Ir al contenido

Ir al menú secundario

Ir al índice

Testigos de Jehová

español

Biblia en línea | TRADUCCIÓN DEL NUEVO MUNDO DE LAS SANTAS ESCRITURAS

Éxodo 9:1-35

9  En consecuencia, Jehová dijo a Moisés: “Entra a donde Faraón, y tienes que declararle:+ ‘Esto es lo que ha dicho Jehová el Dios de los hebreos: “Envía a mi pueblo para que me sirva.  Pero si continúas rehusando enviarlos y todavía los tienes asidos,+  ¡mira!, la mano+ de Jehová va a venir sobre tu ganado+ que está en el campo. Sobre los caballos, los asnos, los camellos, la vacada y el rebaño habrá una peste gravísima.+  Y Jehová ciertamente hará distinción entre el ganado de Israel y el ganado de Egipto, y no morirá ni una sola cosa de todo lo que pertenece a los hijos de Israel”’”.+  Además, Jehová fijó un tiempo señalado, diciendo: “Mañana hará Jehová esta cosa en el país”.+  Por consiguiente, Jehová hizo esta cosa al día siguiente, y empezó a morir toda suerte de ganado* de Egipto;+ pero no murió ni uno solo del ganado de los hijos de Israel.  Entonces envió Faraón, y, ¡mire!, no había muerto ni siquiera uno del ganado de Israel. No obstante, el corazón de Faraón continuó insensible,+ y él no envió al pueblo.  Después de eso Jehová dijo a Moisés y a Aarón: “Llévense ambas manos llenas de hollín de un horno,+ y Moisés tiene que aventarlo hacia los cielos a la vista de Faraón.  Y tiene que convertirse en polvo menudo sobre toda la tierra de Egipto, y tiene que convertirse en diviesos que hagan erupción en ampollas+ sobre hombre y bestia en toda la tierra de Egipto”. 10  De modo que ellos tomaron el hollín de un horno y estuvieron de pie delante de Faraón, y Moisés aventó [el hollín] hacia los cielos, y este se convirtió en diviesos con ampollas,+ que les salieron a hombre y bestia. 11  Y los sacerdotes practicantes de magia no pudieron estar de pie ante Moisés como resultado de los diviesos, porque los diviesos se habían desarrollado en los sacerdotes practicantes de magia y en todos los egipcios.+ 12  Pero Jehová dejó que el corazón de Faraón se hiciera obstinado, y este no les escuchó, tal como Jehová se lo había declarado a Moisés.+ 13  Entonces Jehová dijo a Moisés: “Levántate muy de mañana y toma una posición enfrente de Faraón,+ y tienes que decirle: ‘Esto es lo que ha dicho Jehová el Dios de los hebreos: “Envía a mi pueblo para que me sirva.+ 14  Porque en esta ocasión voy a enviar todos mis golpes contra tu corazón y sobre tus siervos y sobre tu pueblo, a fin de que sepas que no hay ninguno como yo en toda la tierra.+ 15  Porque ya podría haber alargado mi mano para herirte a ti y a tu pueblo con peste y para que fueras raído de la tierra.+ 16  Pero, en realidad, por esta causa te he mantenido en existencia,*+ a fin de mostrarte mi poder y para que mi nombre sea declarado en toda la tierra.*+ 17  ¿Todavía estás portándote altivamente* contra mi pueblo al no enviarlo?+ 18  ¡Mira!, voy a hacer que llueva mañana como a esta hora una granizada muy fuerte, tal como nunca ha sucedido una en Egipto desde el día en que se fundó hasta ahora.+ 19  Y ahora envía, haz que se ponga al abrigo todo tu ganado y todo lo que es tuyo en el campo. En cuanto a todo hombre y bestia que se halle en el campo y no recogido en la casa, tendrá que venir sobre ellos el granizo,+ y tendrán que morir”’”. 20  Cualquiera que temió la palabra de Jehová entre los siervos de Faraón hizo que sus propios siervos y su ganado huyeran a las casas,+ 21  pero todo el que no fijó su corazón en hacer caso a la palabra de Jehová dejó a sus siervos y su ganado en el campo.+ 22  Ahora Jehová dijo a Moisés: “Extiende tu mano+ hacia los cielos, para que venga granizo+ sobre toda la tierra de Egipto, sobre hombre y sobre bestia y sobre toda la vegetación del campo en la tierra de Egipto”. 23  De modo que Moisés extendió su vara hacia los cielos; y Jehová dio truenos y granizo,+ y fuego bajaba corriendo a la tierra, y Jehová siguió haciendo llover granizo sobre la tierra de Egipto. 24  Así que vino granizo, y fuego trémulo en medio del granizo. Fue muy fuerte, de modo que no había ocurrido uno semejante en toda la tierra de Egipto desde el tiempo en que este llegó a ser nación.+ 25  Y el granizo fue hiriendo toda la tierra de Egipto. El granizo hirió todo lo que estaba en el campo, desde hombre hasta bestia, y toda clase de vegetación* del campo; y destrozó toda clase de árboles* del campo.+ 26  Solo en la tierra de Gosén, donde estaban los hijos de Israel, no hubo granizo.+ 27  Con el tiempo Faraón envió y llamó a Moisés y Aarón y les dijo: “He pecado esta vez.+ Jehová es justo,+ y yo y mi pueblo tenemos la culpa.* 28  Rueguen a Jehová que baste con esto en cuanto a ocurrir truenos y granizo de Dios.+ Entonces estoy dispuesto a enviarlos, y ya no se quedarán más”. 29  De modo que le dijo Moisés: “Luego que salga de la ciudad extenderé las manos hacia Jehová.+ Cesarán los truenos y no continuará más el granizo, para que sepas que a Jehová pertenece la tierra.+ 30  En cuanto a ti y tus siervos, yo ya sé que ni siquiera entonces mostrarán temor a causa de Jehová Dios”.+ 31  Ahora bien, el lino y la cebada habían sido heridos, porque la cebada estaba en la espiga y el lino tenía botones de flor.+ 32  Pero el trigo y la espelta*+ no habían sido heridos, porque eran tardíos. 33  Moisés ahora salió de la ciudad de donde Faraón y extendió las manos hacia Jehová, y empezaron a cesar los truenos y el granizo, y la lluvia no descendió sobre la tierra.+ 34  Cuando Faraón llegó a ver que la lluvia y el granizo y los truenos habían cesado, se puso a pecar de nuevo y a hacer insensible+ su corazón, tanto él como sus siervos. 35  Y continuó obstinado el corazón de Faraón, y él no envió a los hijos de Israel, tal como había declarado Jehová por medio de Moisés.*+

Notas

O: “todo el ganado”.
O: “te he conservado; he dejado que permanezcas”. Lit.: “te he hecho permanecer”. Compárese con 21:21, n: “Tarda”.
“Y con este propósito has sido conservado, para que con relación a ti yo demuestre mi fortaleza, y para que mi nombre sea declarado en toda la tierra”, LXX. Compárese con Ro 9:17.
“Hasta ahora estás ensalzándote”, James Washington Watts (1977).
O: “toda la vegetación”.
O: “todos los árboles; todo árbol”.
O: “somos los inicuos”.
Una clase inferior de trigo cultivada en el Egipto antiguo.
Lit.: “por mano de Moisés”.