Unos cincuenta betelitas sirven a tiempo completo en la ciudad de Duala, en Camerún. Pronto servirán en una nueva sucursal, pues las oficinas que están actualmente en la zona de la ciudad llamada Bonabéri van a ser reemplazadas por unas nuevas instalaciones en el barrio de Logbessou. La construcción de la nueva sucursal es prueba del aumento en la actividad teocrática en Camerún. En el 2017, más de 100.000 personas asistieron a la Conmemoración de la muerte de Jesucristo, más del doble del número de publicadores.

Unos hermanos instalando una protección contra rayos.

La construcción se está llevando a cabo al lado de un Salón de Asambleas y ya se han comenzado a preparar los cimientos. El proyecto incluye la construcción de viviendas con un diseño similar al de otras viviendas de la zona y un edificio de oficinas, tal como se puede ver en la imagen digital de más arriba. Está previsto que la familia Betel se mude a la nueva sucursal a finales del 2019.

“Es impresionante ver a los miles de hermanos que se han ofrecido para participar en el proyecto mostrando la misma actitud que tuvo Isaías”, afirma Gilles Mba, un miembro de la familia Betel de Camerún que trabaja en la Sección de Información Pública (Isaías 6:8). Añade: “Todos los que servimos en la sucursal estamos muy ilusionados con este emocionante proyecto. Estamos deseando usar las nuevas instalaciones para el propósito con el que se están construyendo: honrar el nombre de Jehová”.

Algunos de los más de 2.800 hermanos que asistieron a una reunión especial en la que se explicó cómo podían apoyar la construcción de la sucursal.