Ir al contenido

Ir al menú secundario

Ir al índice

Testigos de Jehová

español

Biblia en línea

TRADUCCIÓN DEL NUEVO MUNDO DE LAS SANTAS ESCRITURAS

1 Reyes 9:1-28

9  Y aconteció que, tan pronto como Salomón hubo acabado de edificar la casa+ de Jehová y la casa del rey+ y toda cosa deseable de Salomón que él se deleitó en hacer,+  entonces Jehová se apareció a Salomón por segunda vez, lo mismo que se le había aparecido en Gabaón.+  Y Jehová pasó a decirle: “He oído tu oración+ y tu petición de favor con que solicitaste favor delante de mí. He santificado+ esta casa que has edificado mediante poner allí mi nombre+ hasta tiempo indefinido; y mis ojos+ y mi corazón ciertamente resultarán estar allí siempre.+  Y tú, si andas+ delante de mí, tal como anduvo David+ tu padre, con integridad+ de corazón y con rectitud,+ haciendo conforme a todo lo que te he mandado,+ y guardas mis disposiciones reglamentarias+ y mis decisiones judiciales,+  entonces yo verdaderamente estableceré el trono de tu reino sobre Israel hasta tiempo indefinido,* tal como prometí a David tu padre, al decir: ‘Ni un solo hombre tuyo será cortado de [sentarse] sobre el trono de Israel’.+  Si ustedes mismos y sus hijos definitivamente se vuelven de seguirme+ y no guardan mis mandamientos y mis estatutos que he puesto delante de ustedes, y realmente van y sirven a otros dioses+ y se inclinan ante ellos,*  entonces yo ciertamente cortaré a Israel de sobre la superficie del suelo que les he dado;+ y la casa que he santificado a mi nombre la arrojaré* de delante de mí,+ e Israel verdaderamente llegará a ser un dicho proverbial+ y escarnio entre todos los pueblos.  Y esta casa misma llegará a ser montones de ruinas.*+ Todo el que vaya pasando junto a ella clavará la vista en ella con asombro,+ y ciertamente silbará y dirá: ‘¿Por qué razón hizo así Jehová a esta tierra y a esta casa?’.+  Y tendrán que decir: ‘Por razón de que dejaron a Jehová su Dios que había sacado a sus antepasados de la tierra de Egipto,+ y procedieron a asirse de otros dioses+ y a inclinarse ante ellos y a servirles. Por eso Jehová trajo sobre ellos toda esta calamidad’”.+ 10  Y al cabo de veinte años, en los cuales Salomón edificó las dos casas, la casa de Jehová+ y la casa del rey+ 11  (Hiram+ el rey de Tiro había él mismo ayudado a Salomón+ con maderas de cedros y maderas de enebros y con oro, cuanto en ello se deleitó),+ aconteció que en aquel tiempo el rey Salomón procedió a dar a Hiram veinte ciudades en la tierra de Galilea.*+ 12  Por lo tanto, Hiram salió de Tiro para ver las ciudades que Salomón le había dado, y no fueron precisamente apropiadas a sus ojos.+ 13  Por lo tanto, dijo: “¿Qué clase de ciudades son estas que me has dado, hermano mío?”. Y llegaron a ser llamadas la Tierra de Cabul* hasta el día de hoy. 14  Mientras tanto, Hiram envió al rey ciento veinte talentos* de oro.+ 15  Ahora bien, esta es la relación de los que fueron reclutados para trabajo forzado,+ una leva que el rey Salomón hizo para edificar la casa de Jehová+ y su propia casa y el Montículo*+ y el muro+ de Jerusalén y Hazor+ y Meguidó+ y Guézer.+ 16  (Faraón el rey de Egipto había subido él mismo y entonces tomado a Guézer y la había quemado con fuego, y a los cananeos+ que moraban en la ciudad los había matado. De modo que la dio como regalo de despedida a su hija,+ la esposa de Salomón.) 17  Y Salomón pasó a edificar a Guézer y a Bet-horón Baja,+ 18  y a Baalat+ y a Tamar* en el desierto, en el país, 19  y todas las ciudades de almacenamiento+ que llegaron a ser de Salomón, y las ciudades de los carros+ y las ciudades para los hombres de a caballo, y las cosas deseables de Salomón+ que él había deseado edificar en Jerusalén y en el Líbano y en toda la tierra de su dominio. 20  En cuanto a toda la gente que quedó de los amorreos,+ los hititas,+ los perizitas,+ los heveos+ y los jebuseos,+ que no eran parte de los hijos de Israel,+ 21  los hijos de estos que habían quedado después de ellos en el país, a quienes los hijos de Israel no habían podido dar por entero a la destrucción,+ Salomón siguió haciendo leva de estos para trabajo forzado de esclavos hasta el día de hoy.+ 22  Y a ninguno de los hijos de Israel constituyó Salomón en esclavo;+ pues ellos eran los guerreros, y los siervos de él, y sus príncipes, y sus adjutores y jefes de los que conducían sus carros y de sus hombres de a caballo.+ 23  Estos eran los jefes de los comisarios que estaban sobre la obra de Salomón, quinientos cincuenta, los capataces sobre la gente que estaba activa en la obra.+ 24  Sin embargo, la hija+ de Faraón misma subió de la Ciudad de David+ a su propia casa que él le había edificado. Fue entonces cuando él edificó el Montículo.+ 25  Y Salomón continuó ofreciendo tres+ veces al año sacrificios quemados y sacrificios de comunión sobre el altar que había edificado a Jehová,+ y había un hacer humo de sacrificio* sobre el [altar],+ que estaba delante de Jehová; y completó la casa.+ 26  Y había una flota de naves que el rey Salomón hizo en Ezión-guéber,+ que está junto a Elot,+ sobre la orilla del mar Rojo en la tierra de Edom.+ 27  E Hiram siguió enviando en la flota de naves a sus propios siervos,+ hombres de mar,* que poseían conocimiento del mar, junto con los siervos de Salomón. 28  Y procedieron a ir a Ofir+ y a tomar de allí cuatrocientos veinte talentos* de oro,+ y a traerlo al rey Salomón.

Notas

O: “sobre Israel para siempre”.
O: “y los adoran”.
“Arrojaré”, TLXXVg y 2Cr 7:20; M: “despediré”.
“Llegará a ser montones de ruinas”, por una corrección menor para concordar con SyIt; M: “llegará a ser muy prominente (sobresaliente; conspicua)”.
O: “el circuito”. Heb.: hag·Ga·líl; gr.: Ga·li·lái·ai; lat.: Ga·li·lé·ae. “Galilea” designó posteriormente la provincia romana al norte de Samaria.
O: “la Tierra Que Es Como Nada”; quizás: “la Tierra Engrillada”.
Véase Ap. 8A.
“El Montículo.” Lit.: “el relleno [de tierra]”. Heb.: ham·mil·lóh’. Posiblemente una estructura parecida a ciudadela.
“Tadmor”, MmargenSy (véase 2Cr 8:4); Vg: “Palmira”.
“Había un hacer humo de sacrificio.” En heb. estas palabras son un solo verbo en el infinitivo absoluto, indefinido en cuanto a tiempo, e impersonal.
Lit.: “hombres de naves”.
Véase Ap. 8A.