Ir al contenido

Ir al menú secundario

Ir al índice

Testigos de Jehová

español

Biblia en línea | TRADUCCIÓN DEL NUEVO MUNDO DE LAS SANTAS ESCRITURAS

1 Samuel 17:1-58

17  Y los filisteos+ se pusieron a juntar sus campamentos para la guerra. Cuando se hubieron juntado en Socoh,+ que pertenece a Judá, entonces se pusieron a acampar entre Socoh y Azeqá,+ en Efes-damim.+  En cuanto a Saúl y los hombres de Israel, ellos se juntaron y se pusieron a acampar en la llanura baja de Elah,+ y fueron poniéndose en orden de batalla para su encuentro con los filisteos.  Y los filisteos estaban de pie sobre la montaña de este lado, y los israelitas estaban de pie sobre la montaña de aquel lado, con el valle entre ellos.  Y empezó a salir de los campamentos de los filisteos un campeón, por nombre Goliat,+ de Gat,+ de una altura de seis codos y un palmo.*+  Y había sobre su cabeza un yelmo de cobre, y llevaba puesta una cota de malla, de escamas superpuestas, y el peso de la cota de malla+ era de cinco mil siclos* de cobre.  Y había grebas de cobre más arriba de sus pies y una jabalina+ de cobre entre sus hombros.  Y el asta de madera de su lanza era como el enjulio de los obreros del telar,+ y la hoja de su lanza era de seiscientos siclos* de hierro; y el que llevaba el escudo grande venía marchando delante de él.  Entonces se detuvo y se puso a gritar a las líneas de batalla de Israel+ y a decirles: “¿Para qué salen a ponerse en orden de batalla? ¿No soy yo el filisteo y ustedes siervos+ que pertenecen a Saúl? Escójanse un hombre, y que baje él a mí.  Si él puede pelear conmigo y de veras me derriba, entonces tendremos que hacernos siervos de ustedes. Pero si yo mismo puedo más que él y de veras lo derribo, entonces ustedes tienen que hacerse siervos nuestros, y tendrán que servirnos”.+ 10  Y el filisteo siguió diciendo: “Yo mismo de veras desafío+ a las líneas de batalla de Israel este día. ¡Denme un hombre y peleémonos!”.+ 11  Cuando Saúl+ y todo Israel oyeron estas palabras del filisteo, entonces se aterrorizaron y tuvieron muchísimo miedo.+ 12*  Ahora bien, David era hijo de aquel efrateo+ de Belén de Judá cuyo nombre era Jesé. Y este tenía ocho hijos.+ Y en los días de Saúl el hombre era ya viejo entre los hombres.* 13  Y los tres hijos mayores de Jesé procedieron a irse. Fueron tras Saúl a la guerra,+ y los nombres de sus tres hijos que fueron a la guerra eran Eliab+ el primogénito, y su segundo hijo Abinadab+ y el tercero Samah.+ 14  Y David era el más joven,+ y los tres mayores mismos se fueron tras Saúl. 15  Y David iba y volvía de Saúl para cuidar las ovejas+ de su padre en Belén. 16  Y el filisteo siguió presentándose temprano por la mañana y al atardecer y tomando su posición por cuarenta días. 17  Entonces Jesé dijo a David su hijo: “Lleva, por favor, a tus hermanos este efá* de grano tostado+ y estos diez panes, y cárgaselos pronto al campamento, a tus hermanos. 18  Y estas diez porciones de leche* se las debes llevar al jefe del millar;+ también, debes mirar por tus propios hermanos respecto de su bienestar,+ y una prenda debes tomar de ellos”. 19  Entretanto, Saúl y ellos y todos los demás hombres de Israel estaban en la llanura baja de Elah,+ peleando contra los filisteos.+ 20  Por consiguiente, David se levantó muy de mañana y dejó las ovejas a cargo del guarda y, cargándose, se fue tal como le había mandado Jesé.+ Cuando llegó al cercado del campamento,+ las fuerzas militares estaban saliendo a la línea de batalla,+ y alzaron un grito para la batalla. 21  E Israel y los filisteos empezaron a disponerse en línea de batalla para hacer frente a la línea de batalla. 22  En seguida David dejó el bagaje+ de sobre sí al cuidado del guarda del bagaje+ y se fue corriendo a la línea de batalla. Cuando llegó, empezó a preguntar por el bienestar de sus hermanos.+ 23  Mientras estaba hablando con ellos, pues, he aquí que el campeón, cuyo nombre era Goliat,+ el filisteo de Gat,+ venía subiendo de las líneas de batalla de los filisteos, y empezó a hablar las mismas palabras que antes,+ y David pudo oír. 24  En cuanto a todos los hombres de Israel, al ver al hombre, pues, se fueron huyendo a causa de él, y tenían muchísimo miedo.+ 25  Y los hombres de Israel empezaron a decir: “¿Han visto a este hombre que está subiendo? Pues es para desafiar con escarnio+ a Israel para lo que está subiendo. Y tiene que suceder que, al hombre que lo derribe, el rey lo enriquecerá con grandes riquezas, y le dará su propia hija,+ y a la casa de su padre la libertará en Israel”.+ 26  Y David empezó a decir a los hombres que estaban de pie cerca de él: “¿Qué se le hará al hombre que derribe a ese filisteo+ allá y realmente aparte el oprobio de sobre Israel?+ ¿Pues quién es este filisteo incircunciso+ para que tenga que desafiar con escarnio+ a las líneas de batalla del Dios vivo?”.*+ 27  Entonces la gente le dijo las mismas palabras que antes, diciendo: “Así se le hará al hombre que lo derribe”. 28  Y Eliab+ su hermano mayor llegó a oír cuando él hablaba con los hombres, y la cólera de Eliab se enardeció contra David,+ de modo que dijo: “¿Para qué has bajado? ¿Y a cargo de quién dejaste aquellas pocas ovejas allá atrás en el desierto?+ Yo mismo conozco bien tu presuntuosidad y la maldad de tu corazón,+ porque has bajado con el propósito de ver la batalla”.+ 29  A esto David dijo: “¿Qué he hecho yo ahora? ¿No era solo una palabra?”