Ir al contenido

Ir al menú secundario

Ir al índice

Testigos de Jehová

español

Biblia en línea

TRADUCCIÓN DEL NUEVO MUNDO DE LAS SANTAS ESCRITURAS

1 Samuel 21:1-15

21  Más tarde David llegó a Nob,+ a Ahimélec el sacerdote; y Ahimélec+ se puso a temblar al encontrarse con David, y entonces le dijo: “¿Por qué estás solo, y nadie está contigo?”.+  Ante esto, David dijo a Ahimélec el sacerdote: “El rey mismo me dio órdenes en cuanto a un asunto,+ y pasó a decirme: ‘Que nadie sepa nada del asunto respecto al cual te envío y respecto al cual te he dado órdenes’. Y he hecho una cita con los jóvenes* para tal y tal lugar.  Y ahora, si tienes cinco panes a tu disposición, sólo dalos en mi mano, o* lo que sea que se pueda hallar”.+  Pero el sacerdote respondió a David y dijo: “No hay pan común bajo mi mano, pero hay pan santo;+ con tal que los jóvenes al menos se hayan guardado de mujeres”.+  De modo que David contestó al sacerdote y le dijo: “Pero se ha mantenido a las mujeres apartadas de nosotros, lo mismo que antes cuando yo salía,*+ y los organismos* de los jóvenes continúan santos, aunque la misión misma es común. ¿Y cuánto más hoy, cuando uno se hace santo en [su] organismo?”.  Ante esto, el sacerdote le dio lo que era santo,+ porque no se hallaba allí pan alguno aparte del pan de la proposición* que había sido quitado de delante de Jehová+ para poner allí pan fresco* en el día de ser quitado.  Ahora bien, uno de los siervos de Saúl estaba allí aquel día, detenido+ delante de Jehová, y su nombre era Doeg+ el edomita,+ el mayoral de los pastores* que pertenecían a Saúl.+  Y David dijo además a Ahimélec: “¿Y no hay nada aquí a tu disposición, una lanza o una espada? Pues ni mi propia espada ni mis armas tomé yo en la mano, porque el asunto del rey resultó ser urgente”.  A esto dijo el sacerdote: “La espada de Goliat+ el filisteo, a quien tú derribaste en la llanura baja de Elah+... aquí está, envuelta en un manto, detrás del efod.+ Si es lo que quieres tomar para ti mismo, tómala, porque no hay otra aquí salvo esta”. Y David pasó a decir: “Ninguna hay como ella. Dámela”. 10  Entonces David se levantó y continuó huyendo+ aquel día a causa de Saúl, y por fin llegó a donde Akís el rey de Gat.+ 11  Y los siervos de Akís empezaron a decirle: “¿No es éste David el rey+ del país? ¿No fue a este a quien siguieron respondiendo con* danzas,+ diciendo: ‘Saúl ha derribado sus miles, y David sus decenas de miles’?”.*+ 12  Y David empezó a tomar estas palabras en su corazón, y le dio muchísimo miedo+ a causa de Akís el rey de Gat. 13  De modo que disfrazó+ su cordura ante los ojos de ellos+ y empezó a hacerse el loco en mano de ellos, e hizo de continuo signos de cruz* en las hojas de la puerta,* y dejó correr la saliva por la barba. 14  Por fin Akís dijo a sus siervos: “Aquí ven ustedes a un hombre que está portándose como un loco. ¿Por qué deben traérmelo? 15  ¿Me hacen falta personas que se hayan vuelto locas, para que hayan traído a este para que se porte como un loco junto a mí? ¿Debe entrar este en mi casa?”.

Notas

“Jóvenes”, es decir, de su séquito.
“Si hay cinco panes bajo tu mano, da en mi mano”, LXX; MSy: “¿qué hay bajo tu mano? Solo da cinco panes en mi mano, o”.
Es decir, en una expedición militar.
O: “vasos”.
O: “pan de la Presencia”, M; Vg: “pan de la presentación”.
Lit.: “caliente”, es decir, acabado de hornear.
“El más poderoso de los corredores”, por una leve enmienda de M.
Lit.: “en las”.
O: “sus miríadas”.
“Y siguió tamborileando”, LXX.
O: “ciudad”, representada por la puerta. LXX: “ciudad”.