Ir al contenido

Yelena con su esposo, Dimitri.

28 DE SEPTIEMBRE DE 2020
RUSIA

Yelena Barmákina podría ser condenada por orar y leer su Biblia

Yelena Barmákina podría ser condenada por orar y leer su Biblia

Fecha prevista de la sentencia

El 29 de septiembre de 2020, * el Tribunal de Distrito de Pervorechensk (Vladivostok) tiene programado anunciar su sentencia en el caso contra nuestra hermana Yelena Barmákina. Yelena podría recibir una condena suspendida de tres años de cárcel, lo que significa que, aunque permanecerá en libertad, irá a la cárcel si comete un delito. Mientras espera la decisión del tribunal, continúan las audiencias del caso contra su esposo, Dimitri.

Información personal

Yelena Barmákina

  • Año de nacimiento: 1967 (Cherepanovo, región de Novosibirsk).

  • Datos biográficos: Ella es la principal encargada de cuidar a sus padres y a su abuela. Su amor por la fotografía la llevó a convertirse en fotógrafa profesional. Le gustan la natación y el senderismo.

  • Cuando empezó a estudiar la Biblia con los testigos de Jehová y descubrió todas las profecías que se han cumplido, se convenció de que Dios tiene mucho poder. Y, al ver que contestaba sus oraciones, su amor por él creció más y más. En el 2003 se casó con Dimitri.

Información sobre el caso

El 28 de julio de 2018, a las siete de la mañana, un grupo de policías armados y encapuchados entraron por la fuerza en la casa de la abuela de Yelena, que tiene 90 años. Como Yelena y Dimitri son quienes la cuidan, estaban con ella en ese momento. Dimitri fue arrestado y puesto en prisión preventiva. Y a Yelena la amenazaron diciéndole: “¡Tú serás la próxima!”.

Un año después, las autoridades le bloquearon las cuentas bancarias, y el 6 de agosto de 2019 un investigador local inició un proceso penal contra ella por orar, leer la Biblia y ver sermones religiosos. El abogado de Yelena le pidió al tribunal que desestimara los cargos porque los supuestos delitos de los que la acusaban eran cosas normales que hace cualquiera que practique una religión. Pero el juez apoyó la acusación del fiscal, quien afirmaba que los actos de Yelena eran “actividades extremistas” prohibidas por la legislación rusa.

Yelena ha sufrido mucho en sentido físico y emocional por culpa de esta situación tan angustiosa. Estuvo separada de su esposo los 447 días que él permaneció en prisión preventiva. Además, le está costando mucho encontrar trabajo porque siempre debe estar disponible, pues en cualquier momento la pueden llamar para interrogarla o juzgarla.

Por lo que sabemos de la Biblia, no nos sorprende que las autoridades rusas estén presionando “con fuerza” a nuestros hermanos para que renuncien a su fe. Pero nos consuela saber que Jehová seguirá siendo su refugio y su fuerza (Salmo 118:13, 14).

^ párr. 3 La fecha puede cambiar.