El 16 de enero de 2017, el Tribunal de la Ciudad de Moscú desestimó la apelación de los Testigos que cuestionaba la legalidad de la advertencia que la Fiscalía General emitió contra su sede nacional. Los tres jueces rechazaron todos los argumentos presentados por los abogados de los Testigos y dictaron su decisión después de un receso de diez minutos. Esta decisión confirma la sentencia del Tribunal de Distrito de Tverskoy del 12 de octubre de 2016, que falló a favor de la Fiscalía General. La advertencia, emitida el 2 de marzo de 2016, es ahora ejecutable. Sin embargo, todavía no está claro cómo afectará esta advertencia la libertad religiosa de los testigos de Jehová de Rusia.