Ir al contenido

Ir al menú secundario

Ir al índice

Testigos de Jehová

español

Biblia en línea

TRADUCCIÓN DEL NUEVO MUNDO DE LAS SANTAS ESCRITURAS

Éxodo 16:1-36

16  Más tarde partieron de Elim,+ y por fin llegó toda la asamblea de los hijos de Israel al desierto de Sin,+ que está entre Elim y Sinaí, el día quince del segundo mes después de haber salido de la tierra de Egipto.  Y toda la asamblea de los hijos de Israel empezó a murmurar contra Moisés y Aarón en el desierto.+  Y siguieron diciéndoles los hijos de Israel: “¡Si siquiera hubiéramos muerto+ por la mano de Jehová en la tierra de Egipto, mientras nos sentábamos junto a las ollas de carne,+ mientras comíamos pan hasta quedar satisfechos, porque ustedes nos han sacado a este desierto para hacer que toda esta congregación muera de hambre!”.+  Entonces Jehová dijo a Moisés: “¡Mira!, voy a hacer que llueva pan para ustedes desde los cielos;+ y el pueblo tiene que salir y recoger cada cual su cantidad día por día,+ a fin de que los ponga yo a prueba en cuanto a si andarán en mi ley o no.+  Y el día sexto+ tiene que ocurrir que tienen que preparar lo que hayan de traer, y tiene que resultar el doble de lo que siguen recogiendo día a día”.+  De manera que Moisés y Aarón dijeron a todos los hijos de Israel: “Al atardecer ciertamente sabrán que es Jehová quien los ha sacado de la tierra de Egipto.+  Y por la mañana realmente verán la gloria de Jehová,+ porque él ha oído sus murmuraciones contra Jehová. ¿Y qué somos nosotros para que murmuren contra nosotros?”.  Y continuó Moisés: “Será cuando Jehová por la tarde les dé carne para comer y por la mañana pan hasta quedar satisfechos, porque Jehová ha oído sus murmuraciones que murmuran contra él. ¿Y qué somos nosotros? Sus murmuraciones no son contra nosotros, sino contra Jehová”.+  Y Moisés pasó a decir a Aarón: “Di a la entera asamblea de los hijos de Israel: ‘Acérquense delante de Jehová, porque él ha oído sus murmuraciones’”.+ 10  Entonces ocurrió que tan pronto como hubo hablado Aarón a la entera asamblea de los hijos de Israel, ellos se volvieron y dirigieron sus rostros hacia el desierto, y, ¡mire!, la gloria de Jehová apareció en la nube.+ 11  Y Jehová habló nuevamente a Moisés, y dijo: 12  “He oído las murmuraciones de los hijos de Israel.+ Háblales, y diles: ‘Entre las dos tardes* comerán carne, y por la mañana se satisfarán con pan;+ y ciertamente sabrán que yo soy Jehová su Dios’”.+ 13  Por consiguiente, ocurrió que al atardecer las codornices+ empezaron a subir y a cubrir el campamento, y por la mañana se había desarrollado una capa de rocío alrededor del campamento.+ 14  Con el tiempo la capa de rocío se evaporó,* y resultó que sobre la superficie del desierto había una cosa fina, hojaldrada,*+ fina como la escarcha+ sobre la tierra. 15  Cuando alcanzaron a verla los hijos de Israel, empezaron a decirse unos a otros: “¿Qué es?”.* Pues no sabían lo que era. Por eso les dijo Moisés: “Es el pan que Jehová les ha dado para alimento.+ 16  Esta es la palabra que ha mandado Jehová: ‘Recojan de él, cada cual en proporción con lo que coma. Han de tomar la medida de un omer*+ por cada individuo,* según el número de almas que tenga cada uno de ustedes en su tienda’”. 17  Y empezaron a hacerlo así los hijos de Israel; y fueron recogiéndolo, algunos juntando mucho y algunos juntando poco. 18  Cuando lo medían con el omer, el que había juntado mucho no tenía sobrante y el que había juntado poco no tenía escasez.