Ir al contenido

Ir al menú secundario

Ir al índice

Testigos de Jehová

español

Biblia en línea | TRADUCCIÓN DEL NUEVO MUNDO DE LAS SANTAS ESCRITURAS

1 Juan 3:1-24

3  ¡Vean qué clase de amor+ nos ha dado el Padre, de modo que se nos llame hijos de Dios!;+ y eso somos. Por eso el mundo+ no tiene conocimiento de nosotros, porque no ha llegado a conocerlo a él.+  Amados, ahora somos hijos de Dios,+ pero todavía no se ha manifestado lo que seremos.+ Sí sabemos que cuando él* sea manifestado+ seremos semejantes a él,+ porque lo veremos tal como él es.+  Y todo el que tiene esta esperanza puesta en él se purifica+ a sí mismo así como ese es puro.+  Todo el que practica* pecado+ también está practicando desafuero,+ de modo que el pecado+ es desafuero.  Ustedes saben también que aquel fue manifestado para quitar [nuestros]* pecados,+ y no hay pecado+ en él.  Todo el que permanece en unión+ con él no practica el pecado;+ nadie que practica el pecado lo ha visto ni ha llegado a conocerlo.+  Hijitos, no vaya a extraviarlos nadie; el que se ocupa en la justicia es justo, así como ese es justo.+  El que se ocupa en el pecado se origina del Diablo,* porque el Diablo ha estado pecando desde [el] principio.*+ Con este propósito el Hijo de Dios fue manifestado,+ a saber, para desbaratar las obras del Diablo.+  Todo el que ha nacido* de Dios no se ocupa en el pecado,+ porque la semilla [reproductiva] de Él permanece en el tal, y no puede practicar el pecado, porque ha nacido de Dios.+ 10  Los hijos de Dios y los hijos del Diablo se hacen evidentes por este hecho: Todo el que no se ocupa en la justicia+ no se origina de Dios, tampoco el que no ama a su hermano.+ 11  Porque este es el mensaje que ustedes han oído desde [el] principio,*+ que debemos tener amor unos para con otros;+ 12  no como Caín, que se originó del inicuo y degolló+ a su hermano. ¿Y por qué causa lo degolló? Porque sus propias obras eran inicuas,+ pero las de su hermano [eran] justas.+ 13  No se maravillen, hermanos, de que el mundo los odie.+ 14  Nosotros sabemos que hemos pasado de muerte a vida,+ porque amamos a los hermanos.+ El que no ama permanece en la muerte.+ 15  Todo el que odia+ a su hermano es homicida,+ y ustedes saben que ningún homicida+ tiene la vida eterna [como cosa] permanente en él.+ 16  En esto hemos venido a conocer el amor,+ porque aquel entregó su alma* por nosotros;+ y nosotros estamos obligados a entregar [nuestras] almas* por [nuestros]* hermanos.+ 17  Pero cualquiera que tiene los medios de este mundo para el sostén de la vida,+ y contempla a su hermano pasar necesidad,+ y sin embargo le cierra la puerta de sus tiernas compasiones,+ ¿de qué manera permanece el amor de Dios en él?+ 18  Hijitos, no amemos+ de palabra ni con la lengua,+ sino en hecho+ y verdad.+ 19  En esto conoceremos que nos originamos de la verdad,+ y aseguraremos* nuestro corazón delante de él 20  respecto a cualquier cosa en que nos condene nuestro corazón,+ porque Dios es mayor que nuestro corazón y conoce todas las cosas.+ 21  Amados, si [nuestro] corazón no [nos] condena, tenemos franqueza de expresión para con Dios;+ 22  y cualquier cosa que le pedimos la recibimos de él,+ porque estamos observando sus mandamientos y estamos haciendo las cosas que son gratas a sus ojos.+ 23  En verdad, este es su mandamiento: que tengamos fe en el nombre de su Hijo Jesucristo+ y nos estemos amando unos a otros,+ así como él nos dio mandamiento. 24  Además, el que observa sus mandamientos permanece en unión con él, y él en unión con el tal;+ y en esto adquirimos el conocimiento de que él permanece en unión con nosotros,+ debido al espíritu+ que nos dio.

Notas

O: “ello”.
Lit.: “Todo el que hace”.
Lit.: “los”.
“El Diablo.” Gr.: tou Di·a·bó·lou; lat.: Di·á·bo·lo; J17,18,22(heb.): has·Sa·tán.
O: “desde que empezó”.
Lit.: “habiendo sido generado”.
“Desde [el] principio.” Gr.: ap’ ar·kjés; lat.: ab i·ní·ti·o; J17(heb.): me·ró’sch.
O: “vida”. Gr.: psy·kjén; lat.: á·ni·mam; J17,18,22(heb.): naf·schóh, “su alma”. Véase Ap. 4A.
O: “vidas”.
Lit.: “los”.
Lit.: “persuadiremos”.