Ir al contenido

6 DE AGOSTO DE 2019
FRANCIA

Se abre en Francia un nuevo museo sobre la Biblia

El 25 de julio de 2019 abrió sus puertas un nuevo museo sobre la Biblia en la sucursal de los testigos de Jehová de Francia, ubicada en la ciudad de Louviers, a unos 100 kilómetros (62 millas) de París. La exposición permanente se ha titulado “El Nombre Divino y la Biblia en Francés”.

Un ejemplar original de la Biblia de Olivétan de 1535.

El museo muestra muchas biblias poco comunes y de mucho interés. Uno de los ejemplares más sobresalientes es una Biblia original de Olivétan de 1535, conocida también como La Bible de Serrières. Esta Biblia protestante es la primera traducción completa al francés. Además, es la primera que se tradujo a partir de las lenguas originales. La Olivétan influyó de manera importante en traducciones posteriores de la Biblia, como la Matthew’s Bible de 1537 (en inglés) y la Biblia de Ginebra (en inglés y en francés). También se muestran otras biblias originales como la tercera edición de la Biblia en francés de Jacques Lefèvre d’Étaples de 1541, una versión de 1541 del Pentateuco en latín y una versión de 1545 de la Biblia en latín, impresas en París por Robert Estienne. Asimismo, hay una Biblia en francés de 1557 impresa en Lyon por Jean de Tournes.

Un Pentateuco en latín de 1541 (izquierda) y una Biblia en latín de 1545 (centro) impresos por Robert Estienne. Un ejemplar de una Biblia en francés de 1557 impreso por Jean de Tournes (derecha). Las flechas indican dónde está el nombre de Dios, Jehová.

La Biblia de Olivétan, el Pentateuco en latín y la Biblia en latín de Estienne, así como la Biblia en francés de Jean de Tournes incluyen el nombre de Dios, Jehová. En un principio, estas biblias fueron donadas al Departamento de Museos de la central mundial de los testigos de Jehová en Warwick (Nueva York). Ahora forman parte de la colección de biblias que tiene nuestra sucursal en Francia.

Enrique Ford, del Departamento de Museos, explica: “Este nuevo museo sobre la Biblia en nuestras oficinas en Francia narra la fascinante historia de la Palabra de Dios en la lengua francesa. Además, destaca el innegable lugar que el nombre de Dios, Jehová, debe ocupar en la Biblia. Seguiremos buscando biblias poco comunes e interesantes para exhibirlas en nuestros museos de todo el mundo”.