Ir al contenido

23 DE MARZO DE 2015
AZERBAIYÁN

Aumenta la intolerancia religiosa en Azerbaiyán

Las autoridades de Azerbaiyán están promoviendo un clima de intolerancia religiosa al imponer multas elevadas a los testigos de Jehová y al condenarlos a prisión. Los llevan a los tribunales por reunirse para adorar a Dios y hablar a otros sobre sus creencias.

Criminalizan las actividades religiosas

El 5 de diciembre de 2014, Irina Zakharchenko —una viuda de 55 años que tiene una discapacidad— y Valida Jabrayilova —una mujer de 38 años que está a cargo de cuidar a su madre— estaban hablando de sus creencias a los residentes de un edificio de apartamentos en Bakú. Les ofrecían sin costo alguno el folleto De padres a hijos, una ayuda para enseñar a los hijos lecciones bíblicas. *

El inspector de policía las acusó de distribuir publicaciones bíblicas sin la “debida autorización”. Se las llevó a juicio por una supuesta implicación en un delito cometido por un grupo organizado, lo cual conlleva una multa de entre 7.000 y 9.000 manats (6.690 y 8.600 dólares) o una condena de entre dos y cinco años de prisión. *

Durante el transcurso de la investigación, el inspector de policía y el Ministerio de Seguridad Nacional citaron varias veces a las mujeres para interrogarlas. El 17 de febrero de 2015, las mujeres acudieron a una citación más del Ministerio de Seguridad Nacional. Esta reunión se convirtió, sin previo aviso, en una audiencia a puerta cerrada ante el Tribunal de Distrito de Sabail, en Bakú.

Tras presentar cargos, un inspector del Ministerio de Seguridad Nacional solicitó que pusieran a las mujeres en prisión preventiva, pues según él, volverían a cometer el delito, “se escaparían y se esconderían para librarse del proceso de investigación”. El abogado defensor protestó alegando que el arresto era injustificado, no solo por las circunstancias, sino también porque las mujeres habían cooperado con las autoridades. Aunque el juez señaló que las mujeres no tenían antecedentes penales, declaró que sus actividades eran una “amenaza para la sociedad” y concedió la petición del investigador, a saber, que pasaran tres meses en una cárcel custodiada por la policía secreta.

El abogado defensor apeló la decisión. Entonces, el 26 de febrero de 2015, la policía llevó a las mujeres desde la cárcel hasta el Tribunal de Apelaciones de Bakú en un vehículo con los cristales tintados y esposadas. Al llegar, se celebró una audiencia a puerta cerrada, en la que ni el fiscal ni el Ministerio Nacional de Seguridad presentaron pruebas que justificaran el encarcelamiento preventivo de las mujeres. No obstante, el tribunal denegó las apelaciones, e Irina Zakharchenko y Valida Jabrayilova regresaron a prisión.

El 6 de marzo de 2015, dos grupos del Ministerio Nacional de Seguridad obtuvieron órdenes para registrar las casas de las dos mujeres. Confiscaron publicaciones religiosas, anotaciones personales, una computadora y un teléfono. El 10 de marzo de 2015, dicho ministerio, así como el Comité Estatal para las Relaciones con las Asociaciones Religiosas y la policía, presentaron órdenes judiciales para registrar un Salón del Reino (lugar de reunión de los Testigos) y la casa de uno de los ancianos de la congregación. El Ministerio Nacional de Seguridad también citó a muchos testigos de Jehová de Bakú para interrogarlos con respecto al caso.

Por causa de los arrestos de Irina Zakharchenko y Valida Jabrayilova, los testigos de Jehová escribieron una carta solicitando la intervención del relator especial de la ONU y del Grupo de Trabajo de Detenciones Arbitrarias. Un abogado está preparando una petición al tribunal para que se sustituya el encarcelamiento preventivo por arresto domiciliario.

Multas elevadas y condenas de cárcel por ir a reuniones religiosas

En la ciudad de Ganja, las autoridades han impuesto multas elevadas a quienes asisten a las reuniones de los testigos de Jehová. Y a algunos hasta los han encarcelado. Las multas van desde los 1.500 manats (1.433 dólares) hasta los 2.000 manats (1.911 dólares).

En octubre de 2014, tres Testigos y un señor que asiste a sus reuniones fueron encarcelados por no pagar las multas. Aunque ya habían realizado algunos pagos, las autoridades les impusieron condenas de entre 3 y 20 días de cárcel.

El señor que asiste a las reuniones de los Testigos declaró: “Para mí, 1.500 manats (1.433 dólares) es demasiado dinero. [...] Al principio pensé en no pagar la multa porque soy inocente”. Los otros dos hombres, que son Testigos, también creen que su castigo es injusto y dicen que las autoridades los trataron como a delincuentes.

La tercera víctima, una mujer Testigo, comentó: “Nadie pensó en la difícil situación económica de mi familia ni en que soy la que ayuda a mi madre, que está discapacitada, ni en que ya había comenzado a pagar la multa”.

Aunque los cuatro han cumplido sus condenas, el tribunal sigue exigiéndoles que paguen las multas en su totalidad. Si no lo hacen, puede que los encarcele de nuevo.

¿Se pondrá Azerbaiyán de parte de la justicia?

Las autoridades de Azerbaiyán han usado varios medios para frenar la obra de los testigos de Jehová. Actualmente, los Testigos ya han presentado 19 demandas ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos por la intolerancia religiosa que sufren en el país. Mientras tanto, esperan que los más altos tribunales de Azerbaiyán hagan justicia en el caso de Irina Zakharchenko y Valida Jabrayilova. Si así lo hacen en este y otros casos de intolerancia religiosa, demostrarán respeto por sus ciudadanos, su Constitución y los derechos humanos.

^ párr. 4 El 11 de agosto de 2014, el Comité Estatal para las Relaciones con las Asociaciones Religiosas de la República de Azerbaiyán acreditó la importación de este folleto, publicado por los testigos de Jehová.

^ párr. 5 Para agosto de 2014, el salario promedio de los azerbaiyanos era de 440 manats (420 dólares).