+ Lo recogieron cada cual en proporción con lo que comía. 19  Entonces les dijo Moisés: “Que nadie deje nada de él hasta la mañana”.+ 20  Pero no escucharon a Moisés. Cuando algunos hombres dejaban de él hasta la mañana, producía gusanos y hedía;+ de modo que Moisés se indignó contra ellos.+ 21  Y lo recogían mañana+ a mañana, cada uno en proporción con lo que comía. Cuando el sol calentaba, aquello se derretía. 22  Y aconteció que el día sexto recogieron el doble de pan,+ dos medidas de omer para una persona. De modo que todos los principales* de la asamblea vinieron y lo informaron a Moisés. 23  Ante esto, él les dijo: “Es lo que ha hablado Jehová. Mañana habrá una observancia sabática* de un sábado santo a Jehová.+ Lo que puedan cocer, cuézanlo, y lo que puedan hervir, hiérvanlo,+ y todo el sobrante que haya resérvenlo para ustedes como algo que ha de guardarse hasta la mañana”. 24  Por consiguiente, lo reservaron hasta la mañana, tal como había mandado Moisés; y no hedió ni se desarrollaron en él cresas.+ 25  Entonces dijo Moisés: “Cómanlo hoy, porque hoy es un sábado+ a Jehová. Hoy no lo hallarán en el campo. 26  Seis días lo recogerán, pero en el séptimo día hay sábado.+ En él no se formará”. 27  Sin embargo, el séptimo día aconteció que algunos del pueblo sí salieron para recogerlo, pero no lo hallaron. 28  Por consiguiente, Jehová dijo a Moisés: “¿Hasta cuándo tendrán ustedes que negarse a guardar mis mandamientos y mis leyes?+ 29  Tomen nota del hecho de que Jehová les ha dado el sábado.+ Por eso les da en el día sexto el pan de dos días. Quédese sentado cada uno en su propio lugar.+ No salga nadie de su localidad en el séptimo día”. 30  Y el pueblo procedió a observar el sábado* en el séptimo día.+ 31  Y la casa de Israel se puso a llamar aquello por nombre “maná”.* Y era blanco como la semilla de cilantro, y su sabor era como el de tortas aplastadas con miel.+ 32  Entonces dijo Moisés: “Esta es la palabra que Jehová ha mandado: ‘Llena de él la medida de un omer como algo que ha de guardarse durante todas las generaciones de ustedes,+ a fin de que ellos vean el pan que hice que ustedes comieran en el desierto cuando estaba sacándolos de la tierra de Egipto’”.+ 33  Así que Moisés dijo a Aarón: “Toma una jarra y pon en ella un omer completo de maná y deposítala delante de Jehová como algo que ha de guardarse durante todas las generaciones de ustedes”.+ 34  Tal como Jehová había mandado a Moisés, Aarón procedió a depositarla delante del Testimonio*+ como algo que había de guardarse. 35  Y los hijos de Israel comieron el maná durante cuarenta años,+ hasta su llegada a una tierra habitada.+ El maná fue lo que comieron hasta su llegada a la frontera de la tierra de Canaán.+ 36  Ahora bien, el omer es la décima parte de una medida de efá.*

Notas

O: “Al anochecer”. Véase 12:6, n.
Lit.: “ascendió”.
O: “crujiente”.
“¿Qué es (esto)?” Heb.: man hu’?; sir.: ma·nav?.
Unos 2,2 L (2 qt. á.).
Lit.: “cráneo”.
O: “nasis”. Compárese con Gé 17:20, n.
O: “una fiesta sabática”.
O: “procedió a descansar”.
“Maná.” Sir.: man·na’; MSamLXXVg: man.
O: “Recordatorio”, es decir, el arca del testimonio (el archivo para la custodia de documentos importantes). Véase Éx 30:6.
Un efá equivalía a 22 L (20 qt. á.).