Ir al contenido

Ir al menú secundario

Ir al índice

Testigos de Jehová

español

Biblia en línea | TRADUCCIÓN DEL NUEVO MUNDO DE LAS SANTAS ESCRITURAS

1 Reyes 5:1-18

5  E Hiram+ el rey de Tiro+ procedió a enviar sus siervos+ a Salomón, porque había oído que él era al que habían ungido por rey en lugar de su padre; porque Hiram siempre había resultado ser amador* de David.+  A su vez, Salomón envió a decir a Hiram:+  “Tú mismo bien sabes que David mi padre no pudo edificar una casa al nombre de Jehová su Dios por causa del guerrear+ con que lo cercaron, hasta que Jehová los puso debajo de las plantas de sus pies.  Y ahora Jehová mi Dios me ha dado descanso todo en derredor.+ No hay resistidor,* y no hay nada malo que esté sucediendo.+  Y, mira, estoy pensando en edificar* una casa al nombre de Jehová mi Dios,+ tal como lo prometió Jehová a David mi padre, al decir: ‘Tu hijo que yo pondré sobre tu trono en lugar de ti, él es el que edificará la casa a mi nombre’.+  Y ahora manda que me corten cedros* del Líbano;+ y mis siervos mismos resultarán estar con tus siervos, y el salario de tus siervos te lo daré conforme a todo lo que digas, porque tú mismo bien sabes que no hay entre nosotros ninguno que sepa cortar árboles como los sidonios”.+  Y aconteció que, en cuanto Hiram+ oyó las palabras de Salomón, empezó a regocijarse en gran manera, y pasó a decir: “¡Bendito+ es Jehová hoy, puesto que ha dado a David un hijo sabio+ sobre este pueblo numeroso!”.+  Por lo tanto, Hiram envió a decir a Salomón: “He oído lo que me enviaste. Por mi parte, haré todo lo que te deleite en el asunto de maderas de cedros y maderas de enebros.+  Mis siervos mismos las bajarán del Líbano+ al mar; y yo, por mi parte, las pondré en armadías [para ir] por mar hasta el mismísimo lugar sobre el que me envíes aviso;+ y ciertamente haré que las desbaraten allí, y tú, por tu parte, las llevarás; y tú, por tu parte, harás mi deleite al dar el alimento para mi casa”.+ 10  Por lo tanto, Hiram se hizo dador de maderas de cedros y maderas de enebros a Salomón conforme a todo su deleite. 11  Y Salomón, por su parte, dio a Hiram veinte mil medidas de coro*+ de trigo como víveres para su casa y veinte medidas de coro de aceite batido.*+ Eso fue lo que Salomón siguió dando a Hiram año por año.+ 12  Y Jehová, por su parte, dio a Salomón sabiduría, tal como le había prometido;+ y llegó a haber paz entre Hiram y Salomón, y ambos procedieron a celebrar un pacto. 13  Y el rey Salomón siguió haciendo subir a los de todo Israel reclutados para trabajo forzado; y los reclutados para trabajo forzado+ ascendieron a treinta mil hombres. 14  Y los enviaba al Líbano en turnos de diez mil al mes. Por un mes continuaban en el Líbano, por dos meses en sus hogares;+ y Adoniram+ estaba sobre los reclutados+ para trabajo forzado.+ 15  Y Salomón llegó a tener+ setenta mil hombres que llevaban cargas+ y ochenta mil cortadores+ en la montaña,+ 16  además de los comisarios+ principescos* de Salomón que estaban sobre la obra, tres mil trescientos capataces+ sobre la gente que estaba activa en la obra. 17  Por consiguiente, el rey mandó que sacaran de la cantera piedras grandes, piedras costosas,+ para colocar el fundamento+ de la casa con piedras labradas.+ 18  De modo que los edificadores de Salomón y los edificadores de Hiram y los guebalitas+ efectuaron el cortar, y siguieron preparando las maderas y las piedras para edificar la casa.

Notas

O: “amigo”. Lat.: a·mí·cus.
“Resistidor.” Heb.: sa·tán; sir.: sa·ta·na’, “el resistidor”; lat.: Sá·tan.
Lit.: “estoy diciendo [para mí] que edifique”.
O: “abetos”. Gr.: xý·la, “árboles”.
Véase 4:22, n: “Coro”.
Es decir, aceite especialmente fino y costoso, que se obtiene al machacar o batir aceitunas en un mortero; a veces se pisan las aceitunas.
Lit.: “príncipes de los comisarios”.