Ir al contenido

23 DE NOVIEMBRE DE 2018
RUSIA

Siguen los arrestos masivos en Rusia

Durante el mes de octubre de 2018, agentes de policía locales y federales irrumpieron en más de 30 hogares de Testigos del oeste de Rusia. Seis hermanos y dos hermanas fueron arrestados y puestos en prisión preventiva por supuestas actividades extremistas. Como resultado, 25 hermanos y hermanas ahora están encarcelados injustamente y otros 18 se encuentran bajo arresto domiciliario.

7 de octubre de 2018, Sychovka (Smolensk). La policía local y agentes enmascarados de las fuerzas especiales registraron cuatro viviendas y detuvieron a dos hermanas: Natalia Sorókina, de 43 años, y María Tróshina, de 41 años. Dos días después del arresto, el Tribunal del Distrito Leninsk condenó a nuestras hermanas a permanecer en prisión preventiva hasta el 19 de noviembre de 2018. Posteriormente, el 16 de noviembre de 2018, el mismo tribunal amplió la condena hasta el 19 de febrero de 2019, es decir, tres meses más.

9 de octubre de 2018, Kírov. Por lo menos 19 casas de Testigos fueron allanadas. Cinco ancianos de congregación fueron arrestados y condenados a prisión preventiva. Cuatro de ellos son rusos: Maxim Jalturin, Vladímir Korobeinikov, Andréi Suvorkov y Yevgueni Suvorkov. El quinto, Andyei Onishuk, es ciudadano polaco. El hermano Onishuk es el segundo extranjero, además del ciudadano danés Dennis Christensen, en ser detenido injustamente por sus creencias religiosas en Rusia.

18 de octubre de 2018, Diurtuilí (República de Baskortostán). Agentes de policía allanaron por lo menos 11 viviendas y se llevaron dinero, tarjetas bancarias, fotografías, cartas personales, computadoras, tarjetas SIM y teléfonos. También arrestaron a un anciano de congregación, Antón Lémeshev, y lo condenaron a prisión preventiva durante dos meses. Sin embargo, el 31 de octubre de 2018 salió de la cárcel y fue puesto en arresto domiciliario, condición en la que se encuentra hasta este momento.

A pesar de las constantes amenazas del gobierno de registrar las viviendas de nuestros hermanos y confiscar ilegalmente sus bienes, los Testigos del país continúan orando por quienes están en prisión. Además, siempre que les es posible, ayudan de manera práctica a las familias de los que están encarcelados. Hasta que se resuelva esta situación, los Testigos de todo el mundo siguen orándole a Jehová por sus hermanos de Rusia; de hecho, en sus oraciones mencionan por nombre a algunos de ellos (Efesios 6:18).