Ir al contenido

7 DE MAYO DE 2018
RUSIA

El Tribunal de la Ciudad de San Petersburgo falla en contra de los testigos de Jehová

El 3 de mayo de 2018, el Tribunal de la Ciudad de San Petersburgo rechazó la apelación de los testigos de Jehová para evitar que el Estado confiscara su sede nacional, ubicada en Solnechnoye. Esta decisión ya es ejecutable, y el Estado puede apoderarse de la propiedad en cualquier momento.

Esta decisión confirma un fallo anterior dictado por el Tribunal de Distrito de Sestroretsk que declaró invalido el contrato de transferencia de la propiedad del complejo de Solnechnoye a la corporación Watch Tower Bible and Tract Society of Pennsylvania. Al invalidar el contrato, que llevaba 17 años vigente, se ha allanado el camino para que el tribunal afirme que el propietario siempre ha sido el Centro Administrativo de los Testigos de Jehová de Rusia. Como resultado, el Estado puede confiscar la propiedad, ya que el Centro Administrativo fue disuelto por el Tribunal Supremo en abril de 2017. El gobierno ruso se ha valido de este “razonamiento” injusto para darle una apariencia legal a la confiscación arbitraria de esta propiedad.

Philip Brumley, responsable del departamento jurídico de los testigos de Jehová, declaró: “Esta decisión es un error judicial escandaloso. La propiedad estaba dedicada a Dios y se usaba para facilitar las actividades religiosas pacíficas de los testigos de Jehová de Rusia. En esencia, el gobierno la está robando, y llevaremos esta injusticia ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos”.