Ir al contenido

Ir al menú secundario

Ir al índice

Testigos de Jehová

español

Biblia en línea | TRADUCCIÓN DEL NUEVO MUNDO DE LAS SANTAS ESCRITURAS

Éxodo 20:1-26

20  Y Dios procedió a hablar todas estas palabras,* diciendo:+  “Yo soy Jehová tu Dios,*+ que te he sacado de la tierra de Egipto, de la casa de esclavos.+  No debes tener otros dioses*+ contra mi rostro.*  ”No debes hacerte una imagen tallada ni una forma parecida a cosa alguna que esté en los cielos arriba o que esté en la tierra debajo o que esté en las aguas debajo de la tierra.+  No debes inclinarte ante ellas ni ser inducido a servirlas,*+ porque yo Jehová tu Dios soy un Dios que exige devoción exclusiva,*+ que trae castigo por el error de padres sobre hijos, sobre la tercera generación y sobre la cuarta generación,* en el caso de los que me odian;+  pero que ejerce bondad amorosa* para con la milésima generación* en el caso de los que me aman y guardan mis mandamientos.*+  ”No debes tomar* el nombre de Jehová tu Dios de manera indigna,*+ porque Jehová no dejará sin castigo al que tome su nombre de manera indigna.+  ”Acordándo[te]* del día del sábado para tenerlo sagrado,+  seis días has de prestar servicio* y tienes que hacer todo tu trabajo.+ 10  Pero el séptimo día es un sábado* a Jehová tu Dios.+ No debes hacer ningún trabajo, tú, ni tu hijo, ni tu hija, [ni] tu esclavo, ni tu esclava, ni tu animal doméstico, ni tu residente forastero que está dentro de tus puertas.+ 11  Porque en seis días hizo Jehová los cielos y la tierra, el mar y todo lo que hay en ellos,+ y procedió a descansar* en el séptimo día.+ Por eso Jehová bendijo el día del sábado y procedió a hacerlo sagrado.*+ 12  ”Honra* a tu padre y a tu madre+ para que resulten largos tus días sobre el suelo que Jehová tu Dios te da.+ 13  ”No debes asesinar.*+ 14  ”No debes cometer adulterio.*+ 15  ”No debes hurtar.*+ 16  ”No debes dar testimonio falsamente como testigo contra tu semejante.*+ 17  ”No debes desear* la casa de tu semejante. No debes desear la esposa+ de tu semejante, ni su esclavo, ni su esclava, ni su toro, ni su asno, ni cosa alguna que pertenezca a tu semejante”.*+ 18  Ahora bien, todo el pueblo estaba viendo* los truenos y los relampagueos y el sonido del cuerno y la montaña que humeaba. Cuando el pueblo alcanzó a verlo, entonces se estremecieron y se mantuvieron a cierta distancia.+ 19  Y empezaron a decir a Moisés: “Habla tú con nosotros, y escuchemos nosotros; pero no hable Dios con nosotros, por temor de que muramos”.+ 20  Así que Moisés dijo al pueblo: “No tengan miedo, porque a fin de ponerlos a prueba+ ha venido el Dios [verdadero], y para que el temor de él continúe delante del rostro de ustedes para que no pequen”.+ 21  Y el pueblo permaneció a alguna distancia, pero Moisés se acercó a la oscura masa de nubes donde estaba el Dios [verdadero].+ 22  Y Jehová pasó a decir a Moisés:+ “Esto es lo que has de decir a los hijos de Israel: ‘Ustedes mismos han visto que fue desde los cielos desde donde hablé con ustedes.+ 23  No deben hacer junto conmigo dioses* de plata, y no deben hacer para ustedes dioses de oro.+ 24  Un altar de tierra+ me has de hacer, y tienes que sacrificar sobre él tus ofrendas quemadas y tus sacrificios de comunión,* tu rebaño y tu vacada.+ En todo lugar donde yo haga recordar mi nombre, vendré a ti y ciertamente te bendeciré.+ 25  Y si me haces un altar de piedras, no debes edificarlas como piedras labradas. En caso de que realmente blandas tu cincel sobre él, entonces lo profanarás.+ 26  Y no debes subir por escalones a mi altar, para que no se descubran sobre él tus partes naturales’.*

