Ir al contenido

Testigos de Jehová dan a conocer su mensaje cerca del puente de la Paz, en Tiflis.

21 DE FEBRERO DE 2017
GEORGIA

El Tribunal Europeo defiende los derechos de los testigos de Jehová de Georgia

En la actualidad, los testigos de Jehová de Georgia cuentan con reconocimiento legal en el país y pueden practicar su religión libremente. Pero de 1999 al 2003 la situación era muy distinta. En ese entonces, el gobierno consintió que extremistas religiosos atacaran ferozmente a los Testigos y se negó a procesar a los agresores.

Aquellos años de persecución fueron muy difíciles para los Testigos, quienes terminaron llevando varios casos ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos. Uno de estos casos, Tsartsidze y otros contra Georgia, tenía que ver con tres incidentes ocurridos en el país entre el año 2000 y el 2001. Los Testigos fueron atacados por turbas violentas, sus reuniones fueron interrumpidas, se destruyó su propiedad y fueron sometidos a maltrato físico y verbal por parte de la policía.

El 17 de enero de 2017, el Tribunal Europeo dio a conocer su sentencia en el caso Tsartsidze y declaró que se habían violado los derechos de los Testigos. También señaló que la policía de Georgia, o estuvo directamente implicada en los incidentes, o no hizo nada para proteger a las víctimas. Además, dijo que los tribunales del país tendrían que haber detenido los ataques pero no lo hicieron porque tenían prejuicios y no examinaron los hechos a fondo.

Es la tercera vez que se condena al gobierno por consentir la persecución

Esta es la tercera vez que el Tribunal condena a Georgia por lo que ocurrió entre 1999 y el 2003, que, en palabras del propio Tribunal, fue una “ola de violencia religiosa contra los testigos de Jehová en todo el país”. En las tres sentencias, el Tribunal concluyó que Georgia había violado el Convenio Europeo de Derechos Humanos porque discriminó a los testigos de Jehová y no cumplió con el deber de defender su libertad religiosa.

El Tribunal explicó así lo que sucedió en Georgia en aquella época: “Por medio de las acciones de sus agentes, quienes participaron directamente en los ataques contra los testigos de Jehová o consintieron que ciertos individuos llevaran a cabo actos ilegales, las autoridades de Georgia crearon un ambiente de impunidad que terminó propiciando otros ataques contra los testigos de Jehová en todo el país”.

El Tribunal Europeo defiende las leyes establecidas y la libertad religiosa

En los tres incidentes que el tribunal examinó en el caso Tsartsidze, las víctimas sufrieron injusticias debido a las acciones de la policía o a su complicidad con los agresores.

  • El 2 de septiembre de 2000, en la ciudad de Kutaisi, la policía detuvo al señor Dzamukov y lo llevó a la comisaría. Los agentes le quitaron las publicaciones religiosas que tenía, lo insultaron y le pegaron. Al día siguiente, un policía atacó al señor Gabunia, le dio un puñetazo en el estómago y le rompió las publicaciones bíblicas que llevaba.

  • El 26 de octubre de 2000, en la ciudad de Marneuli, la policía irrumpió en una reunión de los Testigos y confiscó sus publicaciones religiosas. Se llevaron a la comisaría al señor Mikirtumov, quien estaba dando un discurso bíblico, y al señor Aliev, el dueño del hogar donde se celebraba la reunión. Más adelante, metieron a Mikirtumov en un auto, lo sacaron de la ciudad y le ordenaron que no volviera jamás. También le ordenaron a Aliev que dejara de celebrar reuniones de los testigos de Jehová en su casa.

  • El 27 de marzo de 2001, en la ciudad de Rustavi, una turba de extremistas ortodoxos asaltó la casa del señor Gogelashvili mientras se efectuaba un servicio religioso. Insultaron a los asistentes y los obligaron a marcharse. Además, confiscaron las publicaciones bíblicas y las quemaron al día siguiente en un mercado de la zona. La policía se negó a intervenir para proteger a las víctimas.

Las víctimas de estas agresiones acudieron a los tribunales del país, pero no consiguieron nada. Tal como dijo el Tribunal, los jueces se mostraron parciales y favorecieron a la policía. Además, no examinaron debidamente las pruebas presentadas por las víctimas. Con respecto a la actitud de estos jueces, el Tribunal declaró lo siguiente:

“La manera superficial y parcial en la que se evaluó el caso, además de la fe ciega que se tuvo en los agentes del orden y del rechazo injustificado de la versión de los hechos presentada por los demandantes, le demuestra a este Tribunal que el sistema judicial fue cómplice de los actos violentos cometidos contra los demandantes”.

Puesto que el Tribunal determinó que el gobierno había violado los derechos protegidos por los artículos 9 (libertad de religión) y 14 (protección contra la discriminación) del Convenio Europeo de Derechos Humanos, ordenó que se les otorgara a los demandantes un total de 11.000 euros (11.840 dólares) por daños y perjuicios y 10.000 euros (10.762 dólares) por costas judiciales.

¿Qué efecto tendrá esta sentencia en los casos pendientes contra Rusia y Azerbaiyán?

En su veredicto, el Tribunal Europeo confirmó las sentencias de los casos Gldani y Begheluri de Georgia y los casos Kuznetsov y Krupko de Rusia. El gobierno de Georgia ha comenzado a implementar los dictámenes de las sentencias anteriores, y los testigos de Jehová disfrutan ahora de mayor protección, por lo que pueden reunirse y predicar en libertad y sin temor, lo cual agradecen.

André Carbonneau, abogado especialista en derechos humanos internacionales que participó en los juicios que hubo en Georgia y en la preparación de la solicitud presentada ante el Tribunal Europeo, declaró: “Con esta sentencia tan positiva, el Tribunal Europeo ha dejado claro que no tolerará que ningún gobierno bajo su jurisdicción fomente o consienta la represión de la libertad de religión de los ciudadanos. Los testigos de Jehová se alegran de que Georgia haya seguido implementado estos dictámenes y de que ahora puedan practicar su religión en libertad. Esperamos que Rusia y otros Estados del Consejo de Europa sigan su ejemplo”.

La reciente sentencia del Tribunal Europeo protege dos preciados derechos: el de realizar reuniones religiosas y el de expresar públicamente las creencias de forma pacífica. La comunidad internacional de testigos de Jehová espera que la firme decisión del Tribunal tenga una repercusión favorable en los casos pendientes contra Rusia y Azerbaiyán.