Ir al contenido

Testigos de Jehová cantando en una reunión cristiana en Rostov del Don (Rusia)

22 DE SEPTIEMBRE DE 2016
RUSIA

PRIMERA PARTE

Hablan los expertos: Rusia se quiere aprovechar de la ley contra el extremismo para ilegalizar a los testigos de Jehová

Este es el primero de una serie de tres artículos basados en entrevistas exclusivas a destacados expertos en religión, política, sociología e historia soviética y postsoviética.

SAN PETERSBURGO (Rusia). La Fiscalía General de la Federación de Rusia quiere que a los testigos de Jehová se les declare extremistas. Si el tribunal concede su petición, la entidad legal de los Testigos de Rusia podría quedar disuelta y, por tanto, sus actividades quedarían prohibidas en toda la federación. Los Testigos presentaron una apelación, y se había pautado que la audiencia del tribunal se reanudaría el 23 de septiembre de 2016.

La acusación se basa en la ley rusa contra el extremismo, que, según los expertos, es “discriminatoria”, “totalmente absurda” y está “repleta de defectos”.

Derek Davis

El doctor Derek Davis, ex director del Instituto J. M. Dawson de Estudios Iglesia-Estado de la Universidad de Baylor, explica: “El tipo de extremismo que debería combatirse es el que atenta contra la vida de la gente. Combatir cualquier otra cosa es de por sí una forma de extremismo”.

Mark Juergensmeyer

¿Por qué se ha actuado de forma tan extrema en contra de un grupo pacífico como los testigos de Jehová? El doctor Mark Juergensmeyer, director del Centro Orfalea para Estudios Mundiales e Internacionales de la Universidad de California en Santa Bárbara, nos da la respuesta: “Restringir la libertad religiosa so pretexto de combatir el extremismo no es más que una artimaña lamentable”. Además, el doctor Jim Beckford, miembro de la Academia Británica, comentó: “Ciertos elementos de la Iglesia ortodoxa de Rusia se confabulan con las autoridades para promover sus propios intereses y deshacerse de quienes ven como competencia”.

Jim Beckford

Los expertos también opinan que el problema no es solo que se esté abusando de la ley, sino que la forma en que está escrita favorece dicho abuso. El Centro SOVA, una institución de Moscú que trabaja en pro de los derechos humanos, declaró: “Tal y como hemos dicho en repetidas ocasiones, el lenguaje ambiguo de la ley contra el extremismo la convierte en el instrumento perfecto para reprimir a los enemigos políticos y a otros grupos que se alejen de lo convencional”.

Emily Baran

La doctora Emily Baran, profesora adjunta de Historia de Rusia y Europa Oriental en la Universidad Estatal de Tennessee Central, piensa que “a los ciudadanos rusos les debería preocupar que el gobierno haya decidido discriminar a los Testigos, pues eso indica que en cualquier momento el Estado podría anular la igualdad de derechos de otros grupos y tomar medidas parecidas en contra de distintas comunidades minoritarias”.

Contactos para la prensa:

Internacional: David Semonian, Oficina de Información Pública, 1-718-560-5000

Rusia: Yaroslav Sivulskiy, 7-812-702-2691