestra parte será entregarlo en la mano del rey”.+ 21  A lo cual dijo Saúl: “Benditos son ustedes de Jehová,+ porque me han tenido compasión. 22  Anden, por favor, perseveren un poco más y averigüen y vean el lugar de él donde llega a estar su pie —quienquiera que lo haya visto allí— porque se me ha dicho que él mismo es de veras astuto.+ 23  Y vean y averigüen todos los escondites donde se esconde; y tienen que volver a mí con la prueba,* y yo ciertamente iré con ustedes; y tiene que suceder que, si está en el país, entonces yo ciertamente lo buscaré detenidamente entre todos los millares*+ de Judá”. 24  Así que se levantaron y se fueron a Zif+ delante de Saúl, mientras David y sus hombres estaban en el desierto de Maón,+ en el Arabá,*+ al sur* de Jesimón. 25  Más tarde Saúl vino con sus hombres para buscarlo.+ Cuando informaron esto a David, él bajó en seguida al peñasco+ y continuó morando* en el desierto de Maón. Cuando Saúl llegó a oírlo, se internó corriendo+ tras David en el desierto de Maón. 26  Por fin Saúl llegó a este lado de la montaña, y David y sus hombres estaban en aquel lado de la montaña. De modo que David se daba prisa para irse+ a causa de Saúl; entretanto, Saúl y sus hombres venían rodeando a David y sus hombres para agarrarlos.+ 27  Pero hubo un mensajero que vino a Saúl, y dijo: “¡Apresúrate, sí, y ve, porque los filisteos han hecho una incursión en el país!”. 28  Ante aquello, Saúl se volvió de correr tras David+ y fue a encontrarse con los filisteos. Por eso han llamado a aquel lugar el Peñasco de las Divisiones.* 29  *Entonces David procedió a subir de allí y se puso a morar en los lugares de difícil acceso de En-guedí.+

Notas

“Había un efod que bajó”, M; T: “él bajó el efod”.
“Vendido”, TLXX; M: “apartado (rechazado)”; Vg y, por la alteración de la primera letra de esta palabra en M: “entregado”.
“Los terratenientes de.” Heb.: va·‛aléh; Vg: “hombres”.
“Seiscientos”, MSyVg; LXX: “cuatrocientos”.
“Dios”, MSyVg; LXX: “Jehová”.
“Continuó en temor”, por una diferencia de puntos vocálicos del verbo heb.; M: “llegó a ver [que]”.
Que significa: “Lugar Arbolado”.
O: “los zifeos”.
O: “del desierto”.
O: “con certeza; de seguro”.
O: “las subdivisiones tribuales”.
La parte del valle de la grieta que se extiende hacia el sur del golfo de Aqaba en el mar Rojo.
Lit.: “al lado de la derecha”, es decir, cuando uno mira al este.
“El peñasco y continuó morando”, MSyVg; LXX: “el peñasco que está”.
O: “han llamado a aquel lugar Sela-hammajleqot”, refiriéndose a los lugares lisos o resbaladizos.
MLXXVg empiezan aquí el capítulo 24.