Ir al contenido

Arriba, de izquierda a derecha: Yuri Gueráskov, Maxim Jalturin, Vladímir Korobeinikov y Andyei Onishuk. Abajo, de izquierda a derecha: Andréi Suvorkov, Yevgueni Suvorkov y Vladímir Vasíliev.

22 DE ABRIL DE 2021
RUSIA

Orar, estudiar y recibir el ánimo que da la Biblia les ayuda a superar los meses de detención y arresto domiciliario

Orar, estudiar y recibir el ánimo que da la Biblia les ayuda a superar los meses de detención y arresto domiciliario

Fecha prevista de la sentencia

El Tribunal de Distrito de Pervomaisk (Kírov) pronto anunciará su sentencia en el caso contra Maxim Jalturin, Vladímir Korobeinikov, Andyei Onishuk, Andréi Suvorkov, Yevgueni Suvorkov y Vladímir Vasíliev. *

Yuri Gueráskov, que estaba entre los acusados, falleció antes de que terminara el juicio.

Información personal

Yuri Gueráskov

  • Año de nacimiento: 1956 (Azerbaiyán).

  • Fecha de fallecimiento: 24 de abril de 2020.

  • Datos biográficos: Desde pequeño le encantaban el fútbol y la fotografía. Trabajó en una orquesta. Debido a la situación política de Azerbaiyán, emigró a Rusia en 1993. En el 2011, se casó con Alevtina y ese mismo año se bautizó como testigo de Jehová. A Yuri y a Alevtina les gustaba salir a pasear al campo y también visitar a sus amigos.

Maxim Jalturin

  • Año de nacimiento: 1974 (Kírov, región de Kírov).

  • Datos biográficos: De pequeño, se aficionó a la lectura. La primera vez que se interesó por la Biblia fue en 1993. Se bautizó como testigo de Jehová en 1995. Está cuidando a sus padres mayores. Aunque ellos pertenecen a otra religión, apoyan las creencias de Maxim.

Vladímir Korobeinikov

  • Año de nacimiento: 1952 (isla Dikson, territorio de Krasnoyarsk).

  • Datos biográficos: Su padre era científico y se dedicó a estudiar el océano polar. De niño, a Vladímir le encantaba hacer maquetas de miniaturas. Ha trabajado de plomero y de maquinista. Ahora ya está jubilado y le gusta mucho la pesca.

    Él y su esposa, Olga, empezaron a estudiar la Biblia con los Testigos a principios de los años noventa. Le impresionaron mucho las profecías de la Biblia. Se bautizó en 1996. Aprender los principios que hay en la Biblia le ayudó a toda la familia —tanto a ellos como a su hijo y a su hija, que ya eran adultos— a ser más feliz.

Andyei Onishuk

  • Año de nacimiento: 1968 (Białystok, Polonia).

  • Datos biográficos: De joven le gustaba jugar fútbol y levantar pesas. Se bautizó en 1990 y se fue a vivir a Kírov en 1997. Le gusta mucho la literatura rusa. En el 2002, se casó con Anna. Les encanta pasar tiempo al aire libre, ir a buscar setas al campo y jugar fútbol.

Andréi Suvorkov

  • Año de nacimiento: 1993 (Kírov).

  • Datos biográficos: Su madre le enseñó la verdad desde pequeño. De niño, le gustaba estudiar ciencias. También le gustaban los deportes, especialmente el voleibol. En el 2007, se bautizó como testigo de Jehová. Estuvo trabajando en un centro de rehabilitación para drogadictos como parte de su servicio civil alternativo. En el 2016, se casó con Svetlana. A los dos les encanta practicar deporte.

Yevgueni Suvorkov

  • Año de nacimiento: 1978 (Kumioni, región de Kírov).

  • Datos biográficos: De niño, le gustaba el ajedrez, escuchar música y jugar hockey. Trabaja de electricista. Empezó a estudiar la Biblia a los 16 años y se bautizó en 1995. Al cumplir los 18, solicitó hacer un servicio civil alternativo. Después de seis juicios, se aceptó su solicitud. En el 2000 se casó con Svetlana y juntos criaron a Andréi (el hijo de ella, mencionado antes).

Vladímir Vasíliev

  • Año de nacimiento: 1956 (Perm).

  • Datos biográficos: Le gustaba jugar fútbol cuando era niño. Trabajó de plomero y conductor. Ahora ya está jubilado. Él y Nadeshda, su esposa, empezaron a estudiar la Biblia a principios de los años noventa. Se bautizó en 1994.

Información sobre el caso

El 9 de octubre de 2018, las autoridades registraron 14 casas de testigos de Jehová en Kírov y detuvieron a Maxim Jalturin, Vladímir Korobeinikov, Andyei Onishuk, Andréi Suvorkov y Yevgueni Suvorkov. Después se les puso en prisión preventiva. En enero y julio de 2019, también fueron acusados Vladímir Vasíliev y Yuri Gueráskov.

Vladímir Korobeinikov estuvo detenido durante más de dos meses. Después, fue puesto bajo arresto domiciliario para que pudiera cuidar a su esposa y a su hija que están enfermas. Maxim y Andréi estuvieron en el centro de detención durante más de tres meses; Yevgueni, alrededor de cinco meses, y Andyei, 327 días. Después, algunos de ellos fueron puestos bajo arresto domiciliario. Ya están en libertad, pero todavía no se les permite salir de sus comunidades.

Mientras estos hermanos permanecieron detenidos, les fue muy difícil estar separados de sus familias, pero estaban seguros de que Jehová cuidaría de sus seres queridos.

Por ejemplo, la esposa de Vladímir Korobeinikov, Olga, tiene una discapacidad. Él cuenta: “Lo más difícil fue el hecho de dejar sola a mi esposa, sin ayuda”. Después explicó que a ella le habían confiscado el celular durante el registro. Vladímir cuenta que estuvo preocupado hasta que recibió una carta de una hermana de la congregación, donde le explicaba que la congregación estaba cuidando de su esposa. Tiempo después Olga le escribió una carta diciéndole que se encontraba bien, y saber eso lo consoló.

Las restricciones de movilidad y su condición de “extremistas” les han causado bastantes problemas. Por ejemplo, les es difícil encontrar un trabajo estable y, además, no pueden acceder a sus cuentas bancarias.

Pese a todo, Yevgueni dice: “Jehová nos da todo lo que necesitamos y más. Como les ocurrió a los israelitas en el desierto, no nos falta nada. Estamos sintiendo cómo la familia de Jehová cuida de nuestras necesidades físicas, emocionales y espirituales”.

Nuestros hermanos dicen que orarle a Jehová y leer y estudiar la Biblia los ayuda a ser fuertes y valientes. Por ejemplo, Vladímir Vasíliev comenta: “Los relatos de la Biblia nos ayudan a entender que Jehová lo tiene todo bajo control. Y, claro, nuestra fe en él crece, y nuestra confianza también”.

Aunque esta situación les ha creado muchas dificultades a nuestros queridos hermanos y a sus familias, sabemos que seguirán confiando en Jehová. Siguen aguantando; saben que “un simple hombre” no puede causarles ningún daño permanente (Salmo 56:4).

^ La fecha de la sentencia no siempre se informa de antemano.