Ir al contenido

7 DE ABRIL DE 2014
UZBEKISTÁN

¿Mejorará el trato a los testigos de Jehová en Uzbekistán?

Los testigos de Jehová de Uzbekistán esperan con moderado optimismo que las autoridades del país les permitan practicar su religión con total libertad. Igor Yurchenko, un representante de los Testigos que mantuvo reuniones con funcionarios de Uzbekistán en el 2013, dijo: “Hemos notado una mejora significativa en nuestras conversaciones con las autoridades uzbekas, las cuales parecen comprometidas a implementar cambios favorables. Confiamos en que estas reuniones pronto producirán frutos”.

Abdubannob Akhmedov

En lo que puede ser una muestra de buena fe, el gobierno de Uzbekistán liberó el 2 de marzo de 2013 a Abdubannob Akhmedov, quien había pasado en la cárcel cuatro años y medio de los seis años y medio a los que había sido condenado. Él fue uno de tres Testigos encarcelados por cumplir con sus actividades religiosas, las cuales son totalmente inofensivas. Los otros dos fueron liberados en el 2012. Actualmente no hay ningún Testigo en prisión en Uzbekistán.

Pocos meses después de liberar al señor Akhmedov, las autoridades de Uzbekistán se comprometieron a tomar medidas en pro de los derechos humanos. Y el 5 de julio de 2013 se lo comunicaron al Grupo de Trabajo sobre el Examen Periódico Universal, del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas. Uzbekistán expresó su intención de seguir las recomendaciones recibidas a fin de garantizar el derecho a la libertad de religión y pensamiento de todos, sin discriminar a ningún individuo ni grupo.

Problemas para inscribir congregaciones

En el momento presente, en Uzbekistán solo hay una congregación de los testigos de Jehová que cuenta con el reconocimiento legal, y se encuentra en la localidad de Chirchik (Taskent). Sin embargo, muchos testigos de Jehová viven en otras partes del país. Como desde 1996 no se han podido registrar más congregaciones, estos Testigos tienen que celebrar sus reuniones sin la protección que ofrecen las leyes y arriesgándose a ser sancionados. A este respecto, el señor Yurchenko declaró: “Esperamos que la buena comunicación que actualmente existe con el gobierno abra las puertas a mejoras que nos permitan inscribir legalmente congregaciones de los testigos de Jehová por todo Uzbekistán”.

Los testigos de Jehová anhelan con ilusión la perspectiva de poder practicar su religión tranquilamente en Uzbekistán y tienen la esperanza de que las autoridades pronto inscriban otras congregaciones.