Ir al contenido

7 DE JUNIO DE 2017
EGIPTO

“Deseo que termine esta prohibición tan injusta”

Ehab Samir tiene 52 años, nació en Egipto y es testigo de Jehová. En su país, las autoridades están imponiendo restricciones a los testigos de Jehová y él dice que a la mayoría se les trata “como si fueran delincuentes”. Así que le alegró mucho leer un artículo en Internet que presentaba la situación de los Testigos tal y como es en realidad.

El artículo, titulado “La doctora Riham Atef habla: Los testigos de Jehová”, se publicó el 19 de agosto de 2016 en el periódico digital egipcio Shbab Misr. La doctora Atef es periodista y profesora adjunta en la Universidad de El Cairo. En su artículo, cuestionó las ideas equivocadas que mucha gente de Egipto tiene acerca de los Testigos. Ella conoce personalmente a algunos y ha investigado mucho sobre ellos. Escribió: “Estoy convencida de que son personas de buenos sentimientos que respetan las creencias de los demás”.

“Fomentan el amor y la paz”

La doctora Riham Atef indicó que su artículo estaba dirigido a “quienes no saben nada de los testigos de Jehová y a los que los odian por culpa de la información inexacta que se ha difundido”. El artículo resumía algunas de las creencias principales de los Testigos y mencionaba que “hay mucha más información en su sitio web, www.jw.org”.

Al hacer un análisis objetivo de los testigos de Jehová, la doctora observó un contraste muy marcado entre lo que se dice de ellos y la realidad. Ella señaló: “Su religión está prohibida y no entiendo por qué. No se meten en política. [...] Fomentan el amor y la paz”. Para hacer pensar a sus lectores, la doctora Atef preguntó: “¿Tiene sentido que se les prohíba por eso? ¿O se les habrá prohibido porque lo que enseñan de la Biblia es distinto de lo que enseña la Iglesia?”.

“Deseo que termine esta prohibición”

A Ehab Samir le gustó tanto el artículo que decidió escribirle una carta de agradecimiento al editor. Entre otras cosas, decía: “He leído muchos artículos sobre los testigos de Jehová en los medios de comunicación [de Egipto], pero muy pocos decían cosas buenas. Así que felicito a la doctora Riham Atef por ser tan valiente y sincera”. El periódico digital publicó la carta del señor Samir el 11 de diciembre de 2016.

En su carta él expresó que le decepciona el trato injusto que se les está dando a los Testigos y comentó que la culpa es de las historias falsas que han inventado los líderes religiosos. Dijo que estas mentiras son la causa principal de los malos tratos que ha recibido. Entonces añadió: “La mejor manera de conocer a alguien es hablando con él personalmente. Por eso, le doy gracias a la doctora Riham Atef por lo que escribió”.

La carta del señor Samir concluye con estas sentidas palabras: “Deseo que termine esta prohibición tan injusta que se nos ha impuesto a los testigos de Jehová y que así podamos practicar nuestra religión con libertad en nuestro país”.

El futuro de la libertad religiosa en Egipto

Hace décadas, los testigos de Jehová disfrutaban de libertad religiosa en Egipto y estaban registrados como religión. Pero en 1960 el Estado les quitó ese reconocimiento y les negó los derechos humanos y religiosos que sí les otorgaban a otras religiones cristianas en Egipto.

Desde entonces, los testigos de Jehová de Egipto han demostrado que no representan ninguna amenaza para la sociedad y que, como dijo la doctora Atef, “fomentan el amor y la paz” en todo momento. Muchas otras personas piensan como el señor Samir y desean que los Testigos de Egipto puedan ejercer de nuevo los derechos fundamentales que se les han negado y vuelvan a tener libertad religiosa.