.+ 30  Con eso se volvió de su lado hacia algún otro y se puso a decir la misma palabra que antes,+ y, a su vez, la gente le dio la misma respuesta que anteriormente.+ 31  Así que las palabras que David habló llegaron a ser oídas, y fueron refiriéndolas delante de Saúl. De modo que él lo mandó traer.* 32  Y David procedió a decir a Saúl: “No se desplome en él el corazón de hombre alguno.*+ Tu siervo mismo irá y realmente peleará con este filisteo”.+ 33  Pero Saúl dijo a David: “Tú no puedes ir contra este filisteo para pelear con él,+ porque solo eres un muchacho,+ y él es un hombre de guerra desde su mocedad”. 34  Y David pasó a decir a Saúl: “Tu siervo llegó a ser pastor de su padre entre el rebaño, y vino un león,*+ y también un oso, y [cada uno] se llevó una oveja del hato. 35  Y yo salí tras él y lo derribé+ y de su boca hice el rescate. Cuando empezó a levantarse contra mí, lo agarré de la barba y lo derribé y le di muerte. 36  Tanto al león como al oso tu siervo los derribó; y este filisteo+ incircunciso tiene que llegar a ser como uno de ellos, porque ha desafiado con escarnio+ a las líneas de batalla+ del Dios vivo”.*+ 37  Entonces añadió David:* “Jehová, que me libró de la garra* del león y de la garra del oso, él es quien me librará de la mano de este filisteo”.+ Ante esto, Saúl dijo a David: “Ve, y que Jehová mismo resulte estar contigo”.+ 38  Saúl ahora se puso a vestir a David con las prendas de vestir suyas, y le puso un yelmo de cobre sobre la cabeza, después de lo cual lo vistió con una cota de malla. 39  Entonces David se ciñó la espada de aquel sobre sus prendas de vestir y trató de andar, [pero no pudo,] porque no las había ensayado sobre sí.* Por fin David dijo a Saúl: “No puedo ir en estas cosas, porque no las he ensayado sobre mí”. De modo que David se las quitó de encima.+ 40  Y procedió a tomar su cayado en la mano y a escogerse las cinco piedras más lisas del valle torrencial y a ponerlas en su bolsa de pastor que le servía de receptáculo, y llevaba en la mano su honda.+ Y empezó a acercarse al filisteo. 41  Y el filisteo empezó a venir, acercándose cada vez más a David, y el hombre que llevaba el escudo grande estaba delante de él. 42  Ahora bien, cuando el filisteo miró y vio a David, empezó a despreciarlo,+ porque resultaba que era un muchacho,+ y rubicundo,+ de hermosa apariencia.+ 43  De modo que el filisteo dijo a David: “¿Soy yo un perro,+ para que vengas a mí con cayados?”. Con eso, el filisteo invocó el mal contra David por sus dioses.*+ 44  Y el filisteo dijo además a David: “Nada más ven a mí, y ciertamente daré tu carne a las aves del cielo y a las bestias del campo”.+ 45  A su vez, David dijo al filisteo: “Tú vienes a mí con una espada y con una lanza y con una jabalina,+ pero yo voy a ti con el nombre de Jehová de los ejércitos,+ el Dios de las líneas de batalla de Israel, a quien tú has desafiado con escarnio.+ 46  Este día Jehová te entregará en mi mano,+ y yo ciertamente te derribaré y te quitaré la cabeza; y ciertamente daré los cadáveres del campamento de los filisteos* este día a las aves de los cielos y a las bestias salvajes de la tierra;+ y personas de toda la tierra* sabrán que existe un Dios que pertenece a Israel.*+ 47  Y toda esta congregación sabrá que ni con espada ni con lanza salva Jehová,+ porque a Jehová pertenece la batalla,+ y él tiene que darlos a ustedes en nuestra mano”.+ 48  Y sucedió que el filisteo se levantó y siguió viniendo y acercándose al encuentro de David, y David empezó a apresurarse y a correr hacia la línea de batalla, al encuentro del filisteo.+ 49  Entonces David metió la mano en su bolsa y tomó de allí una piedra y la tiró con la honda, de modo que le dio+ al filisteo en la frente, y la piedra se le hundió en la frente,* y él fue cayendo sobre su rostro a tierra.+ 50  Así que David, con una honda y una piedra, resultó más fuerte que el filisteo, y derribó al filisteo y le dio muerte; y no había espada en la mano de David.+ 51  Y David continuó corriendo y logró plantarse sobre el filisteo. Entonces le tomó la espada+ y la sacó de su vaina y definitivamente le dio muerte cuando con ella le cortó la cabeza.+ Y los filisteos llegaron a ver que había muerto su poderoso, y echaron a huir.+ 52  Ante esto, los hombres de Israel y de Judá se levantaron y prorrumpieron en gritos y fueron persiguiendo+ a los filisteos hasta [el] valle*+ y hasta las puertas de Eqrón,+ y los mortalmente heridos de los filisteos siguieron cayendo por el camino desde Saaraim,*+ tanto hasta Gat como hasta Eqrón. 53  Después los hijos de Israel volvieron de perseguir acaloradamente a los filisteos, y se pusieron a saquear+ sus campamentos. 54  Entonces David tomó la cabeza+ del filisteo y la trajo a Jerusalén, y puso las armas de él en su tienda.+ 55*  Ahora bien, al momento que Saúl vio a David salir al encuentro del filisteo, dijo a Abner+ el jefe del ejército: “¿De quién+ es hijo el muchacho,+ Abner?”. A lo que dijo Abner: “¡Por la vida de tu alma, oh rey, no lo sé en absoluto!”. 56  Así que dijo el rey: “Pregunta de quién es hijo el mozo”. 57  Por consiguiente, luego que David volvió de derribar al filisteo, Abner procedió a tomarlo y a traerlo delante de Saúl, con la cabeza+ del filisteo en la mano. 58  Saúl ahora le dijo: “¿De quién eres hijo, muchacho?”, a lo que dijo David: “El hijo de tu siervo Jesé+ el betlemita”.+

