Ir al contenido

18 DE ABRIL DE 2018
KAZAJISTÁN

El presidente concede el indulto a Teymur Akhmedov

El 2 de abril de 2018, el presidente de Kazajistán, Nursultán Nazarbáyev, concedió el indulto a Teymur Akhmedov, que llevaba más de un año encarcelado debido a acusaciones falsas. Gracias a este indulto, ya no tiene antecedentes penales. El 4 de abril, el señor Akhmedov se enteró de que lo habían indultado y fue liberado mientras estaba en el hospital recuperándose de una operación. Ahora está otra vez con su familia y podrá recibir con mayor facilidad el tratamiento médico que necesita para seguir luchando contra el cáncer.

Detenido, arrestado y encarcelado injustamente

El señor Akhmedov es testigo de Jehová y fue detenido y encarcelado el 18 de enero de 2017 simplemente por hablar de sus creencias. Antes de que lo detuvieran, había estado hablando de la Biblia durante unos meses con unos hombres que fingieron estar interesados en las creencias de los testigos de Jehová. Los hombres estaban colaborando con el Comité para la Seguridad Nacional, que es la policía secreta de Kazajistán, y grabaron las conversaciones que tuvieron sin que el señor Akhmedov lo supiera. La policía utilizó esas grabaciones para detenerlo y acusarlo de infringir el artículo 174, párrafo 2, del Código Penal de Kazajistán, por “incitar a la discordia religiosa” y por defender “la superioridad [de su religión]”.

Después de su detención, la policía interrogó al señor Akhmedov y lo puso bajo arresto preventivo por tres meses. El 2 de mayo de 2017, el tribunal lo sentenció a cinco años de cárcel y le prohibió practicar su religión por tres años.

Los abogados del señor Akhmedov presentaron muchas apelaciones para pedir su liberación, pero los tribunales las rechazaron todas. Cuando se agotaron las vías legales disponibles en Kazajistán, acudieron a los tribunales internacionales en busca de ayuda. Presentaron denuncias ante el Grupo de Trabajo sobre la Detención Arbitraria de la ONU y ante el Comité de Derechos Humanos de la ONU.

En octubre de 2017, el Grupo de Trabajo condenó a Kazajistán por encarcelar al señor Akhmedov, pidió al gobierno que lo liberara de inmediato y dejó claro “que los actos del Sr. Akhmedov fueron totalmente pacíficos e incluidos en el ámbito de su libertad de religión”. En enero de 2018, el Comité de Derechos Humanos aceptó la solicitud urgente del señor Akhmedov y pidió a Kazajistán que, como medida cautelar, hiciera lo necesario para garantizar que el señor Akhmedov recibiera la atención médica que requería. El Comité de Derechos Humanos también recomendó a Kazajistán que lo liberara, a la espera de que se resolviera su denuncia.

Por fin puesto en libertad

Teymur y Mafiza Akhmedov después de ser indultado.

La salud del señor Akhmedov se deterioró durante su encarcelamiento. A principios del 2018, los médicos le informaron que tenía cáncer de colon sigmoide y que su salud estaba empeorando. Gracias a la decisión del Comité de Derechos Humanos sobre las medidas cautelares y a las peticiones de otros organismos internacionales, las autoridades de Kazajistán le recomendaron al señor Akhmedov que presentara una solicitud de indulto al presidente Nazarbáyev.

El 5 de marzo de 2018 solicitó el indulto y pidió que se tramitara con urgencia, ya que necesitaba tratamiento médico inmediato para detener la propagación del cáncer. Mientras tanto, las autoridades de la prisión lo trasladaron a la ciudad de Almaty, donde fue operado el 27 de marzo de 2018.

¿Mostrará Kazajistán mayor respeto por la libertad religiosa?

El señor Akhmedov, su esposa, Mafiza, y sus hijos están muy contentos de que este sufrimiento haya terminado. También agradecen al presidente Nazarbáyev por limpiar sus antecedentes penales. Debido a la condena que había recibido, el gobierno incautó su cuenta bancaria, lo que causó muchas dificultades a su esposa mientras él estuvo preso.

Los testigos de Jehová de todo el mundo esperan que el indulto concedido al señor Akhmedov sea una indicación de que las autoridades gubernamentales de Kazajistán permitirán que los Testigos lleven a cabo sus actividades pacíficas con mayor libertad y sin obstáculos.