Ir al contenido

22 DE SEPTIEMBRE DE 2014
TURKMENISTÁN

Liberan a la madre encarcelada en Turkmenistán

Bibi Rahmanova y su familia

Bibi Rahmanova fue liberada de la prisión a las ocho de la tarde del 2 de septiembre de 2014, aunque no la absolvieron de los falsos cargos formulados contra ella. Ese día, los jueces del Tribunal Regional de Dashoguz revisaron su caso y sustituyeron la condena de cuatro años de cárcel por una condena condicional. * Además, ordenaron su liberación inmediata. El fallo indicó que los jueces tomaron en cuenta las circunstancias atenuantes, como el hecho de que la acusada fuera madre de un niño de cuatro años de edad y no tuviera antecedentes penales.

La policía detuvo a Bibi Rahmanova y a su marido, Vepa Tuvakov, el 5 de julio cuando fueron a recoger en la estación de tren de Dashoguz un paquete que contenía publicaciones religiosas. Bibi Rahmanova fue acusada falsamente de haber atacado a un policía y de alterar el orden público. Los cargos contra Vepa Tuvakov fueron retirados, pero a Bibi Rahmanova la encerraron en un centro de detención el 8 de agosto. El 18 de agosto fue declarada culpable, pero ella apeló la sentencia. En prisión, Bibi Rahmanova fue objeto de un horrible maltrato físico.

Las injusticias en Turkmenistán se convierten en foco de atención

El abogado de Bibi Rahmanova, que no es turcomano, considera que esta liberación inesperada se debe en parte a la indignación internacional que causó el encarcelamiento.

Ella no ha sido la única testigo de Jehová víctima de trato injusto en Turkmenistán. Los Testigos de este país sufren constantemente violaciones graves de sus derechos humanos. Actualmente, ocho Testigos cumplen condenas de prisión por practicar su fe: seis de ellos por ser objetores de conciencia, y dos por acusaciones falsas. Todos están recluidos en condiciones muy penosas y sufren abusos de todo tipo.

No hay duda de que los jueces del Tribunal Regional de Dashoguz han aliviado la situación de Bibi Rahmanova, pero no han reparado la injusticia cometida. Los que valoran la dignidad humana esperan que las autoridades turcomanas analicen lo que está ocurriendo en el país, hagan cumplir las normas internacionales para la protección de los derechos humanos y garanticen la libertad religiosa en Turkmenistán.

^ párr. 2 El tribunal regional de apelación suspendió la condena de cuatro años de cárcel y le impuso una condena condicional de la misma duración, que incluye un período de tres años durante el cual tendrá que mantener buena conducta y no podrá mudarse de ciudad sin permiso de las autoridades.