Notas

O: “estos mandatos”.
O: “Yo, Jehová, soy tu Dios”.
“No [...] otros dioses.” Heb.: lo’ [...] ’elo·hím ’aje·rím; gr.: the·ói.
O: “dioses en desafío contra mí”.
“No debes [...] ser inducido a servirlas.” Heb.: weló’ tho·‛ov·dhém; gr.: me la·tréu·seis au·tóis, “no les rendirás servicio sagrado”. Compárese con 3:12, n.
O: “un Dios que es celoso; un Dios que no tolera rivalidad”. Heb.: ’El qan·ná’; gr.: The·ós ze·lo·tés.
Lit.: “hasta los terceros y cuartos [generados]”. Véase Gé 50:23, n.
O: “amor leal”. Heb.: jé·sedh.
O: “hasta los milésimos [generados]”. Véanse Dt 7:9; Sl 105:8.
Véase v. 17, n: “Semejante”.
O: “No debes pronunciar”; o: “No debes levantar (portar)”.
O: “para una falsedad”; o: “en vano”.
“Acordándo[te].” Heb.: za·kjóhr. Este verbo no está en el modo imperativo; es un infinitivo absoluto, indefinido en cuanto a tiempo.
O: “has de laborar”. Gr.: er·gái.
Heb.: schab·báth.
“Y procedió a descansar.” Se indica acción progresiva mediante un verbo heb. en el estado imperfecto. Véase Ap. 3C.
“Y procedió a hacerlo sagrado.” O: “y lo santificó”. Heb.: wa·yeqad·desché·hu; lat.: et sanc·ti·fi·cá·vit é·um.
“Honra.” Lat.: ho·nó·ra.
No debes asesinar.” Heb.: lo’ tir·tsáj. Nótese que en este caso no se emplea el verbo heb. ta·harógh, “debes matar”. Véase 2:14, n: “Matarme”.
No debes cometer adulterio.” Heb.: lo’ tin·’áf.
No debes hurtar.” Heb.: lo’ tigh·nóv; gr.: ou klé·pseis.
O: “tu compañero”. LXXVg: “tu prójimo”.
No debes desear.” Heb.: lo’ thaj·módh. Véase Dt 5:21, n.
Esta división de los Diez Mandamientos, los vv. 2-17, es la división natural. Concuerda con lo que señala Josefo, historiador judío del primer siglo (Antigüedades judías, Libro III, capítulo 5, párr. 5), y con lo que indica Filón, filósofo judío del primer siglo, quienes los dividen así: hacen del v. 3 el primer mandamiento, de los vv. 4-6, el segundo mandamiento, y del v. 17, que prohíbe toda codicia, el décimo mandamiento. Otros, entre ellos Agustín, consideran los vv. 3-6 como un solo mandamiento, pero dividen el v. 17 en dos mandamientos: el noveno, en contra de codiciar la casa del semejante, y el décimo, en contra de codiciar sus posesiones vivientes. Agustín apoyó su división en la declaración paralela posterior de los Diez Mandamientos que se da en Dt 5:6-21, donde se emplean dos verbos heb. diferentes en el v. 21 al prohibir el deseo codicioso de lo que pertenece a un semejante, mientras que en Éx 20:17 se usa el mismo verbo heb. en ambas ocasiones. La división de Agustín ha sido adoptada por el sistema religioso católico romano.
“Viendo.” La figura de construcción empleada aquí se llama zeugma, que significa: yugo, enlace; es decir, un verbo se enlaza de modo desigual a dos o más objetos, aunque gramaticalmente se requiere un segundo verbo. En este caso, “viendo” aplica a los relampagueos y a la montaña que humeaba, pero se requiere la audición para percibir los truenos y el sonido del cuerno.
“Dioses de.” Heb.: ’eló·heh; gr.: the·óus.
O léase: “ofrendas de paz”.
Lit.: “tu desnudez”.