Ir al contenido

1 DE MARZO DE 2016
KIRGUISTÁN

¿Se les hará justicia a las víctimas de la violencia policial en Osh?

Por tercera vez, el Fiscal General de Kirguistán ha solicitado a la Fiscalía de la Ciudad de Osh que se plantee abrir una investigación penal contra diez agentes de policía. En agosto de 2015, estos agentes interrumpieron de forma ilegal una reunión religiosa de los testigos de Jehová y golpearon brutalmente a varios de los asistentes. Aunque existen pruebas claras de este abuso, la Fiscalía de la Ciudad de Osh no está dispuesta a abrir una investigación penal.

Violencia policial en una redada ilegal

La mañana del domingo 9 de agosto de 2015, 10 agentes del Departamento 10 de la policía de Osh interrumpieron una pacífica reunión religiosa de más de cuarenta personas, celebrada en una cafetería que se había alquilado para ese fin. * Uno de los agentes le ordenó a gritos a Nurlan Usupbaev, quien estaba dirigiendo la reunión, que la detuviera inmediatamente porque era “ilegal”. La policía amenazó varias veces con disparar a todos los presentes. Cuando uno de los asistentes, Tynchtyk Olzhobayev, intentó grabar en video la dura actuación de la policía, se lo llevaron a una habitación aparte y le dieron una paliza brutal.

Los agentes trasladaron a 10 Testigos a la comisaría y los torturaron. Estrangularon a 3 de los 10 hombres, incluido Nurlan, y golpearon sin piedad a 6 de ellos. Todos fueron liberados ese mismo día, y los que estaban heridos de gravedad tuvieron que ir al hospital.

Dos días después, el 11 de agosto, los mismos agentes que ordenaron la redada y las palizas, Kozhobek Kozubayev y Nurbek Sherikbayev, detuvieron a Nurlan Usupbaev por participar en una reunión religiosa ilegal. Se programó una vista para el 20 y 21 de agosto ante el Tribunal de la Ciudad de Osh.

Los tribunales respaldan el derecho de los Testigos a practicar su religión

Durante la vista, el representante del Departamento 10 afirmó que la reunión religiosa del 9 de agosto fue ilegal porque los testigos de Jehová no están registrados localmente en Osh. Además, el fiscal alegó que la presencia de los hijos menores de los Testigos en la reunión violaba la ley religiosa de Kirguistán, que prohíbe reclutar niños en organizaciones religiosas.

El 21 de agosto, el juez que preside el Tribunal de la Ciudad de Osh declaró que Nurlan era inocente de participar en actividades religiosas ilegales. El tribunal concluyó que debía desestimarse el caso, ya que no había pruebas suficientes de que hubiera participado en una actividad religiosa ilegal o de que hubiera “reclutado” niños.

Pero el fiscal de la ciudad presentó una apelación ante el Tribunal Regional de Osh para que revocara la absolución de Nurlan Usupbaev. El tribunal regional rechazó la petición del fiscal y apoyó la decisión del tribunal local de absolver a Nurlan. Reiteró que los testigos de Jehová están debidamente registrados como organización religiosa en Kirguistán. Además, recalcó que la Sala Constitucional del Tribunal Supremo ya había declarado inconstitucionales los artículos de la ley de Kirguistán que exigen el registro local de las confesiones religiosas. * Aún así, el fiscal ha apelado ante el Tribunal Supremo, quien verá el caso el 2 de marzo de 2016.

El fiscal de Osh ordena que se investigue a la policía

Durante el procedimiento judicial, Nurlan Usupbaev y los otros hombres que habían sido golpeados en la redada del 9 de agosto presentaron una denuncia ante la Fiscalía de la Ciudad de Osh. Solicitaron que se acusara de un delito penal a los 10 policías que participaron en los hechos, lo cual desencadenó una serie de trámites y apelaciones. La Fiscalía de la Ciudad de Osh se negó a abrir el caso en tres ocasiones, en las que las víctimas apelaron ante el Fiscal General. En las dos primeras, el Fiscal General revocó la decisión de la Fiscalía de la Ciudad de Osh y le ordenó que reconsiderara el caso. Sin embargo, cuando el Fiscal General recibió la tercera apelación, en vez de estudiarla, se la devolvió a la Fiscalía de la Ciudad de Osh para que tomara una decisión. Esta última medida del Fiscal General, con fecha del 21 de enero de 2016, deja en el aire si se les hará justicia a las víctimas.

Los testigos de Jehová de Kirguistán agradecen estar registrados en el país y valoran las últimas decisiones de los tribunales de Osh. También aprecian que algunos jueces imparciales hayan actuado con valentía y estén abriendo el camino para que haya libertad religiosa en Kirguistán. Lo han hecho al promover el estado de derecho y al defender el compromiso que tiene el gobierno con la libertad de culto y creencias. Sin embargo, los Testigos están muy preocupados porque las autoridades no han llevado ante la justicia a los policías que participaron en estos brutales ataques. Por lo tanto, ruegan a la Fiscalía General que actúe de manera decisiva y que procese a los culpables.

^ párr. 4 El Departamento 10 forma parte del Ministerio de Asuntos Interiores de Kirguistán.

^ párr. 10 Esta decisión se tomó el 4 de septiembre del 2014. Para más información, consulte el artículo “El Tribunal Supremo de Kirguistán defiende la libertad religiosa de los testigos de Jehová”.