Ir al contenido

11 DE NOVIEMBRE DE 2014
INDIA

Una decisión histórica del Tribunal Supremo de la India ha protegido la libertad de expresión durante casi 30 años

El 8 de julio de 1985 empezó igual que cualquier otro día de escuela para tres niños de un pueblecito del estado de Kerala, en el suroeste de la India. Pero ese día la directora de la escuela pidió a la clase que cantara el Jana Gana Mana, el himno nacional de la India. Se obligó a todos los alumnos a ponerse de pie y cantar, pero tres niños testigos de Jehová no lo hicieron. Se trataba de Bijoe, un niño de 15 años de edad, y sus hermanas menores, Binu Mol, de 13 años, y Bindu, de 10 años. Su conciencia no les permitía cantar el himno. Creían sinceramente que hacerlo constituía una forma de idolatría y un acto de desobediencia a su Dios, Jehová.

El padre de los niños, V. J. Emmanuel, fue a hablar con la directora y los maestros de más experiencia en la escuela, quienes concordaron en permitir a los niños asistir a las clases sin tener que cumplir esa obligación. Sin embargo, un empleado escuchó esa conversación y los delató. Más tarde, un miembro de la asamblea legislativa estatal se enteró de lo sucedido y presentó el caso ante la cámara, pues creía que el comportamiento de los niños iba en contra de la patria. Poco después, el inspector principal de centros escolares ordenó a la directora que expulsara a los niños de la escuela si no aceptaban cantar el himno nacional. Cuando los niños fueron expulsados, V. J. Emmanuel apeló ante las autoridades escolares para que readmitieran a sus hijos, pero no accedieron a su petición. Después, presentó un recurso ante el Tribunal Superior de Kerala. Como el veredicto tampoco fue favorable, V. J. Emmanuel decidió apelar al Tribunal Supremo de la India.

El Tribunal Supremo defiende los derechos constitucionales

El 11 de agosto de 1986, el Tribunal Supremo invalidó la decisión del Tribunal Superior de Kerala en el caso Bijoe Emmanuel contra el Estado de Kerala. Los magistrados del Supremo indicaron que expulsar a los niños “por su fe religiosa y conciencia” supuso una violación de la Constitución de la India. El juez O. Chinnappa Reddy declaró: “No hay ninguna ley [...] que obligue a alguien a cantar”. El Tribunal señaló que el derecho a la libertad de expresión también incluye el derecho a permanecer callado, y que los niños ya mostraron el debido respeto al quedarse de pie mientras los demás cantaban el himno nacional. Por ello, el Tribunal ordenó a las autoridades escolares que readmitieran a los niños.

El juez Reddy añadió: “Los [testigos de Jehová] no cantan el himno nacional de ningún país: ni el Jana Gana Mana de la India, ni el God save the Queen de Gran Bretaña, ni el The Star-Spangled Banner de Estados Unidos, ni ningún otro. La única razón por la que rehúsan cantar es que están totalmente convencidos de que su religión no les permite participar en ningún otro rito que no sea el de hacer oraciones a su Dios, Jehová”.

El caso sienta un precedente legal que protege la libertad religiosa

El caso Bijoe Emmanuel contra el Estado de Kerala es muy significativo porque afirma que nadie puede ser obligado por ley a violar su conciencia y sus creencias religiosas. Aunque el Tribunal admitió que los derechos fundamentales no son absolutos, pues están sujetos a la moralidad, la salud y el orden públicos, los jueces dejaron claro que el Estado no puede imponer a sus ciudadanos restricciones arbitrarias y desproporcionadas. El fallo dictaminó: “Obligar a cada uno de los alumnos a cantar el himno nacional a pesar de su objeción religiosa genuina [...] quebrantaría los derechos garantizados por el artículo 19, párrafo 1(a), y el artículo 25, párrafo 1 [de la Constitución de la India]”.

Por otra parte, el veredicto protege las libertades constitucionales de los grupos minoritarios. El Tribunal también señaló: “Lo que de verdad demuestra que un Estado es realmente democrático es su capacidad de hacer que hasta la minoría más insignificante halle su identidad en la Constitución del país”. El juez Reddy añadió: “Nuestras opiniones y reacciones personales no tienen ninguna importancia. Si la creencia es genuina y se basa en la conciencia personal, entonces esta reclama la protección del artículo 25 [de la Constitución]”.

“Nuestra tradición enseña tolerancia; nuestra filosofía enseña tolerancia; nuestra Constitución practica la tolerancia; no la debilitemos.” (Juez O. Chinnappa Reddy)

Efectos sociales del veredicto

El caso Bijoe Emmanuel contra el Estado de Kerala se comentó ampliamente en la prensa y se debatió en el Parlamento. En la actualidad, el fallo judicial se estudia en la universidad cuando se imparte la asignatura de Derecho Constitucional. Todavía hoy se comenta la sentencia en las revistas especializadas en Derecho, y los periódicos la califican de célebre y famosa por haber sentado un precedente en favor de la tolerancia en la India. La decisión ha contribuido mucho a definir la libertad religiosa en una sociedad plural. Este veredicto sirve para proteger la libertad de expresión en la India cada vez que este derecho tan preciado se ve amenazado.

La protección de los derechos constitucionales beneficia a todos

La familia Emmanuel en la actualidad (fila de atrás, de izquierda a derecha) Binu, Bijoe y Bindu; (fila delantera) V. J. Emmanuel y Lillykutty

Por un tiempo, la familia de Emmanuel sufrió burlas, presión por parte de las autoridades e incluso amenazas de muerte. Sin embargo, los miembros de esta familia no se arrepienten de haberse mantenido fieles a sus convicciones religiosas. La hija de V. J. Emmanuel, Bindu, que en la actualidad está casada y tiene un hijo, relata: “Un día me llevé una sorpresa cuando conocí a un abogado que había estudiado mi caso en la facultad de Derecho. Me dio las gracias por la batalla legal que los testigos de Jehová emprendieron para establecer los derechos humanos”.

V. J. Emmanuel recuerda: “No hace mucho conocí al juez K. T. Thomas, quien había sido miembro del Tribunal Supremo antes de jubilarse. Cuando se enteró de que yo era el padre de los tres niños del caso del himno nacional, me felicitó y me dijo que cada vez que tiene la oportunidad de presentar una conferencia ante un grupo de abogados, habla del caso del himno nacional, pues considera que fue una victoria memorable de los derechos humanos”.

Después de casi treinta años del veredicto, el caso Bijoe Emmanuel contra el Estado de Kerala sigue siendo uno de los pilares de la libertad de expresión en la India. A los testigos de Jehová les alegra haber contribuido a que se garanticen las libertades constitucionales de todos los ciudadanos de la India.