Notas

Unos 2,9 m (9 pies 5,75 pul.).
Unos 57 kg (125 lb. a.).
Unos 6,84 kg (15 lb. a.).
LXXB omite los vv. 12-31.
“Había envejecido y estaba avanzado en años”, Sy; LXXL: “era viejo, de muchísimos años”; Vg: “era viejo y de gran edad entre los hombres”.
Unos 22 L (20 qt. á.).
“Leche”, M; Vg: “queso”.
“Dios vivo.” Heb.: ’Elo·hím, seguido por el adjetivo jai·yím, “vivo”, ambos están en pl. para denotar majestad y excelencia. En LXXASyVg, “vivo” está en sing. Véase Dt 5:26, n.
LXXB omite los vv. 12-31.
“Hombre alguno”, MSy; LXX: “mi señor”.
Lit.: “el león”. Heb.: ha·’arí, el león africano.
Véase v. 26, n.
“Entonces añadió David”, MSyVg; LXX omite esta frase.
O: “mano”.
“Y se fatigó caminando de un lado para otro una y dos veces”, LXX.
O: “su dios”. Compárese con 5:7, n.
Según MSyVg; LXX: “tus miembros y los miembros [de los cadáveres] del campamento de los filisteos”.
“Personas de toda la tierra.” Lit.: “toda la tierra”, pero esta frase está acompañada por un verbo en pl. Compárese con Gé 41:57, n.
“Un Dios que pertenece a Israel.” Heb.: ’Elo·hím leYis·ra·’él; TLXXSyVg y 15 mss heb.: “un Dios en Israel”.
“Se le hundió en la frente”, MSyVg; LXX: “atravesó el casco mismo y penetró en su frente”.
“Valle.” Heb.: ghai’; LXX: “Gat”.
O: “el camino de las Dos Puertas”.
LXXB omite desde el v. 55 hasta “filisteos” inclusive en 18:6a.