Ir al contenido

Ir al menú secundario

Ir al índice

Testigos de Jehová

español

Biblia en línea | TRADUCCIÓN DEL NUEVO MUNDO DE LAS SANTAS ESCRITURAS

Éxodo 11:1-10

11  Y Jehová procedió a decir a Moisés: “Una plaga más voy a traer sobre Faraón y Egipto. Después de eso él los enviará de aquí.+ Al tiempo que los envíe del todo, literalmente los expulsará de aquí.+  Habla, ahora, a oídos del pueblo, para que cada hombre pida a su compañero y cada mujer a su compañera objetos de plata y objetos de oro”.+  En conformidad, Jehová dio al pueblo favor a los ojos de los egipcios.+ El hombre Moisés también era muy grande en la tierra de Egipto, a los ojos de los siervos de Faraón y a los ojos del pueblo.+  Y Moisés pasó a decir: “Esto es lo que ha dicho Jehová: ‘Como a la medianoche voy a salir en medio de Egipto,+  y tiene que morir todo primogénito+ en la tierra de Egipto, desde el primogénito de Faraón que está sentado sobre su trono hasta el primogénito de la sierva que está junto al molino de mano, y todo primogénito de bestia.+  Y ciertamente ocurrirá un gran alarido en toda la tierra de Egipto, como el cual nunca ha ocurrido uno todavía, y como el cual nunca volverá a efectuarse uno.+  Pero contra cualquiera de los hijos de Israel no moverá agitadamente ningún perro su lengua,* desde hombre hasta bestia;+ a fin de que sepan ustedes que Jehová puede hacer distinción entre los egipcios y los hijos de Israel’.*+  Y todos estos siervos tuyos ciertamente descenderán a mí y se postrarán delante de mí,+ diciendo: ‘Vete, tú y todo el pueblo que sigue tus pasos’. Y después de eso yo saldré”. Con eso, salió de donde Faraón en ardor de cólera.  Entonces Jehová dijo a Moisés: “No les escuchará Faraón,+ a fin de que sean aumentados mis milagros en la tierra de Egipto”.+ 10  Y Moisés y Aarón ejecutaron todos estos milagros delante de Faraón;+ pero Jehová dejaba que el corazón de Faraón se hiciera obstinado, de modo que él no envió a los hijos de Israel de su tierra.+

Notas

“No gruñirá ningún perro con la lengua”, LXX; Vg: “no ladrará ningún perro”. Compárese con Jos 10:21.
“Hijos de Israel.” O: “israelitas”.