El 4 de diciembre de 2017, el Tribunal Supremo de Kazajistán rechazó la apelación presentada por Teymur Akhmedov, quien fue condenado injustamente por realizar actividades religiosas supuestamente ilegales. En realidad, solo estaba hablando con otros de sus creencias religiosas. El señor Akhmedov está encarcelado desde que lo detuvieron el 18 de enero de 2017 debido a una trampa preparada por la policía secreta. En mayo, un tribunal de distrito lo condenó y sentenció a cinco años de prisión; esta decisión fue confirmada por un tribunal de apelaciones el 20 de junio de 2017.

Al analizar la apelación, el Tribunal Supremo ignoró la decisión que recientemente tomó el Grupo de Trabajo sobre la Detención Arbitraria de la ONU. El Grupo de Trabajo declaró culpable al gobierno de Kazajistán de detener injustamente a Teymur Akhmedov y de violar su derecho a la libertad religiosa. A pesar de que el señor Akhmedov no se encuentra bien de salud, su fe y su confianza en Dios no se han debilitado. El señor Akhmedov agradece los esfuerzos que se han hecho por liberarlo, aunque hasta ahora no se haya conseguido ese objetivo. También agradece mucho que sus hermanos de todo el mundo sigan orando para que lo liberen.